02/03/2024

Misterios sin resolver: la anestesia

Antes de la aparición de los anestésicos eficaces para la cirugía, esta era una tarea y una experiencia espantosa. Para no hacer sufrir al paciente, solo se realizaban las operaciones que se pudieran operar rápidamente. Para hacernos una idea de que significaba rapidez, una amputación antes de la anestesia se realizaba en 15 segundos, y este récord perteneció el médico de campaña de Napoleón, el cirujano francés Dominique LarreyDominique-Jean Larrey, Barón LarreyDominique-Jean Larrey, Barón LarreyWikipedia.

Método de anestesia con éter

Los primeros anestésicos eran alcohol, emborracharse, claro, opiáceos primitivos, amalgamasAmalgamaDel b. lat. amalgama. → 1. f. Unión o mezcla de cosas de naturaleza contraria o distinta. de hierbas e incluso un buen golpe en la cabeza para dejar inconsciente al paciente. También se hablaba de la mandrágora de cuyas propiedades narcóticas hacían correr leyendas y fábulas prodigiosas. Incluso habréis pensado en la peste a pies de alguien. El naturalista Plinio el ViejoPlinio el ViejoPlinio el ViejoWikipedia habla en su Historia natural de un preparado de hojas trituradas con mezcladas con polenta, una especie de harina con la que se hacía una cataplasmaCataplasmaDel lat. cataplasma, y este del gr. κατάπλασμα katáplasma.1. f. Tópico de consistencia blanda, que se aplica para varios efectos medicinales, y más particularmente el que es calmante o emoliente. → 2. f. coloq. Persona pesada y fastidiosa.. En la Edad Media se utilizaba para amputar brazos y piernas empleando un brebaje hecho con alcohol y pólvora de fusil.

Hay textos antiguos que demuestran la utilización de estos anestésicos desde los antiguos sumerios del quinto milenio a. de C., y a las antiguas culturas de Egipto, Grecia y Roma. La primera operación quirúrgica de envergadura de la que se tiene constancia documental tiene que ver con un hombre Neanderthal que vivió hace 15 000 años en los Montes Zagros, actual Irak, en cuyos huesos se encontraron rastros inequívocos de intervención quirúrgica: una trepanación en el cráneo, práctica corriente también en el Egipto antiguo, así como la amputación de uno de sus brazos. Los asirios dormían a sus pacientes ejerciendo presión sobre las carótidas, arterias que riegan el cerebro, para mitigar el dolor de las circuncisiones.

Mascarilla con gas anestésico usado en las operaciones

Pero los avances de verdad no comenzaron hasta el siglo XIX. En Japón, un cirujano, Hanoka SeishuHanaoka SeishūHanaoka SeishūWikipedia preparó una pócima anestésica a base de hierbas llamadas tsusensan, que paraliza los músculos, adormecía los nervios y dejaba a los pacientes inconscientes durante horas. En 1804 utilizó el tsusensan para adormecer a una paciente de 60 a la que tenía que realizar una mastectomíaMastectomíaDe masto- y -ectomía. n → 1. f. Med. Ablación (extirpación de cualquier parte del cuerpo) quirúrgica de la mama. . La había aplicado anestesia general, aunque de una forma poco ortodoxa.

Por las mismas fechas, el químico inglés Humphry DavyHumphry DavyHumphry DavyWikipedia descubrió las dos propiedades más conocidas del óxido nitroso: sedante y euforizante, aplicándoselo para paliar sus dolores de muelas. Un gas que también se conoce como «gas de la risa», debido a que incitaba a la risa incontrolada, animaba fiestas y predisponía falsamente a la jovialidad. Fue un éxito instantáneo como droga recreativa, pero pasarían más de 40 años antes de su uso clínico.

Otra droga recreativa era el éter etílico. Era un líquido cuyos vapores se podían inhalar para inducir embriaguez y levantar el ánimo. Un estudiante de la Universidad de Medicina de Pensilvania, Crawford LongCrawford Williamson LongCrawford Williamson LongWikipedia, observo que los consumidores de éter que sufrían heridas leves mientras jugaban bajo el efecto de la droga solo sentían dolor cuando el efecto pasaba. Cuando se licenció decidió utilizarlo como anestésico. Y lo probó el 30 de marzo de 1842, cuando iba a extirparle a un hombre un tumor en el cuello. Fue un éxito. Después lo utilizó para amputaciones y para los dolores de parto.

Lo que hizo mal es no publicar su trabajo en ninguna revista científica. Cuatro años después, en 1846, el dentista William MortonWilliam Thomas Green MortonWilliam Thomas Green MortonWikipedia utilizó éter etílico antes de extraer una pieza dental de un paciente. Poco después lo utilizó en una operación de extracción de un tumor de cuello en una demostración pública en el Hospital General de Massachusetts, junto con su compañero J. C. Warren. Su empleo era limpio y fulminante en los resultados, por lo que a partir de ese momento se difundió su uso y poco después, el médico londinense John SnowJohn Snow John Snow Wikipedia se especializó en aquellas técnicas. Su colaboración permitía al cirujano concentrarse en los trabajos propiamente quirúrgicos y ganar en efectividad. Aquel mismo año, 1842, el médico Oliver Wendell Holmes acuño la palabra «anestesia», que significa «sin sensación», para describir el proceso. Por haber sido público, se suele citar como el primero que utilizó la anestesia general en un contexto clínico, pero el primero había sido, como hemos descrito, Long. Y para cuando Long publicó sus trabajos en 1849, ya fue demasiado tarde.

TIPOS DE ANESTESIA
GENERAL
Se utiliza para dejar a una persona completamente inconsciente o dormida durante la cirugía. Se puede administrar usando tres métodos:
– Intravenosa
– Inhalación
– Ambas
REGIONAL
Es utilizada para adormecer grandes áreas del cuerpo, como por ejemplo de la cintura para abajo. El método de administración suele localizarse en puntos estratégicos del cuerpo, epidural, espinal, bloqueo de nervios, etc.
LOCAL
Es utilizada para adormecer pequeñas áreas del cuerpo como las manos, los dedos, el brazo, etc. La forma de administración suele ser de tres maneras:
 –Infiltración
– Aerosol
– Ungüento

El ginecólogo escocés James Simpson en 1847 hizó la primera aplicación anestésica de cloroformo, que lo recetaba para el dolor de parto. Como siempre, algunas autoridades religiosas, que por cierto no tenían que parir, lo censuraron alegando que el parto tenía que ser doloroso. Esta estupidez estaba basada en el relato bíblico del Génesis de que la mujer debe parir con dolor. Pero todo esto quedó en nada cuando la reina Victoria I de Inglaterra en 1853 pidió cloroformo cuando dio a la luz a su hijo, el príncipe LeopoldoLeopoldo, duque de AlbanyLeopoldo, duque de AlbanyWikipedia.

anestesia_epiduralTodos los anestésicos utilizados hasta entonces eran generales: suprimían la respuesta del dolor en todo el cuerpo, relajando los músculos y dejando al paciente inconsciente, de modo que no quedaba recuerdo de la operación. En la actualidad la anestesia general se suele administrar en dos fases: un producto inicial ─generalmente inyectado─ adormece al paciente, y después se aplica una segunda droga que se inhala por una mascarilla para mantener al paciente anestesiado hasta terminar.

En 1884 se descubrió una nueva anestesia que insensibilizaba zonas localizadas sin causar inconsciencia. La llamaron «anestesia local». La introdujo el oftalmólogo austriaco Carl KöllerCarl KollerCarl KollerWikipedia: era simple cocaína, anestésico que fue mejorado en 1902 mediante la adicción de adrenalina. En el siglo XX fue sustituida por la procaína y novocaína, que creaban menos adicción. Su funcionamiento se basa en el bloqueo de los canales de sodio de los axones de las células nerviosas, que son las que transmiten estímulos físicos a través del sistema nervioso hasta el cerebro, donde se registra la señal del dolor.

En 1885 aparecía la anestesia peridural o epiduralAnestesia epiduralLa anestesia epidural o anestesia peridural es la introducción de anestésico local en el espacio epidural, bloqueando así las terminaciones nerviosas en su salida de la médula espinal. Por lo tanto, su distribución será metamérica, es decir, se anestesiará la zona del cuerpo que corresponde a los nervios que han sido alcanzados por el anestésico local inyectado. Se considera lenguaje coloquial abreviar la expresión como epidural. Wikipedia, descrita por primera vez por el doctor norteamericano James Leonard CorningJames Leonard CorninghJames Leonard CorningWikipedia en inglés. Se llevaba a cabo mediante la inyección analgésica en el espacio peridural que envuelve la médula espinal, entre la undécima vértebra dorsal y la cuarta vértebra lumbar a fin de dormir los órganos alojados en la pelvis: próstata, riñón, útero. En 1970 experimento un resurgimiento por los médicos, sobre todo los obstetrasObstetraDer. regres. de obstetricia, según el modelo de geriatra, pediatra, etc. → 1. m. y f. Med. Especialista en obstetricia ----------------------------------------------- Obstetricia → Del lat. obstetricia, n. pl. de obstetricius «propio de la comadrona». → 1. f. Med. Parte de la medicina que trata de la gestación, el parto y el puerperio. .

Lo que aún es más sorprendente es que los científicos todavía no saben como funcionan exactamente los anestésicos generales. Pero entre enfrentarse a una operación con o sin anestesia, esta clara nuestras preferencias.

Como anécdota os puedo contar que a mí me la han puesto una vez y fue épico. Me sentaron es la camilla de operaciones, de las modernas que parecen un potro de tortura, la de las piernas abiertas y una enfermera me abrazo frontalmente con mucho cariño. Me explico que tenía que estarme quieto, mucho, y que cuando el líquido comenzara a ejercer su cometido notaría un pinchazo en la zona en la que me iba a surtir efecto. La sensación cuando te están introduciendo, supongo que es un catéter, es extraña, hay quien dice desagradable. Cuando el líquido comenzó a entrar fue como si se ramificara dentro de mí y, justo en ese momento sentí un pinchazo intenso y poderoso en un testículo. Miré a la enfermera y le dije: «¿Qué me vais a capar o qué? Que me ha dolido un huevo (testículo)». La pobre mujer se hecho a reír y le dijo a todas las demás, ya que menos el anestesista había seis o siete mujeres en el quirófano, que me dolía un huevo de la anestesia que si me lo iban a quitar. El jolgorio y el cachondeo relajó a todo el mundo. La verdad es que se me durmió del pecho para abajo y era como si las piernas me pesaran una tonelada. También pude ver toda la operación a través del reflejo en el metal de la lampara; un espectáculo no apto para todos los públicos, pues ver como sacan tus tripas y las vuelven a meter, es un poco raro. Por cierto me quitaron el ombligo. Estuvo divertido.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO