02/03/2024

Como llegaron las patatas fritas a ser el aperitivo por excelencia

La leyenda sobre el descubrimiento de las patatas fritas como aperitivo dicen que fueron inventadas como una solución un tanto sarcásticaSarcasmo1. Dicho irónico y cruel con que se ridiculiza, humilla o insulta. ─ 2. Dicho irónico, amargo y pesimista que encierra una queja. gracias a un cliente quisquilloso1. (persona) Que se ofende fácilmente por cosas insignificantes a las que da mayor valor o importancia de la que merecen. ─ 2. (persona) Que es excesivamente delicado. de un restaurante. Aunque hay pruebas de que las patatas fritas se consumían como tales antes de este enfrentamiento entre cocinero y cliente, la leyenda ha sobrevivido a otras historias.

Retrato de George Crum y su esposa
Retrato de George Crum y su esposa
¿Quién fue George Crum?
George Crum, que también usaba el nombre de George Speck, nació en 1824 en el condado de Saratoga, Nueva York. Trabajó como cazador y guía antes de convertirse en cocinero en la Casa del Lago de la Luna (The Moon’s Lake House), un conglomerado turístico junto al lago en su ciudad natal, donde consiguió cierta reputación por sus habilidades culinarias, en particular los platos que cocinaba con venado, pato y otros animales de caza. The Moon’s Lake House era un establecimiento popular en las Adirondacks, y mucha gente rica e influyente, como el Comodoro Cornelius VanderbiltCornelius VanderbiltCornelius VanderbiltWikipedia, cenaba allí junto a sus trabajadores. A Vanderbilt se le atribuye el haberle dado a Crum su nuevo apellido, ya que parecía no recordar jamás el original. Cuando se dirigió a él como «Crum», el nombre que le acompaño para el resto de du vida. Crum se tomó la equivocación con buen humor, y dijo, bromeando: «¡Una migaja es más grande que una mancha!».


El descubrimiento de las patatas fritas
Según la leyenda,en 1853, un cliente de The Moon’s Lake House se quejó de la comida que le había servido Crum. Algunas historias afirman que el patrón era Cornelius Vanderbilt, pero es probable que Vanderbilt no estuviera por allí en ese instante. No les gustaban las patatas en rodajas gruesas que acompañanban el menú, muy parecisas a las patatas fritas que acompañaban al filete, así que las devolvió. Crum corto la siguiente tanda de patatas en rodajas más finas, pero el pertinaz1. Que es duradero y persistente. ─ 2. formal ─ Obstinado, terco. comensal seguía descontento y devolvió la comida por segunda vez.

Crum empezaba a estar molesto, así que en un ataque de exasperaciónExasperarseSentir gran irritación., cortó algunas patatas ridículamente finas y luego las frio hasta estar tan crujientes que su cliente no podría comerlas con un tenedor sin romperlas en pedacitos. Estaba seguro de que el cliente devolveria de nuevo la comida a la cocina, pero para su sorpresa, al cliente le encantaron las patatas crujientes. Otros clientes se sintieron atraídos por las nuevas patatas, así que Crum las añadió al menú llamándolas «patatas Sarasota». Más tarde, cuando Crum abrió su propio restaurante, las llamó «patatas crujientes».

¿Son un alimento saludable?
Seguramente Crum no fuese el primero en freir las patatas de esta manera, sólo fue el primero en generar beneficios a su costa. En un artículo de un periódico con fecha de 1849, esto es cuatro años antes de que Crum sirviera las patatas fritas a su malhumorado cliente, se menciona a una cocinera llamada Eliza, que era conocida por sus creativos platos de patatas, especialmente sus patatas fritas en rodajas finas.

Un relato aún más antiguo de las patatas fritas se puede encontrar en un libro de recetas de 1822 de un médico británico llamado William KitchinerWilliam Kitchiner M.D. (1775-1827) fue un óptico inglés, inventor de telescopios, músico aficionado y cocinero excepcional. Un cocinero famoso, fue un nombre familiar durante el siglo XIX, y su libro de cocina de 1817, El Oráculo del Cocinero, fue un best-seller en el Reino Unido y los Estados Unidos. El origen del crujiente (también conocido como papa frita) se atribuye a Kitchiner, con El Oráculo del Cocinero incluyendo la primera receta conocida. También fue el creador de la salsa Wow-Wow. llamado El Oráculo del CocineroUn best-seller en su día, los fundamentos de la cocina de Kitchiner del siglo XIX cubren la gama de carne y pescado, salsas, pudines y pasteles, incluyendo muchos de sus recetas favoritas. Curiosamente, hizo una gira con una vitrina de degustación; un armario plegable almacenaba sus mostazas y salsas únicas. Y, a diferencia de la mayoría de los escritores de comida de la época, él mismo preparaba las recetas, hacía la temida limpieza después de la cena y hacía todas las tareas domésticas. Un maravilloso artefacto culinario de la cocina del siglo XIX, este libro seguramente deleitará tanto a los historiadores sociales como a los amantes de la comida. Un nombre familiar durante el siglo XIX, WILLIAM KITCHINER, M.D. (1775-1827) fue un óptico, inventor de telescopios, músico aficionado y cocinero excepcional. Sus otros trabajos incluyen: El Oráculo del Inválido, El Libro del Ama de Casa, El Oráculo del Viajero, y El Arte de Vigorizar y Prolongar la Vida., que llamó a las patatas fritas «patatas fritas en virutas». Irónicamente, Kitchiner escribió su libro y las recetas como guía de ejemplo para una alimentación saludable. Estaba convencido de que las patatas fritas eran un alimento nutritivo y sano.

Éxito comercial de las patatas fritas
En 1895, William Tappendon de Cleveland, Ohio, empezó haciendo las «chips» él mismo en su propia cocina y terminó convirtiendo el granero de su casa en una pequeña fábrica. En su establecimiento, las patatas fritas se vendían a granel: un dependiente de la tienda las pesaba y las metía en bolsas individuales para cada cliente las pudieran disfrutar en su hogar. Este procedimiento, aunque ya algo industrializado, seguía teniendo un carácter artesanal, casero. Esto se debía sobre todo a que las patatas tenían que ser peladas a mano una a una.

En 1921, Bill y Sallie Utz comenzaron a comercializar las patatas fritas Hanover Home Brand en Hanover, Pennsylvania. Salie Utz usó su conocimiento de la buena cocina holandesa de Pennsylvania para hacer las patatas fritas en una pequeña casa de verano en la parte trasera. El equipo manual que Salie usaba hacía unas 50 libras, aproximadamente 26 kilos de patatas fritas por hora. Mientras Salie se quedaba en casa haciendo sus patatas fritas, Bill las entregaba a las tiendas de comestibles «mom y pop» y a los mercados de granjeros en el área de Hanover y Baltimore.

El siguiente paso significativo se dio, en el año 1926, cuando Laura Scudder, una emprendedora de California, creó la bolsa sellada, en la que una plancha pegaba con calor los dos extremos del papel encerado. De este modo, la bolsa quedaba herméticamente cerrada después de que, por supuesto, el empleado hubiese introducido en ella la ración correspondiente de patatas. Más tarde llegaron las bolsas de celofán. Es a partir de ese momento cuando las papas dejaron de ser un producto de consumo exclusivo para convertirse en una moda masiva. Como es sabido, con el avance de la tecnología y el refinamiento de los gustos de los consumidores, las patatas de bolsa empezaron a multiplicar sus sabores. El pelador de patatas automático también influyó sobremanera.

Hoy en día la variedad es sencillamente infinita y encontramos combinaciones tan extravagantes y curiosas como patatas con sabor a pulpo, a sopa picante de pescado, a pepino, a ensalada de aguacate, a capuchino, a chocolate blanco, a rollo de canela, a pollo, a menta, a remolacha, a wasabi, a arándanos y avellanas, a limón y ajonjolí, a sándwich de queso, a huevo frito, a tortilla de patatas… Una lista inacabable y a veces estrambótica, nutrida por los dispares gustos de cada país y cultura.

Aunque a George Crum se le atribuye la invención de las patatas fritas, solo obtuvo dinero suficiente para vivir y mantener su negocio por el descubrimiento de las patatas fritas que se convirtieron en un éxito mundial. Crum ni siquiera intentó conseguir una patente porque en su época, los hombres negros no tenían derecho a ellas. Una lástima. Hoy en día, las patatas fritas son uno de los aperitivos más populares de la historia mundial. Según la Northern Plains Potato Growers Association (Asociación de Cultivadores de Patatas de las Llanuras del Norte), los estadounidenses comen más de 816 millones de kilos de patatas fritas cada año. De hecho, más de 5 millones de kilos de este crujiente aperitivo se consumen sólo el domingo del Super BowlSuper BowlWikipedia.

La industria que George Crum lanzó en 1853 sigue creciendo y prosperando. Las patatas fritas se han convertido en el aperitivo favorito de América. Las ventas al por menor de papas fritas en EE.UU. son más de seis mil millones de dólares al año. En 2003, la industria de las patatas fritas de EE.UU. empleaba a más de 65 000 personas.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO