Sífilis y gonorrea, enfermedades de transmisión sexual peligrosas y en aumento

La sífilis es causada por el Treponema palladium, un viejo conocido de Europa en la época medieval. La epidemia más mortífera surgió en Nápoles. Las tasa de mortalidad aumentaron de forma exponencial. Hay una descripción realizada por Jared Diamond que nos lo deja muy claro:

En esa época, la pútulas de la sífilis frecuentemente cubrían el cuerpo desde la cabeza a las rodillas, haciendo que se desprendiera la carne de la cara de las personas, y matando las pocos meses.

Además la enfermedad, por la falta de antibióticos, era mucho más virulenta de lo que es hoy en dia. En el siglo XVIII miles de europeos contrajeron la sífilis, algunos escritores sostienen que hubo simultáneamente una epidemia de gonorrea, que era igual de horrenda que la de la sífilis.

Como siempre nadie quería ser el origen de la enfermedad, por ello, en Italia y España se la conocía como el «mal napolitano»; debido a la epidemia en el ejército francés, en Inglaterra era conocida como morbus gallicus (morbo galo o enfermedad francesa); en Portugal y Holanda se le llama «mal español» ya que en aquella época ambos territorios en parte del famoso Imperio Español; en Rusia «enfermedad polaca» y en Francia, «morbo italiano». En general, por su mecanismo de transmisión sexual, era universalmente conocida como «mal de Venus».

Antiguamente se trataba con vapores de mercurio que era relativamente eficaz, pero producían eran irritación. Cuando se descubrió la penicilina gracias Alexander Fleming a principios del siglo XX, la sífilis experimentó un espectacular retroceso, llegando a ser en las últimas décadas del siglo pasado un auténtica rareza dentro hoy en día la sífilis nacido debido al tipo de sociedad en la que vivimos y al auge de los contactos sexuales no controlados o promiscuos.

sobre la sífilis

La gonorrea está causada por una bacteria de transmisión sexual, la Neisseria gonorrhoeae, que también puede encontrarse en la faringe e incluso en el ano, con lo que también es contagioso por prácticas de sexo oral o anal. De ahí que haya sufrido un espectacular aumento en los pacientes homosexuales. De hecho, existe una cepa de gonorrea multirresistente antibióticos, detectada por primera vez en el año 2004, que afecta sobre todo hombres homosexuales y que rápidamente se extendió.

La gonorrea se conoce desde hace milenios. Escritos chinos que datan de más de 2500 años describen una infección de la uretra tratable con esencia de soja. Una enfermedad que efectuó a Sara, la mujer de Abraham, descrita en la Biblia, en el Génesis capítulo XII, tiene mucha semejanza con la gonorrea. Se ha llegado a relacionar una de las plagas que Dios infligió al pueblo egipcio con la gonorrea. Hay un papiro, el de Ebers, uno de los documentos médicos más antiguos de Egipto, ya se hablaba de la uretritis aguda y además se da una fórmula para permitir la cura por medio de la instilación intrauretral de aceite de sándalo.

Hipócrates (del 460 al 355 a. C.) Hizo una de las primeras descripciones científica de la infección gonocócica. Seco la uretra los hombres que estaban infectados por este agente y notó la existencia de modificaciones en el tejido epitelial, a la vez que una secreción. Describió el hallazgo de la estenosis uretral que con tanta frecuencia acompaña problema. Fue Galeno quien, finalmente, acuñó el término gonorrea. Gracias a la antibioterapia la gonorrea descendió notablemente, de igual modo que la sífilis.

Distintas consecuencias de la gonorrea