14/04/2024

Gripe Española, anterior al COVID-19 que mató a millones en 1918

Cartel de advertencia para que las personas tomen las medidas adecuadas contra la gripe en 1918
Cartel de advertencia para que las personas tomen las medidas adecuadas contra la gripe en 1918

Mucho antes de la actual pandemia del coronavirus COVID-19, la mal llamada gripe española fue una de las primeras pandemias registradas, infectando al menos al 27% de la población mundial en esa época y matando al 3-5 % de ellos. Llegó hasta el Ártico, esta pandemia nos hizó ver el comienzo de un mundo más conectado, aunque vulnerable, cuyas consecuencias todavía estamos experimentando hoy en día.

LA GRIPE ESPAÑOLA MATÓ A MÁS ADULTOS QUE CUALQUIER OTRA GRIPE
Las muertes a causa de la gripe tienden a limitarse a aquellos que tienen el sistema inmunológico inmaduro o demasiado débil, básicamente, los muy jóvenes o los muy mayores. La gripe española, en comparación con el COVID-19, fue muy diferente. Aniquiló tanto a adultos jóvenes como bebés y ancianos, lo que hizó que la tasa de mortalidad fuera más alta que la que se había visto en anteriores brotes de gripe.
Un trabajador de  la salud pública utiliza un pulverizador de mano lleno de líquido limpiador para usar en los autobuses en marzo de 1920
Un trabajador de salud pública utiliza un pulverizador de mano para usar en los autobuses en marzo de 1920

No era sólo que la gripe fuera muy intensa, que lo era, lo que hizo a este brote convertirse en una pandemia tan brutal fue su facilidad con la que se transmitió, la falta de higiene y el hacinamiento de las personas infectadas en los campamentos médicos que, irónicamente, se habían instalado para tratarlas. Al igual que el COVID-19, el aumento a escala mundial de los viajes internacionales ayudó a que se propagara mucho más allá de lo que hubiera debido. «1.895 muertes la semana pasada» decía el titular de un breve artículo en la página 3 de un periódico sobre el brote en Londres.

¿POR QUÉ SE LLAMÓ LA GRIPE ESPAÑOLA?
Tumba de Albert Martin GirchellAunque el virus H1N1, que se denominó gripe porcina en el año 2009, a la gripe de 1918 se la conoció como la gripe española, aunque su única relación con España fue política. En realidad, tenemos constancia de que el paciente cero fue un cocinero del ejército de Kansas llamado Albert Gitchell, al que se le diagnosticó el 4 de marzo de 1918. Desde allí, se extendió por todo el mundo gracias a los movimientos de los soldados que lucharon en la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, datos que se ocultaron en los informes sobre la gripe en Alemania, el Reino Unido, Francia y los Estados Unidos, animaron a los medios de comunicación a culpar de la enfermedad a España en pago a la neutralidad con respecto a su posicionamiento en la guerra. En su libro sobre la pandemia, Albert Marrin explica el apagón mediático de la época y su relación con la guerra como un intento de mantener la moral en los países aliados:
Para los propagandistas, lo que promovía la causa aliada era la verdad, lo fuera o no. Lo que contaba era el noble final de la victoria, no los sórdidos medios para conseguirlo. «Verdad y falsedad son términos arbitrarios», declaró un funcionario de la Corte Penal Internacional. No hay nada desde la experiencia que nos diga que uno es siempre preferible al otro… Hay verdades sin vida y mentiras vitales… La fuerza de una idea radica en su valor de inspiración. Importa muy poco si es verdadera o falsa.
Las máscaras faciales también eran de uso común en 1918, aunque los consejos sobre estar cerca de alguien a menos de 2 metros de distancia parecen haber tenido poco tirón
Las máscaras faciales también eran de uso común en 1918, aunque los consejos sobre estar cerca de alguien a menos de 2 metros de distancia parecen haber tenido poco tirón
CHINA SUFRIÓ POCO LA GRIPE DE 1918
Se podría pensar que, con una población tan elevada y a veces, densa, un país como China sería especialmente susceptible a una pandemia, pero fue una de las regiones menos afectadas por la gripe española. China fue, finalmente, golpeada por la pandemia, pero el porcentaje de muertes fue mucho menor que en otros países. Algunos estudiosos de la gripe creen que esto significa que la pandemia se originó en China, pero no tienen pruebas que respalden esa afirmación. Lo más probable es que la población china fuera resistente al virus gracias a un brote de gripe que tuvo lugar a principios de la década.
LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL ACELERÓ LA PROPAGACIÓN
Mientras que los chinos y los españoles fueron culpados de la propagación de esta gripe, el verdadero culpable fue ese malvado intangible que llamamos guerra. Una vez iniciada la Primera Guerra Mundial, tropas de todo el mundo se mezclaron en trincheras y campamentos, lo que no sólo aumentó la transmisión de la enfermedad, sino que le permitió mutar en nuevas y más peligrosas variantes. Mientras el mundo en 2020 no tiene una guerra mundial, los viajes intercontinentales han permitido a la personas revolotear de un país a otro por diversión, no por guerrear, lo que ha dado lugar a patrones de transmisión similares para el COVID-19.
Fotografía de la epidemia de la gripe de 1918 en St Louis (EEUU)
Fotografía de la epidemia de la gripe de 1918 en St Louis (EEUU)

En aquel momento, durante la guerra, muchos soldados sufrían hambrunas y estrés de guerra, lo que, desgraciadamente, ayudaba a que el virus los fulminara más fácilmente. Los que sobrevivieron a la primera oleada de la enfermedad la propagaron a otros soldados, amigos e incluso a familiares, si es que tenían la suerte de regresar a su hogar. En el libro The 1918 Spanish Flu Pandemic: The History and Legacy of the World’s Deadliest Influenza Outbreak (La pandemia de gripe española de 1918: La historia y el legado del brote de gripe más mortífero del mundo) se explica:

El primer brote surgió en el Fuerte Riley, el principal caldo de cultivo de la gripe se expandió en los campamentos del ejército que estaban surgiendo por toda América en los primeros días de 1918. Estados Unidos había entrado en la Primera Guerra Mundial el pasado octubre, y muchos jóvenes estaban ansiosos por ir a la guerra y unirse a la lucha. Como resultado, los campos pronto se llenaron de reclutas y veteranos de servicio llegados de todo el país para ser entrenados.

En marzo de 1918, los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, las infecciones de una nueva cepa de influenza comenzaron en una base del ejército en el estado estadounidense de Kansas. El año anterior, el presidente Woodrow WilsonWoodrow WilsonWoodrow WilsonWIKIPEDIA había decidido que Estados Unidos se uniría a la guerra, lo que permitió que el virus viajara a Europa en barco. No hay un entorno más idílico para la transmisión del virus que un cuartel del ejército; los soldados estaban apretados como sardinas, y las órdenes se intercambiaban a quemarropa en voz alta. Sus condiciones eran lo que hoy llamamos las tres C que consistía en espacios confinados, lugares concurridos y contacto cercano.

LA ASOMBROSA TASA DE MORTALIDAD
Sólo en los Estados Unidos, casi el 20 % de la población de los 105 millones de americanos se infectó, con casi medio millón de muertes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 3 % de las personas que contrajeron la gripe murieron. Hubo una enorme cantidad de muertes, con 600 000 en América del Norte, 2,3 millones en Europa, 12,5 millones en la India, 1,5 millones en Indonesia y 390 000 en Japón. Se dice que en total murieron 25 millones de personas, pero hay historiadores que afirman que estuvo más cerca de los 50 o 100 millones. El COVID-19 tiene una tasa de mortalidad similar, sólo que no ha infectado a tanta gente, aún.
Imagen de los archivos del Museo Nacional de Salud y Medicina de EE. UU., se puede observar una base del ejército de los EE. UU., en el estado de Kansas llena de pacientes con gripe alrededor de 1918
Imagen de los archivos del Museo Nacional de Salud y Medicina de EE. UU., se puede observar una base del ejército de los EE. UU., en el estado de Kansas llena de pacientes con gripe alrededor de 1918

Una de las razones por las que la gripe española fue tan mortal fue la complicada forma de mostrar sus síntomas en pacientes. En lugar de mostrar primero síntomas parecidos a los de la gripe, como con el COVID-19, la gente sangraba por las orejas o notó la aparición de pequeños puntos rojos en la piel repentinamente. Los pacientes fueron diagnosticados erróneamente, confundiéndola con otras que van desde cólera a tifus, hasta hemorragias de las mucosas.

Después de dos picos masivos, desapareció
Entre 1918 y 1919, la pandemia mató, sobre todo, a adultos relativamente jóvenes. Nadie sabe por qué la enfermedad perdonó a los jóvenes y a los mayores, pero por la razón que sea, el 99% de las muertes en los Estados Unidos fueron personas menores de 65 años. Sin embargo, tras el pico de la pandemia a finales de 1918, el número de personas que sufrieron la enfermedad se redujo drásticamente. Desapareció tan repentinamente como apareció. John M. Berry escribe que en la semana que terminó el 16 de octubre, 4597 personas murieron de gripe en Filadelfia, pero para el 11 de noviembre, casi no hubo muertes en la ciudad. Esperemos que suceda lo mismo con el COVID-19 antes de que mate a millones de personas.
En esta foto del 19 de octubre de 1918, proporcionada por el Comando de Historia y Patrimonio Naval de los Estados Unidos, se poede ver un cartel en la Fábrica de Aviones Navales de Filadelfia que indica que la Gripe Española era entonces extremadamente activa.
1918-1919. Una epidemia de «Gripe Española» se extendió por todo el mundo. Al menos 20 millones de personas murieron, aunque algunas estimaciones sitúan el número final de víctimas en 50 millones. Se estima que entre el 20 y el 40 por ciento de la población mundial sufrió la enfermedad
1918-1919. Una epidemia de «Gripe Española» se extendió por todo el mundo. Al menos 20 millones de personas murieron, aunque algunas estimaciones sitúan el número final de víctimas en 50 millones. Se estima que entre el 20 y el 40 por ciento de la población mundial sufrió la enfermedad
Un hombre fumiga el suelo de un autobús de techo decubierto con un «spray antigripal». Se sospechaba que el transporte público propagaba la enfermedad
Un hombre fumiga el suelo de un autobús de techo decubierto con un «spray antigripal». Se sospechaba que el transporte público propagaba la enfermedad
Una barredora de calles de la ciudad de Nueva York que llevaba una máscara durante la epidemia de gripe de 1918
Una barredora de calles de la ciudad de Nueva York que llevaba una máscara durante la epidemia de gripe de 1918
Intervención de la Cruz Roja en Washington durante la pandemia de gripe de 1918
Intervención de la Cruz Roja en Washington durante la pandemia de gripe de 1918
Una mujer se distancia socialmente mientras usa una máscara antigripal durante la pandemia de gripe de 1918-1919
Una mujer se distancia socialmente mientras usa una máscara antigripal durante la pandemia de gripe de 1918-1919
Uso máscara en un trolebús
Uso máscara en un trolebús
Un hospital de emergencia en Kansas durante la epidemia de gripe de 1918
Un hospital de emergencia en Kansas durante la epidemia de gripe de 1918
La gente hace cola para conseguir máscaras antigripales en la calle Montgomery de San Francisco en 1918 (Hamilton Henry Dobbin)
La gente hace cola para conseguir máscaras antigripales en la calle Montgomery de San Francisco en 1918 (Hamilton Henry Dobbin)
Hospital Walter Reed, Washington, D.C., donde vemos la sala de gripe durante la epidemia de 1918-19
Hospital Walter Reed, Washington, D.C., donde vemos la sala de gripe durante la epidemia de 1918-19
Póster que ilustra la nueva epidemia de gripe
Póster que ilustra la nueva epidemia de gripe
Trabajadores de la Cruz Roja de San Luis y ambulancias esperando para recibir a los pacientes de la gripe en 1918

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO