José Bretón, parricida sin problemas psicológicos