22/05/2024

El desfibrilador pone en marcha el corazón

El otro día, hablando con mi amiga Inma, rememorabamos tiempos pasados que, en este caso, fueron peores. Todo a raíz de un momento televisivo en el que se iba a realizar una reanimación cardiaca. Ella ha pasado por eso y algunas cosas más y le pregunté por ese trance, pero me contesto que no tuvo conciencia de ello en ningún momento. Lo que le sucedió fue que un día en su casa se desvaneció y su hermano la metió a toda prisa en el coche y se marcharon al hospital. Recuerda cómo se apagó poco a poco y la siguiente escena que le viene a la mente, es que estaba en una camilla, le habían destrozado la ropa, toda, y un montón de gente encima de ella haciéndo cosas, moviéndose deprisa, gritando, pinchando, enchufando, desenchufando… También recuerda cables, muchos cables.

La habían reanimado. Pero ¿realmente qué es lo que había ocurrido? ¿Había estado muerta y la trajeron de nuevo? ¿Había sido zombificada?

Hoy en día, viendo cualquier serie, en la que hay policías, tiros o violencia, llegará un momento en el que alguien acabará yendo a un hospital con un paro cardiaco o le dará allí mismo. Vemos al afectado en la camilla, monitorizado y con bolsas de líquidos colgando su alrededor, más algunos cables. De repente, se escucha el sonido fatídicoQue anuncia lo que sucederá en el futuro, generalmente desgracias. que no augura nada bueno: un pitido y en la pantalla del monitor aparece una línea plana. Ha muerto. En unos sitios dicen código azul, en otros preparen el equipo de reanimación, en otro código rojo. El caso es que todo quisque se lia a correr, a pegar gritos, mientras el médico prepara unas palas, alguien le pone a las palas un potingue, que me imagino que funciona de la misma manera que la pasta térmica que une procesador disipador de calor, mientras pide a todo el mundo que se retire para aplicar la descarga y que nadie sufra daños.

En la primera descarga el enfermo pegara un bote, pero el electrocardiograma muestra la misma línea plana y el mismo pitido fatídico, uniforme y constante. El médico mira al asistente que está cerca del generador de descargas, y le solicita que suba a 250, o a 300 o a 400 juliosJulioEl trabajo necesario para producir un vatio de potencia durante un segundo. Es decir, un vatio-segundo (W·s). Esta relación es, además, utilizable para definir el vatio.. Se vuelve a producir la misma escena, crema, palas en el pecho y aviso de que va haber una descarga, que se retire todo el mundo. El enfermo vuelve a saltar sobre la camilla. Este proceso se repetirá tantas veces como dramatismo queramos infundirTransmitir a una persona o cosa determinado sentimiento, idea u otra cosa inmaterial. a la escena. Normalmente, la raya plana tomará vida y nos mostrará la cadena montañosa en la que el enfermo ha dejado de estar crítico. Todo el mundo respira tranquilo. La efectividad visual de la escena ha surtido efecto en el espectador, pero en el gremio médico que se dedica a estas labores produce otros dos extremos de sentimientos: o un enorme cabreo por la falta de documentación a un cachondeo descontrolado al pensar que si actuaran así, no sobreviviría nadie.

Aunque parezca mentira, si en el electrocardiograma hay una raya plana, ya no nos hace falta aplicar las palas sobre el pecho. El enfermo está muerto y esto no es Frankenstein de Mary Shelley. Contra todo pronóstico, lo que se trata de hacer con las palas, no es reanimar un corazón que está parado, es parar un corazón que está latiendo.

El aparato estamos utilizando se llama desfibrilador y de lo que trata el asunto es de detener una fibrilación.

FIBRILACIÓN
Trastorno que consiste en la contracción espontánea, asincrónica y desordenada de las fibras musculares, en especial las del corazón.

El corazón funciona como una bomba, empuja la sangre a través de un circuito, nuestro sistema sanguíneo, mediante el movimiento de contracción del ventrículo. La cosa no es fácil de explicar, pero un ejemplo básico de cómo sería ese movimiento y la potencia imprimida, es cuando hacen la broma de mirar en el fondo de la botella a través del agujero por donde se bebe y alguien por abajo estruja la botella, lavándote el ojo y mojándote toda la cara con el agua, con el riesgo que eso entraña.

El músculo del corazón, el miocardio, tiene células nerviosas que son las encargadas de transmitir los impulsos que ordena el latido del tejido muscular, pero tienen que ser uniforme y en un único latido.

PODRÍAS ECHAR UN VISTAZO A
LO MEJOR DE FRUTAS Y VERDURAS

Cuando se produce la fibrilación ventricular, sucede que las fibras del tejido muscular comienzan a contraerse cada una a un ritmo distinto. Deja de existir una coordinación. Esto nos lleva a que el corazón deje de empujar sangre hacia fuera y todo el flujo sanguíneo del resto del cuerpo se detenga. Si esto se prolonga durante cierto tiempo, el cerebro deja de recibir aporte sanguíneo y morirá.

Si monitorizamos a un enfermo en este momento, el electrocardiograma no saldrá plano, saldrá de otra manera, como un desorden anormal. De hecho, parece que, en vez de latir, está tiritando, temblando. Es una línea confusa, con demasiados altibajos poco intensos.

Lo que vamos a intentar hacer con nuestro desfibrilador es estabilizar estos pulsos descontrolados. Para ello queremos parar el corazón y volver a reiniciarlo. Si paramos el corazón, este suele reiniciarse con las pulsaciones correctas.

Tampoco se empieza con una descarga mínima y se va subiendo, es una situación de emergencia, hay prisa, por lo que nos aseguramos de que recibe la carga justa y necesaria para que ocurra esta desconexión. Seguramente le meteremos, lo que en mi pueblo se denomina «un viaje». Se trata de ser rápido, no de ser buena persona. Y en caso de que funcione, entonces es cuando añadimos todos los mililitros y miligramos de cosas que nos ayudarán a estabilizarlo. Que sí atropina, que sí adrenalina, que si vasopresina y otras muchas cosas más.

Lo único que de verdad vemos correcto, es cuando se avisa de que hay que retirarse, ya que al estar en contacto con el paciente al que le vamos a suministrar la descarga, crearíamos un combo en el que tendríamos 2 × 1.

Actualmente ya se empiezan a ver por muchos sitios, emplazados en lugares donde hay gran afluencia de público, unos desfibriladores semi automáticos, para casos extremos mientras llegan las ayudas cualificadas. También sería importante que se dieran cursillos en los que se explicara el manejo de los mismos.

Ahora los dejo con un video muy instructivo, de un señor muy serio, que parece que sabe lo que hace, y en el que nos explicara cómo utilizar los dos tipos de desfibriladores más comunes de uso hoy en día.

https://youtu.be/h38Je0j6pSk94476

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO