¿Y si Hitler no hubiera sido quién fue?

Hitler en un principio predicaba lo contrario de lo que después hizo. Nació en Braunau am Inn, Austria, de una familia acomodada que pudo darle una educación que por cierto no fue algo destacable en su vida. Las materias que menos le interesaban eran las matemática, la filosofía y la historia, geopolítica incluida. La única que le apasionaba era el arte. Desde muy pequeño quería ser pintor y ponía todo su afán en ello. La juventud del futuro fürher pasó entre dibujos, pinturas, lecturas y ensoñaciones.

hitler-museo
HITLER DE VISITA EN UN MUSEO

Una vecina suya, la señora Presemayer, vecina en Linz entre 1902 a 1908 dejo escrito:

Hitler todo el día estaba pintando. Por la noche salía de la casa para tomar el aire. Cuando volvía, a menudo leía durante horas o iba arriba y abajo en la sala de estar muy tarde por la noche. Cuando el señor Presemayer le preguntó qué quería ser de mayor, él respondió sin vacilar que un gran pintor, un gran artista.

El señor Presemayer le indicó que para llegar a tan altas esferas artísticas hacían falta dos condiciones. A saber: tener las relaciones adecuadas y medios económicos. Hitler exploto y le dijo: Makart y Rubens se hicieron grandes desde la pobreza”.

En la época en que Hitler hizo esta afirmación estaban de moda los impresionistas y estaban a punto de desembarcar los vanguardistas vieneses. Pero es que las ambiciones artísticas eran demasiado para una ciudad pequeña como Linz, por lo que decidió marcharse a la gran ciudad: Viena.

Fue a vivir al Distrito 20 y en el apartado de profesión le pudieron más las ganas y puso lo que no era: Pintor artístico, en vez de lo que deseaba ser, estudiante de arte. En octubre de 1907, con 18 años, se inscribió a las pruebas de acceso a la Academia de Bellas Artes de Viena. La lista de temas propuestos para que los candidatos se lucieran eran

  •   Expulsión del Paraíso
  •   La Muerte
  •   El hogar
  •   La Primavera
  •   Alegría
  •   Música
  •   Episodios del diluvio
  •   Danza

No sabemos que tema selecciono Adolf, pero de lo que si tenemos constancia es de lo que dijo el tribunal sobre su examen:

Hitler, Adolf, Braunau am Inn, Austria, 20 de abril de 1889, alemán, católico. Padre empleado. Cuatro clases de escuela real. Pocas cabezas. Dibujo prueba insuficiente.

Tampoco es para que lo echemos por tierra ya que a la convocatoria se presentaron 113 y solo fueron seleccionados 28. Casi un 25 % o una cuarta parte de los presentados. De hecho él no se sintió un fracasado. Se dedico a tomar clases con un escultor y un año después se volvió a presentar. De nuevo fue rechazado, pero esta vez con una anotación curiosa cuando menos. Sus dibujos eran más arquitectónicos que artísticos. Desde el principio de su afición por dibujar había demostrado un interés claro por la arquitectura. Alguna vez se planteo cambiar hacía la arquitectura, pero quedaba fuera de sus posibilidades. Primero por falta de medios y enchufes; y las dos pruebas de rechazo en la escuela de Bellas Artes, marcaban un hándicap bajo, insuperable.

Este cúmulo de fracasos continuados lo convirtió en una persona solitaria, más aún si cabe. No se caracterizaba el humor de Hitler como para ir haciendo amigos por todas partes, aunque tampoco era un broncas agresivo. Hitler era introvertido, tímido. A partir de este momento sus dos únicas obligaciones serían pintar y leer. A veces si se lo podía permitir asistía a la Opera ya que vivía de lo que le rentaban las ventas de sus cuadros en la calle. Un buen método para empezar a superar su timidez.

Para él lo importante era reproducir la realidad con fidelidad. Esto lo conseguía en sus dibujos de índole arquitectónico, pero en lo que a la representación del cuerpo humano queda reflejada su carencia. Si en un cuadro suyo se veía alguna persona, la irrealidad de estos calificaban su pintura. Quería Hitler que art fuera comprensible por el pueblo y que se trataran temas “sanos”. Afirmaba que “El arte sano tiene el alma sana”, concepto que se aproxima mucho a lo que los teóricos del arte comunista opinaban. Sus temas preferidos para ser reflejados en los lienzos eran la familia, la vida en el campo, el trabajo, la mitología, el paisajismo, los arquetipos humanos y los héroes, preferiblemente de guerras.

Su posición ante las nuevas corrientes artísticas lo hacían enfadar consiguiendo sacar frases como «horribles desviaciones» que solo podían ser producidas por «neardenthales culturales». Además hay que destacar que aparte de la arquitectura, le entusiasmaba la escenografía y los vestuarios teatrales y sobre todo esto, los periodísticos. Su timidez no le impedía ser tajante y claro en sus juicios como ya hemos visto. Cuando llego al poder el nazismo, fueron prohibidos los cuadros de Franz Marc, a razón de que le mostraron dibujos del artista en el que se demostraba que era un muy buen dibujante, a lo que Hitler comento: Si sabe dibujar tan bien ¿porqué no lo hace?. Fin de la discusión.

La arquitectura fue la gran pasión a posteriori de Hitler. En conversaciones con sus allegados la arquitectura estaba siempre presente ya que le concedía un valor de eternidad y acababa haciendo referencia a los edificios vieneses que más le complacían, sobre todos los que daban al Ring. Hay que tener en cuenta que Viena es hoy la ciudad republicana más imperial del mundo.

Aunque en febrero de 1914, en primera instancia fue rechazado por el ejército, declarado «no apto» y justo seis meses después fue admitido. En 1916 fue herido de gravedad y en 1918 tuvo que permanecer un espacio prolongado de tiempo par haber inhalado gases en combate. No ascendió más del grado de cabo, a pesar de que recibió dos veces la Cruz de Hierro, la última de Primera Clase que no solía ser entregada a suboficiales. Lo que encontró en la guerra fue la camaradería, la amistad, el ser admitido dentro de un grupo donde siempre fue rechazado. Se descubrió a si mismo, descubrió los valores de patria y raza, disciplina y orden.

La pregunta final que nos queda hacernos es ¿qué hubiera sido del mundo actual si no hubiera cambiado de planes Adolf Hitler?

OBRAS PINTADAS POR ADOLF HITLER