Las vitaminas, imprescindibles para la vida

A lo largo de la historia de la humanidad, se ha ido dando importancia a consumir una dieta equilibrada. Las civilizaciones que nos precedieron descubrieron empíricamenteEMPÍRICOQue está basado en la experiencia y en la observación de los hechos. que no comer ciertos alimentos podía generar ciertas enfermedades y que si se le aportaba esos alimentos al enfermo, este se curaba.

Los egipcios sabían que el hígado era un buen remedio para la ceguera nocturna (o nictalopíaNictalopíaLa nictalopía (del griego νύκτ, nykt «noche», y αλαός, alaos «ceguera») es una dolencia que hace difícil o imposible ver con relativa poca luz. Es un síntoma de varias enfermedades oculares. La ceguera nocturna puede existir desde el nacimiento o deberse a una lesión o a desnutrición (por ejemplo, falta de vitamina A). Puede ser descrita como insuficiente adaptación a la oscuridad. El problema contrario, la incapacidad de ver con luz brillante, es mucho más raro y se conoce como hemeralopía, aunque ambos términos los utilizan muchos autores como sinónimos, o dando a nictalopía el significado de «ver mejor durante la noche», debido a una confusión etimológica, por lo que se recomienda usar mejor los términos ceguera nocturna y ceguera diurna. Wikipedia) y que las personas que comían hígado de forma habitual, casi nunca padecían tal enfermedad. A mediados del siglo XVIII, el cirujano escocés James LindJames LindJames LindWikipedia descubrió que el escorbutoESCORBUTOEl escorbuto es una avitaminosis producida por la deficiencia de vitamina C, que es requerida para la síntesis de colágeno en los humanos. Wikipedia , una enfermedad común entre los marineros de la Royal Navy, se podía evitar añadiendo a la dieta frutos cítricos (naranja, pomelo, mandarina, limón, lima).

Grupos de vitaminas

Hoy en día sabemos que la ceguera nocturna surge por la carencia de vitamina A, que abunda en el hígado. Por su parte, el escorbuto es por carencia de vitamina C que abunda en los cítricos. La mayor parte de los alimentos que comemos están formados por macro nutrientesMacronutrienteEn nutrición, los macronutrientes son aquellos nutrientes que suministran la mayor parte de la energía metabólica del cuerpo. Los principales son glúcidos, proteínas, y lípidos. Otros incluyen alcohol y ácidos orgánicos. Se diferencian de los micronutrientes, las vitaminas y minerales, en que estos son necesarios en pequeñas cantidades para mantener la salud pero no para producir energía. Los macronutrientes proporcionan la energía y los materiales de construcción para las innumerables sustancias que son esenciales para el crecimiento y la supervivencia de los organismos vivos. Wikipedia, que son proteínasProteínasLas proteínas (en griego: πρωτεῖος {prōteîos} «fundamental, principal») o prótidos son macromoléculas formadas por cadenas lineales de aminoácidos. Las proteínas están formadas por aminoácidos y esta secuencia está determinada por la secuencia de nucleótidos de su gen correspondiente (llamados genes estructurales). La información genética determina qué proteínas tiene una célula, un tejido y un organismo. La síntesis de las proteínas se presenta a través de la traducción ribosomal, es decir que está a cargo de los ribosomas y guiada por la información de una molécula de ARNm que actúa como molde. WikipediagrasasGrasaEn bioquímica, grasa es un término genérico para designar varias clases de lípidos, aunque generalmente se refiere a los acilglicéridos, ésteres en los que uno, dos o tres ácidos grasos se unen a una molécula de glicerina, formando monoglicéridos, diglicéridos y triglicéridos respectivamente. Las grasas están presentes en muchos organismos. El tipo más común de grasa es aquel en que tres ácidos grasos están unidos a la molécula de glicerina, recibiendo el nombre de triglicéridos o «triacilglicéridos». Los triglicéridos sólidos a temperatura ambiente son denominados grasas, mientras que los que son líquidos son conocidos como aceites. Wikipedia e hidratos de carbonoGlúcidos, carbohidratos, hidratos de carbono o sacáridosSon biomoléculas compuestas principalmente de carbono, hidrógeno y oxígeno, aunque algunos de ellos también contienen otros bioelementos tales como nitrógeno, azufre y fósforo. Las principales funciones de los glúcidos en los seres vivos son el proporcionar energía inmediata (no en vano son la principal fuente de energía, a través de un proceso de oxidación, en la mayoría de las células no fotosintéticas), así como una función estructural. Químicamente, los glúcidos se definen como polihidroxialdehídos o polihidroxicetonas (o en su defecto, sustancias cuya hidrólisis da lugar a estos compuestos), que denotan la presencia de estos grupos funcionales: el hidroxilo, que se presenta varias veces a lo largo de la cadena carbonatada, y un grupo carbonilo, que puede ser aldehído o cetona. Wikipedia. A su vez necesitamos otra cantidad, por mínimas que sean, de micro nutrientesMicronutrientesLos micronutrientes son elementos esenciales que los seres vivos, incluido el ser humano, requieren en pequeñas cantidades a lo largo de la vida para realizar una serie de funciones metabólicas y fisiológicas para mantener la salud. Para la nutrición humana y animal, se consideran como micronutrientes a las vitaminas y minerales. Se llaman así porque se requieren diariamente en pequeñas cantidades. Para la nutrición humana, los requerimientos diarios de micronutrientes son en cantidades generalmente menores a 100 miligramos, mientras que los macronutrientes se requieren en gramos. Desempeñan importantes funciones metabólicas como cofactores enzimáticos, al formar parte de la estructura de numerosas enzimas (grupos prostéticos) o al acompañarlas (coenzimas). Wikipedia para el funcionamiento correcto de nuestro organismo, nuestras células, prevenir enfermedades y facilitar otros procesos químicos. Algunas de estas sustancias se sintetizan de manera natural en el cuerpo, pero otras no, y deben ingerirse en la dieta. Las vitaminas son de estas últimas.

Las vitaminas fueron descubiertas por el médico Christiaan EijkmanChristiaan EijkmanChristiaan EijkmanWikipedia. Nacido en 1858, había estudiado medicina y servía como oficial médico en el ejército holandés. Como tal fue mandado a la Indias Orientales Holandesas (actual Indonesia) para investigar una enfermedad que estaba diezmando a la población: el beriberi. Era una enfermedad que afectaba al sistema nervioso periférico que entre los síntomas producía fatiga, vómitos, dolor, parálisis y, en algunos casos, la muerte. Pero no se sabía las causas.

Grupos de vitaminas

El gobierno holandés estableció un laboratorio médico en Batavia (actual Yakarta), donde Eijkman podía investigar, con unas cuantas gallinas que tenía para experimentar. Daba la casualidad que las gallinas eran alimentadas con el arroz que sobraba de la tropa holandesa. Pero cuando llegó el nuevo cocinero, prohibió que se le diera su comida a las gallinas, por lo que tuvo que comprar con dinero de su propio bolsillo el arroz para alimentarlas. Poco después las gallinas, ante su estupor y también fascinación, enfermaban de beriberi.

Arroz con cáscara y sin cáscara

El arroz que les daba él era arroz pulido, al que se le había quitado la cascarilla exterior del grano con un proceso de molienda. Antes comían arroz con cascarilla. Por más que lo investigo, el nuevo arroz no estaba en mal estado y no encontraba ningún agente infeccioso de forma clara en el nuevo que le suministraba. Supuso que lo que sea que prevenía el beriberi se tenía que encontrar en la cascarilla del arroz y se quitaba con el pulido. Así, en 1897, cuando Eijkman volvió a suministrar arroz con cascarilla a las gallinas estás se recuperaron rápidamente. Durante estos ensayos la ayuda del médico Adolphe VordermanAdolphe VordermanAdolphe Vorderman fueron esenciales.

Christiaan Eijkman

Rápidamente la noticia corrió y el bioquímico Frederick HopkinsFrederick Gowland HopkinsFrederick Gowland HopkinsWikipedia que comenzó con sus investigaciones en 1901, descubrió el triptofanoTRIPTÓFANOLa falta de triptófano puede contribuir negativamente a cuadros de ansiedad, insomnio y estrés., una aminoácido ─compuesto que forman las proteínas─ que descubrió que no se pueden sintetizar en el cuerpo.

Hopkins había estudiado los experimentos del cirujano ruso Nicolái LuninNikolái Aleksándrovich LuninNikolái Aleksándrovich LuninWikipedia, que había alimentado a un grupo de ratas con los nutrientes primarios individuales que se encuentran en la leche ─proteína, hidratos de carbono y grasa─, mientras otro recibía leche entera. El primer grupo murió mientras que el segundo prosperaba. Concluyó que en la leche había algo más. Pensó que habría muchos nutrientes químicos, a los que llamó «factores accesorios». Publicó esto en 1906. En 1912, el bioquímico polaco Casimir FunkCasimir Funk o Kazimierz FunkCasimir Funk o Kazimierz FunkWikipedia aisló el compuesto del arroz con cascarilla de Eijkman. La nombró como tiaminaVitamina B1 también conocida como tiaminaVitamina B1 también conocida como tiaminaWikipedia.

Funk generalizó su descubrimiento, sugiriendo que todos los factores accesorios de Hopkins eran aminas, y los llamó «vital amines» («aminas vitales») o vitaminas. Posteriormente se descubrió que no era así, pero ya era tarde, el nombre había cogido fuerza. Lo que trataron fue quitarle fuerza a la parte «amina» y en inglés paso de vitamine a vitamin.

Diferentes complejos vitamínicos

Ahora la tiamina se conoce como vitamina B1. Es uno de los nueve compuestos solubles en agua y cuatro solubles en grasa que son imprescindibles para la vida. Se las designa con las letras A, B1, B 2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, C, D, E y K. Los vacíos entre letras se debe a que algunas vitaminas fueron re clasificada (a la vitamina H se la llama ahora B7) o descartadas por haberse comprobado que no eran vitaminas. Por ejemplo, ahora se sabe que el compuesto denominado inicialmente vitamina L1 no es imprescindible. Las vitaminas van en conjunción con otros micro nutrientes como minerales y ácidos.

En la década de 1930 salieron a la venta los primeros complementos vitamínicos, que permitían a todos mantener su ingesta diaria recomendada. Y por estos descubrimientos, Eijkman y Hopkins compartieron en 1929 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.