04/03/2024

Los 12 compuestos quí­micos más peligrosos en los cosméticos

Los cosméticos tienen una larga historia que se remonta a la antigüedad. Se sabe que los antiguos egipcios, griegos y romanos usaban maquillaje para embellecer su piel y cabello. Los egipcios utilizaban maquillaje para destacar sus ojos, usando kohl para oscurecer las pestañas y delineador para dar forma a los ojos.

En la Edad Media, la iglesia cristiana condenó el uso de maquillaje y lo consideró pecaminoso, por lo que su uso se redujo significativamente. Sin embargo, en el Renacimiento, la moda del maquillaje resurgió en Europa y se popularizó en la corte francesa.

En el siglo XIX, la Revolución Industrial permitió la producción en masa de cosméticos, lo que llevó a una mayor accesibilidad y popularidad de estos productos. Algunos de los cosméticos más populares de la época incluían polvos faciales, cremas para la piel, lápices de labios y coloretes.

En la década de 1920, el maquillaje se convirtió en un elemento central de la cultura popular, gracias en gran parte al creciente número de estrellas de cine que usaban cosméticos en sus películas. La década de 1960 fue un período de innovación en la industria cosmética, con la introducción de nuevos productos como el bronceador, los esmaltes de uñas y los aerosoles para el cabello.

En la actualidad, la industria cosmética es un negocio multimillonario, con una amplia variedad de productos que van desde los cosméticos para el cuidado de la piel y el cabello hasta los perfumes y los productos de belleza para hombres. La tecnología y la ciencia han permitido la creación de productos más efectivos y seguros, pero aún hay preocupaciones sobre la seguridad y la regulación de los cosméticos.

Hoy en día, los cosméticos han vuelto a incorporar los compuestos químicos dentro de sus fórmulas y se utilizan miles de estos compuestos a los que se le atribuyen multitud de propiedades. Sin embargo, varios científicos y organizaciones han levantado la voz de alerta sobre el impacto de estos compuestos. Así,  según la activista y especialista en químicos Annie LeonardAnnie LeonardAnnie LeonardWikipedia, menos del 20 por ciento de los químicos utilizados en los productos de belleza en Estados Unidos han sido analizados.  Por su parte, el científico y activista David Suzuki David SuzukiDavid Suzuki Wikipedia ha catalogado 12 de ellos por considerarlos los más peligrosos. Son los siguientes:

1. Lauril Sulfato de Sodio → Se utiliza en jabones y champús por sus propiedades para producir espuma. Suzuki lo desaconseja porque puede contener 1,4-dioxano, un compuesto que se sospecha que es cancerígeno.

2. Triclosán   Muy usado en cosméticos por sus propiedades antibacterianas y funguicidasDicho de un agente: Que destruye los hongos.. Es habitual en jabones, pastas de dientes y desodorantes. Se sospecha que interfiere con las funciones hormonales y Europa lo ha declarado «muy tóxico» para los organismos acuáticos.

3. Formaldehídos → Es la base de lo que se conoce generalmente como formolFormaldehídoEl formaldehído o metanal es un compuesto químico, más específicamente un aldehído (el más simple de ellos) altamente volátil y muy inflamable, de fórmula H2C=O. Se obtiene por oxidación catalítica del alcohol metílico. En condiciones normales de presión y temperatura es un gas incoloro, de un olor penetrante, muy soluble en agua y en ésteres. Las disoluciones acuosas al ~40% se conocen con el nombre de formol, que es un líquido incoloro de olor penetrante y sofocante; estas disoluciones pueden contener alcohol metílico como estabilizante. Puede ser comprimido hasta el estado líquido; su punto de ebullición es -19 °C. Wikipedia. Su uso ha sido relacionado por varios estudios con la aparición de cánceres. Se utilizan como conservantes para los cosméticos. Varios estudios lo han conectado además con irritaciones, asma y problemas reproductivos.

4. Parabenos → Se utilizan por su efectividad como conservante y por sus propiedades bactericidas y fungicidas. Hay mucha controversia sobre su uso desde que un estudio encontrara parabenos en un alto porcentaje de mujeres con cáncer de mama. La mayor parte de asociaciones científicas consideran que los parabenos son seguros, aunque su efecto a largo plazo está poco estudiado.

5. Compuestos de Polietilenglicol (PEG) → Son frecuentes en cosméticos en crema por la textura que le aportan. Al igual que el Lauril Sulfato de Sodio, puede contener 1,4-dioxano. Generalmente, se pueden identificar por los sufijos «-etil» o «-glicol».

6. Butilhidroxianisol (BHA) y Butilhidroxitolueno (BHT) → Son antioxidantes sintéticos. Según la Unión Europea, puede provocar reacciones alérgicas, son posibles cancerígenos y se sospecha que puedan actuar como perturbadores endocrinos o tener efectos inmunológicos y causar hiperactividad.

7. P-fenilendiamina → Se utiliza fundamentalmente en tintes permanentes y también en algunos tipos de maquillaje. Se sospecha que puede causar cáncer. Se puede encontrar con varios nombres en las etiquetas. Uno de los más comunes es C.I. 76060.

8. Dietanolamina → Son químicos utilizados para hacer los productos más cremosos o espumosos. La DEA, como se abrevia a menudo en las etiquetas, es un compuesto irritante para la piel y los ojos. Puede además reaccionar con los nitritos y convertirse en cancerígeno.

9. Ftalato de Dibutilo → Usado principalmente en productos para uñas y en perfumes. La Unión Europea considera que es un potencial disruptor hormonal. Además, experimentos de laboratorio han demostrado que, aunque no es un cancerígeno por sí mismo, puede aumentar la capacidad de otros químicos de causar mutaciones genéticas.

10. Siloxanos → Se añaden a los cosméticos para hacerlos más cremosos y agradable al tacto. Hay varios tipos, principalmente ciclotetrasiloxano, ciclopentasiloxano, ciclohexasiloxano y ciclomethicono. Sus efectos pueden variar, desde afectar a las funciones hormonales en el ser humano a causar infertilidad.

11. Perfumes → Se usan unos 3000 químicos diferentes como fragancias. Uno de sus principales problemas es que no se especifica el tipo de químico utilizado y muchos de ellos pueden provocar alergias, migrañas o asma.

12. Petrolatum → Es un derivado del petróleo. Puede contener hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP o PAH en inglés). Hay diferentes tipos de HAP y algunos de ellos han sido declarados cancerígenos. La exposición a este tipo de compuestos durante el embarazo está además relacionada con un menor desarrollo intelectual y a la aparición de asma en el niño.

Visto en carrodecombate.com

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO