¿Existen los fantasmas?

Históricamente y con la cantidad de literatura sobre el tema que podemos encontrar, podemos creer que sí existen. Lo que vamos a hacer a continuación es explicar por qué las apariciones son, probablemente, «reales»

¿Qué pasa después de nuestra muerte? Es una pregunta que ha intrigado profundamente a la humanidad desde que tuvimos claro el concepto de muerte, con un montón de respuestas que van desde el vacío más absoluto en el que dejamos de existir y nada más, hasta un montón de hipótesis religiosas y, en tiempos más modernos, guiones de películas como The GrudgeThe Grudge describe una maldición que nace cuando alguien muere bajo el influjo de un sentimiento extremo de ira o pena. Aquellos que encuentran esta fuerza asesina sobrenatural mueren y la maldición renace repetidamente, pasando de víctima a victimario en una interminable y creciente cadena de horror. Los acontecimientos siguientes se explican en su orden temporal (el cual es diferente al orden mostrado en la película, que sigue una cronología no lineal). Wikipedia Carátula de la película The Grudge. Aunque parezca una idea muy poco científica, es probable que algunas de estas visiones sean reales. Pero ¿qué están viendo en realidad? ¿Existen los fantasmas?

PSICOSIS DE LOS DESEOS
En 1917, Sigmund FreudSu interés científico inicial como investigador se centró en el campo de la neurología, derivando progresivamente hacia la vertiente psicológica de las afecciones mentales, investigaciones de las que daría cuenta en la casuística de su consultorio privado. Estudió en París, con el neurólogo francés Jean-Martin Charcot, las aplicaciones de la hipnosis en el tratamiento de la histeria. De vuelta a la ciudad de Viena y en colaboración con Josef Breuer desarrolló el método catártico. Sigmund FreudWikipedia teorizó que la gente que veía los fantasmas de sus seres queridos fallecidos, aunque realmente estaban en un estado de «psicosis de deseo», o lo que es lo mismo, un fugaz ataque de locura provocado por su propia desesperación. Creía que los pacientes que estaban convencidos de que podían oler o sentir a sus seres queridos fallecidos, oír sus voces o hablar con ellos, en realidad dependían clínicamente de la persona en cuestión, eran dependientes emocionales y seguramente físicos o económicos, por lo que, en lugar de investigar sus afirmaciones, les aconsejaba que siguieran adelante y eliminaran a los seres queridos que habían desaparecido de sus vidas, cortando radicalmente ese lazo de dependencia.
LA SOCIEDAD DE INVESTIGACIÓN PSÍQUICA
Independientemente de si sus conclusiones fueron acertadas o no, Freud puede haber explicado el concepto de la pena manifestada físicamente. Algunos han teorizado que lo que estas personas estaban experimentando, y todavía lo siguen experimentando, es simplemente una acumulación de dolor y energía psíquicaDebemos entender como «fuerza psíquica» aquella condición previa para que se den los procesos psíquicos y al mismo tiempo lleguen a tener cierto grado de acción. La «energía psíquica» en cambio, sería la posibilidad, implícita en los procesos mismos, de actualizar esa fuerza en sí. Hablamos de trabajo cuando una fuerza mueve un cuerpo y libera la energía potencial de este. Una fuerza moviliza a la mente, liberando su energía potencial. que la ciencia no ha tratado de cuantificar porque está demasiado «fuera de sus límites». Después de todo, hasta que tuvimos los instrumentos adecuados para medirlos, cosas como las ondas de radio y las partículas atómicas parecían tan descabelladas como los fantasmas.

La famosa Brown, Lady of Raynham, fotografiada el 19 de septiembre de 1936 en el recibidor de Raynham Hall, en Nortfolk, Inglaterra.
La famosa Brown, Lady of Raynham, fotografiada el 19 de septiembre de 1936 en el recibidor de Raynham Hall, en Nortfolk, Inglaterra. Un hombre que se disponía a sacar una fotografía en el interior de la casa se alarmó por una vaga y confusa figura que bajaba por las escaleras, e inmediatamente tomó la fotografía. Algunos, sin embargo, consideran que la foto estaba trucada.

De hecho, las supuestas experiencias paranormalesParanormal o fenómenos paranormales (del gr. παρά, pará, «al lado, al margen» y el adjetivo «normal») son términos usados para dar nombre a cierta clase de experiencias que se encuentran al margen del campo de las experiencias normales explicables científicamente. Los fenómenos paranormales no son asimilables a otros fenómenos no completamente entendidos, como, por ejemplo, la energía oscura. pueden estar mucho más extendidas de lo que comúnmente se cree, y esto es exactamente así, porque a las personas que lo sufren tiene pánico a que suene como una locura si se lo dicen a alguien. En 1889, la Sociedad de Investigación Psíquica de Londres (S.P.R.) encuestó a 410 voluntarios si habían presenciado algún tipo de aparición espectral, y el 13 % de sus sujetos admitieron haber experimentado el fenómeno. Después de realizar investigaciones parecidas en Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia y Brasil, con 17 000 respuestas analizadas, la S.P.R. concluyó que entre el 7 y el 19 % de la población ha sido testigo de algún evento paranormal durante el transcurso de su vida. El filósofo ético Henry SidgwickHenry Sidgwick fue un filósofo utilitarista y economista inglés. Fue uno de los fundadores y el primer presidente de la Society for Psychical Research, miembro de la Metaphysical Society, y fue un activo defensor de la educación superior de las mujeres y de la investigación médica. Henry SidgwickWikipedia señaló que muchas de las personas que afirmaron ver una aparición estaban viendo a un ser querido cerca del momento de su muerte:

Hay una marcada acumulación de casos sobre el momento de la muerte. Se producen durante una enfermedad mortal, ya sea conocida o desconocida por el perceptor, con una frecuencia cada vez mayor a medida que se acerca la muerte –el mayor número de los que se notifican ocurre en el momento de la muerte o en torno a él–.
TE PUEDE INTERESAR
HISTORIAS DE FANTASMAS

No eran personas que estaban locas que buscaban deambular por casas embrujadas. La RSP eran personas de ciencia, deseosas de sondear las profundidades de la mente humana. Uno de los miembros era Alfred Russel WallaceA pesar de sus grandes contribuciones científicas, Wallace sentía una gran atracción por las ideas poco convencionales. Su interés por el espiritualismo, así como su creencia en el origen inmaterial de las facultades mentales creó controversia entre los científicos, especialmente con otros pensadores evolucionistas. Además de su trabajo científico, Wallace fue un activista social y criticó el sistema socioeconómico del Reino Unido durante el siglo XIX. Alfred Russel WallaceWikipedia, co-desarrollador de la teoría de la evolución, que se enfrentó a Charles DarwinSu obra fundamental, El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida, publicada en 1859, estableció que la explicación de la diversidad que se observa en la naturaleza se debe a las modificaciones acumuladas por la evolución a lo largo de las sucesivas generaciones. Trató la evolución humana y la selección natural en su obra El origen del hombre y de la selección en relación al sexo y posteriormente en La expresión de las emociones en los animales y en el hombre. Charles Robert DarwinWikipedia sobre si la selección natural explicaba o no la conciencia.

¿EXISTEN LOS FANTASMAS?
La conclusión del grupo de que un porcentaje significativo de la población ha intuido que las cosas malas les suceden a las personas que aman, sugiere la existencia de una energía telepática en el éter que algunas personas son capaces de ver, aunque sea accidentalmente. En algunos casos, esa energía parece tomar la forma de una visión, pero es igual de posible que sea el sonido de una voz o el olor de la ropa de una persona que se ha marchado en un día especialmente señalado.

La foto sobre el caso de la doble revelación fue tomada en 1905 por S. G. Smallwood, en Chicago, y muestra a una niña flanqueada por dos “espíritus”.
La foto sobre el caso de la doble revelación fue tomada en 1905 por S. G. Smallwood, en Chicago, y muestra a una niña flanqueada por dos «espíritus».

Todo eso suena a tontería, pero eso es sólo porque no hay manera de probar o refutar una sensación tan vaga. Sin las herramientas adecuadas para medir esta energía teórica, nadie en la S.P.R. podría averiguar exactamente cómo la gente podría sintonizar accidentalmente con el mundo telepático con sus emociones, así que el estudio finalizó ahí. A principios del siglo XX, el campo de la psicología estaba tratando de alejarse del misticismo en cualquier forma, así que dejaron de investigar la posibilidad de la vida después de la muerte, incluso en forma de energía.

CULTURAS NO OCCIDENTALES
La psicología occidental tiende a esquivar la creencia en fantasmas, pero en 1996, el psicólogo Dennis Klass propuso tejer los recuerdos de los muertos con las interacciones de los vivos para ayudarles a recuperarse de su dolor. En lugar de cortar todos los lazos con un ser querido que falleció, como aconsejó Freud, Klass creía que era importante que la gente se mantuviera en contacto con los muertos. Un investigador que estudiaba a las viudas que seguían interactuando con sus cónyuges explicó:
Las viudas que continuaron teniendo vívidas ilusiones de percibir al difunto no difirieron de otras viudas del estudio en su aceptación de la muerte… Tampoco parecían estar más aisladas socialmente o verse a sí mismas como más abandonadas. Parecían más bien ser mejores en este estilo de expresar el dolor, más aceptables y convencidas de su significado.

Este tipo de conversación continua con los muertos como un medio de trabajar a través del dolor puede que no coincida con la psicología occidental, pero va de la mano con las tradiciones de los no occidentales. En un ritual japonés, la gente deja de lado la comida y las velas para los muertos, y esto parece prepararlos psicológicamente para manipular un gran cambio emocional. Los científicos siguen estudiando los efectos psicológicos del dolor en todo el mundo, pero «hasta la fecha», según un investigador, «ningún estudio explora específicamente los correlatos neuro funcionales de los fenómenos alucinatorios visuales en la población en duelo».