19/05/2024

Las seis esposas de Enrique VIII Rey de Inglaterra

Enrique VIII
Enrique VIII

Divorcio, decapitación, muerta, divorcio, decapitación, sobrevivió: parece una rima extraña y morbosa, pero resulta útil si quieres seguir la vida y, sobre todo, el destino de las seis esposas de Enrique VIII. Aunque su reinado no fue considerado lo mejor de lo mejor, si podemos asegurar que el Rey de Inglaterra, Enrique VIII si dejo un legado que ha perdurado hasta nuestros días: la fundación de la Iglesia de Inglaterra, AnglicanismoANGLICANISMODoctrina religiosa cristiana, con elementos del catolicismo y de la reforma protestante, que tuvo su origen en las ideas del rey inglés Enrique VIII en el siglo XVI; se caracteriza por creer que la fe sola justifica al hombre, siendo su única fuente la Biblia interpretada por la razón individual; no reconoce la autoridad del Papa de Roma, exige que los obispos sean los que ordenen al clero y autoriza a los pastores a contraer matrimonio., y la tremenda, por no decir suculenta, historia de su origen. Pero vamos con sus esposas y sus cuitas.

Catalina de Aragón
Unos años después de que los Reyes CatólicosReyes CatólicosReyes CatólicosLos Reyes Católicos en elredondelito.es de España, Fernando e Isabel, financiarán a un tipo llamado Cristobal ColónCristobal ColónCristóbal ColónWIKIPEDIA para que pudiera navegar por las procelosas aguas azules del océano Atlántico con rumbo sin confirmar en esos momentos, decidieron que su próximo gran paso sería fortalecer los lazos con los TudorCasa de Tudor o Dinastía TudorGobernó el reino de Inglaterra desde 1485 hasta 1603. Su emblema era una rosa, la rosa Tudor, de diez pétalos, cinco blancos en el centro y cinco rojos en el borde exterior. De esta forma se simbolizaba la unión de la Casa de York con la Casa de Lancaster y el fin de la guerra civil que ensangrentó la historia inglesa durante el siglo XV. Su historia está entrelazada con los acontecimientos más importantes y dramáticos de la historia moderna de Europa y del mundo, pues bajo su gobierno comenzó la exploración inglesa de América. Por ello se la considera como la familia real inglesa más famosa y controvertida. Son un ejemplo de las monarquías autoritarias con las que compitieron y se relacionaron en el escenario de la Europa occidental del Antiguo Régimen. Wikipedia de Inglaterra. Naturalmente, esto significaba arreglar el matrimonio de su hija menor, CatalinaCatalina de AragónCatalina de AragónWIKIPEDIA que contaba con 12 años, con el Príncipe de Inglaterra, Arthur TudorArturo TudorArturo TudorWIKIPEDIA. Sin embargo, sería un matrimonio corto, ya que el príncipe que contaba con tan solo 15 años, murió cinco meses después de la boda. Se ha elucubrado que esta enfermedad podría ser el misterioso sudor inglés, tuberculosis («consunción»), peste negra o gripe. Una pequeña advertencia: la muerte es algo común en esta historia. No queriendo perder la dote, el Rey Enrique VIIRey Enrique VIIRey Enrique VIIWIKIPEDIA instó al matrimonio de Catalina con el nuevo heredero al trono, el pequeño príncipe Enrique. Era el típico matrimonio real para asegurar riqueza y poder. ¿Qué podía salir mal?

Catalina de Aragón
Catalina de Aragón

A la muerte de Enrique VII en 1509, su hijo Enrique VIII fue coronado Rey y dos meses después se casó con Catalina en una ceremonia privada en la Iglesia de Greenwich. Trágicamente, el matrimonio de Catalina de Aragón y Enrique VIII estuvo plagado de abortos, seis concretamente, de los que solo, el quinto embarazo finalizó con el nacimiento de una hija sana, María IMaria TudorMaria TudorWIKIPEDIA (A.K.A.also known as ─ también conocido comoa. k. a., siglas de la frase en inglés also known as («también conocido como»), que se emplea para indicar el alias por el que se conoce a una determinada persona, obra de arte, evento, etc. Bloody Mary). Inglaterra nunca había tenido una reina regente auténtica, por lo que el Rey Enrique VIII no consideró a María como posible heredera del trono. Según la ley inglesa, la línea de sucesiónSucesión al trono británicoLa sucesión al trono británico sigue desde 2015 (ley de 2013) las reglas de la primogenitura absoluta: tienen preferencia los hijos nacidos en primer lugar, con independencia de su sexo. Hasta esta fecha había seguido las reglas de la primogenitura, pero con preferencia del varón sobre la mujer: tenían prioridad los hijos sobre las hijas, y los hermanos sobre las hermanas. Dado que la ley de 2013, no tiene efectos retroactivos, se mantuvo la prioridad sucesoria establecida (la princesa Ana, habría adelantado a sus dos hermanos menores, pero no al príncipe de Gales); pero fue de aplicación inmediata en todos los miembros de la familia real, nacidos después del 20 de octubre de 2011. Wikipedia favorecía a los hijos varones. Eso cambió en el año 2013, año en el que fue cambiada la ley para no tener en cuenta el sexo. A todo esto, Enrique quería un hijo.

A partir de 1517, Enrique comenzó un romance con Elizabeth BlountElizabeth BlountElizabeth Blount (1502 - 1540), también conocida como «Bessie», era hija de Sir John Blount y Catherine Pershall. Sirvió como dama de compañía de la reina de Inglaterra, Catalina de Aragón y Ana de Cleves. , una de las damas de la Reina. Al bastardo resultante de esta aventura, Enrique FitzrayHenry FitzroyHenry FitzroyWIKIPEDIA, le reconoció como hijo suyo y le concedió varios títulos nobiliarios. Ante tal humillación, Catalina reaccionó sin levantar la voz y con la dignidad regia que tan querida le hizo en Inglaterra, incluso por encima del Rey. Su personalidad le había granjeado las simpatías de los grandes nobles, clérigos e intelectuales del reino. Pero aquello no le bastó para sobrellevar los desprecios de su marido. El pueblo inglés adoraba a su Reina y parte de la nobleza estaba a su favor, pero fue la intervención del todopoderoso sobrino de Catalina, Carlos I de EspañaCarlos I de EspañaCarlos I de EspañaWIKIPEDIA , la que complicó realmente la disputa. Pese a las amenazas de Enrique VIII hacia Roma, Clemente VIIClemente VIIClemente VIIWIKIPEDIA temía todavía más las de Carlos I, quien había saqueado la ciudad en 1527, y prohibió que Enrique se volviera a casar antes de haberse tomado una decisión. Anticipado el desenlace, Enrique VIII tomó una resolución radical: rompió con la Iglesia Católica y se hizo proclamar «jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra».

Finalmente, Catalina fue trasladada al castillo de KimboltonCastillo de KimboltonCastillo de KimboltonWikipedia, donde murió el 7 de enero de 1536, a la edad de 50 años.

Ana Bolena
A medida que Catalina entraba en los cuarenta, se hizo evidente que sus años fértiles estaban llegando a su fin. Entra en escena Ana Bolena con 25 años, una de las muchas damas de honor de la Reina Catalina, que hizo que perdiera la cabeza de tal manera que Enrique decidió crear una religión nueva sólo para ella.

Ana Bolena
Ana Bolena

El divorcio no estaba permitido en el seno de la Iglesia católica, así que Enrique exigió, usando como truco de malabarista, que el Papa anulara su matrimonio con Catalina por haber estado casada con su hermano, Arthur, y para ello se basó en la frase de la Biblia: «Si un hombre toma la mujer de su hermano, es cosa inmunda; ha descubierto la desnudez de su hermano; no tendrán hijos». La Iglesia católica informó de la forma más correcta posible a Enrique que esto sólo se aplicaba cuando el hermano aún estaba vivo. Ya sabes, como el adulterio. Buen intento Enrique.

Pero era el Rey de Inglaterra, no se le podía decir que no, ya sabemos como se la gastan los ingleses, fijaros sino en el Brexit. Estaba tan mimado Enrique que, literalmente, hacía que otras personas le limpiaran su real trasero o eso se supone. A estos sirvientes se les llamaban Groom of the stool (Novios de las Heces o del taburete), que en español podríamos traducir honestamente por real limpiaculos o viceversa e incluso por mozo de las mierdas del rey, ya que reales si que eran. Aunque parezca una barbaridad, era una puesto de trabajo increíblemente codiciado. La lista de novios del taburete o cagadero real en Inglaterra llegó a tener hasta una cincuentena de nombres, todos ellos de insignes hombres entre los que se encontraban el adinerado Sir Anthony Denny (durante el siglo XVI para Enrique VIII), Thomas Erskine, primer conde de Kellie (siglo XVII con Carlos I), William Seymour, 2º duque de Somerset (siglo XVII con Carlos II), Lionel Cranfield Sackville, primer duque de Dorset (siglo XVIII con Jorge I), Charles Ingoldsby Burroughs-Paulet, 13º marqués de Winchester (siglo XIX con Jorge IV y Guillermo IV) o el último de ellos, James Hamilton, 2º duque de Abercorn (siglo XIX y principios del XX con Eduardo VII cuando era Príncipe de Gales).

Enrique se dio cuenta que, como rey que era, podía decir simplemente «anulación» y que esto fuera simplemente así, y todo lo que tendría que hacer es cortar la relación con uno de los países más poderosos del mundo y una de las iglesias más poderosas del mundo. No parece gran cosa, ¿verdad? Así es de sencilla es la historia del nacimiento de la Iglesia de Inglaterra, bajo la cual, el liderazgo del rey reemplazó al del Papa. Enrique estaba aparentemente tan enamorado de Ana Bolena que se casó con ella antes de que Catalina quedara oficialmente fuera de juego. Un máquina nuestro Enriquito.

Jane Seymour
Para consternación de Ana, su matrimonio con Enrique tampoco trajo consigo el nacimiento de un varón. Este enlace también obtuvo premio de consolación en forma de una futura reina, Isabel I de InglaterraIsabel I de InglaterraIsabel I de InglaterraWIKIPEDIA , A.K.A. la Reina Virgen, pero los otros embarazos de Ana finalizaron en abortos. Un enfadado Enrique culpó a Ana por los conatos de nacimientos vacuos y el sexo de su única hija viva, aunque, ahora sabemos que los cromosomas que determinan el sexo son proporcionados por el esperma del hombre, lo que nos lleva a pensar en el poco poder decisivo del esperma de Enrique VIII. De hecho, algunos estudiosos sospechan que el inusual tipo de sangre de Enrique fue responsable de su dificultad para engendrar niños sanos.

Así que, en lugar de preguntarse si tal vez fuese él el culpable de todos estos entuertos abortivos, Enrique acusó a Ana de incesto y traición y la decapitó. Según sabemos, sólo hizo falta un espadazo para decapitar a la joven reina, lo que extrañamente fue visto como una muestra de misericordia. Jane Seymour, una de las asistentes reales, tomó el puesto de Ana como esposa de Enrique tan solo 11 días después. Si es que no aprenden. Poco tiempo después, finalmente nació el anhelado niño que Enrique tanto deseaba, pero su alegría se vio truncada cuando Jane murió días después por complicaciones en el parto. Fue la única de las esposas de Enrique VIII que recibió un funeral apropiado. Aunque eso de que se quedó triste parece que no era para tanto, como comprobaremos en breve.

Jane Seymour
Jane Seymour
Ana de Cleves
Luego vino Ana de Cleves. Esta mujer realizó la maniobra del pez bagrePez BagreEl bagre rayado, permanece la mayor parte del tiempo oculto entre el lodo de los ríos y allí espera que la corriente traiga su alimento, por lo que no se caracteriza por ser un gran cazador, sino más bien un oportunista que gasta poca energía en su proceso de alimentación. con el soltero más deseado de Inglaterra. Tras la muerte de Jane Seymour, Enrique decidió buscar una novia alemana para forjar una alianza con dicho país, ya que Italia y Francia estaban cada vez más felices con la guerra debido al «divorcio» de Inglaterra con la Iglesia católica. Le enviaron un retrato de la muchacha, Ana, lo que sería hoy en día semejante a un perfil de un Tinder medieval, y ese rostro le robó el corazón inmediatamente. Sin embargo, como les ocurriría a tantos otros engañados con los excesivos retoques y los ángulos de las tomas, Enrique se desenamoró en el acto al comprobar que Cleves era muy diferente en persona. Y no, no hay segunda imagen, la de abajo y prou. Siguió adelante con la boda, pero incapaz de consumarla, tenía que tener un trago la Cleves, pidió su segunda anulación. Curiosamente, siguieron siendo buenos amigos durante el resto de sus vidas. ¡Incluso le regaló un castillo! Observándolo con detenimiento, de todas las esposas de Enrique VIII, Ana de Cleves fue la que mejor parada salió de su matrimonio con este señor.
Anne de Cleves
Anne de Cleves
Catalina Howard
Como era costumbre, Enrique no esperó mucho tiempo para encontrar otro amor. Catalina HowardCatalina HowardCatalina HowardWikipedia era la prima hermana de Ana Bolena, pero demostró de forma feaciente que no había asimilado nada de la historia de su familia cuando decidió involucrarse con el cada vez más inestable rey. Esta vez, esperó 16 días enteros, 384 horas, antes de volver a casarse. Pero el rey, ahora con sobrepeso, de mediana edad, con gota y un caso de úlceras putrefactas en las piernas, no era probablemente el pretendiente más atractivo para los ojos de Catherine que, contaba con tan solo 19 años. Como resultado de este cúmulo de despropositos reales parece que, se comentó en su momento que se podría haber reavivado un romance anterior ante la falta de carisma masculino del esposo y, a raíz de este supuesto romance, convertirse en víctima de chantaje por parte de muchos merodeadores reales, que estarían dispuestos a susurrar su secreto en la oreja de Su Majestad que parece que se calentaba con poca cosa. En cualquier caso, los rumores llegaron a oídos del Rey, y Catherine fue decapitada por adulterio no dehjando pasar mucho tiempo.
Catherine Howard
Catherine Howard
Catherine Parr
Una Catherine (Catalina) más. Miss Parr había enviudado dos veces y se había comprometido por tercera vez con Thomas Seymour, el hermano de Jane, justo en el momento que llamó la atención de Su Majestad. Como podemos comprobar todo queda en familia. Mala suerte. Enrique prohibió el enlace, porque el rey podía hacerlo, recordando la frase jamás pronunciada Sancho, con la Iglesia hemos topado, decidiendo que le gustaría hacer de novio y ocupar el lugar de Thomas. ¿Recuerdas lo difícil que fue para la Iglesia Católica decirle que no? La joven Catherine no estaba en mejor posición en cuanto a decir algo al respecto. Para suerte de la bella doncella, Enrique murió cinco años después de la usurpación matrimonial, y finalmente, Catherine pudo casarse con su amor verdadero, Thomas. Al año siguiente, dio a luz, pero desafortunadamente, como fue el caso de la hermana de Seymour, Catherine murió por los traumas sufridos tras el parto.
Catherine Parr
Catherine Parr

Irónicamente, el tan buscado y deseado heredero masculino de Enrique VIII, Eduardo VI, murió a los 15 años de edad. Después de la muerte de su padre, gobernó durante seis años como un joven rey, tras lo cual María I, alias Bloody Mary, la obviada hija de su primer matrimonio con Catalina de Aragón, subió al trono. Ofendida por la ruptura de Inglaterra con el catolicismo, intentó restablecer los lazos con la Iglesia romana, pero resultó que el protestantismo estaba  demasiado arraigado en las personas que conformaban el pueblo inglés.

Isabel I de InglaterraIsabel I de InglaterraIsabel I de InglaterraWIKIPEDIA se hizo cargo en 1558 y gobernó un reino considerablemente más tolerante y moderado durante 44 años, sin casarse ni tener hijos. Con Enrique VIII como padre, uno puede saber el porque de esa decisión.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO