La ley seca, los gangsters y Elliot Ness