Cada palabra y ejemplo de la Biblia tiene a Dios como autor