02/03/2024

Humor del malo, lo siento, no he podido resistirme

No lo puedo evitar, los chistes son malotes, pero al intentar visualizarlos se convierten en la polla. Podéis sufrir, pero reíros también. No pasa nada, mira la que tienen liada os políticos y eso si que no tiene puta gracia.

– ¡Pacooo!; la cisterna vuelve a perder.
– Dile que lo importante es participar.
¡Papá, papá! Pepito se ha metido en la piscina. ¿Me puedo meter con él?
– Claro.
– ¡¡Pepito!! ¡¡Gilipollas!! ¡¡ Anormal!!
– ¡Capitán!
– Dime, soldado.
– Objetivo a las 6.
– Merendar.
– ¡Aladdín! ¡Saca el genio!
– ¡¡¡ME CAGÜEN TODO LO QUE SE MENEA!!!
-No me entran los vaqueros.
– Ni los indios, de lo fea que eres.
– Quiero ir a ver la NBA.
– ¿A Gasol?
– Sí, o llueva.
– Ha cometido usted un crimen matemático.
– Pues, lo asumo.
– Pues, lo arresto.
– Veo que ha puesto en su currículo, que es distraído.
– ¿Quién?
– Dígame su nombre.
– Peter O´Brian
– Decídase por favor.
– ¡Acusado! ¡Hable ahora o calle para siempre!
– Elijo calle.
– Nunca me escuchas.
– Y yo a ti.
– ¿Cuántos gordos hacen falta para pelear?
– Dos a lo sumo.
-Cada vez que oigo que el estado islámico quiere hacer un supercalifato; digo por lo bajini “expialidoso”.
-Un español entra en una farmacia de Londres.
– ¿Hay ampollas?
– Welcome Mr Pollas Can I help you?
– ¿Cómo murieron los soldados?
– Abatidos.
– Pues ya tuvieron que beber, ya.
– Perdone; ¿en que sección están los libros sobre el sentido del gusto?
– Lo siento, sobre gustos no hay nada escrito.
– Bueno, entonces ¿Tú y yo qué somos?
– Pronombres cariño.
– ¿A dónde vas Diógenes?
– A subir la basura
– No me cuadra.
– Pues redondea.
– ¿Has entrado alguna vez en un laberinto?
– No.
– Pues no sabes lo que te pierdes.
-Los que ponéis «haber» en vez de «a ver» deberíais hirviendo como solucionar ese problema.
Mi nuevo diccionario de sinónimos es malísimo; no solo eso si no que también es malísimo.
– Hola ¿Tienes novio?
-No.
– ¿y eso?
-Sí y bachillerato.
– Te voy a dar una patada en el hueso de la pierna.
– Se dice tibia.
– Tibia dar una patada en el hueso de la pierna
– Voy a pedirle matrimonio a mi novia peruana, ¿qué crees que me dirá?
– Metro veinte.
– ¿Te gusta la música clásica?
– Me encanta.
– ¿De Verdi?
– ¡Te lo juri!
– ¿Cuántas horas dura tu jornada laboral?
– Ocho.
– ¿Computadas?
– Con putadas, once.
– Oiga, ¿el otorrino va por número?
– Van nombrando.
– Qué gran actor, pero no me cambie de tema.
– Qué gordas y feas son tus hijas
– ¡¡¿Cómo osas?!!
– Exacto
– Tengo unos informes que dicen que puede volver un grupo terrorista de hace años.
– ¿Los GRAPO?
– No, déjalos así, ya lo hará la secretaria.
– Papá, ¿qué es el bullying?
– Era el restaurante de Ferran Adrià.
– Pues en el cole hay carteles de “NO AL BULLYING”.
– Por eso ha cerrao.
– Mi Paco aprendió a conducir autobuses por sí solo.
– ¡Ah! ¿Es autodidacta?
– No, no, es autobusero.
– ¿Se quedará a dormir?
– Sí.
– Quizá debería saber que la casa está encantada.
– Ah, pues dígale que a mí también me hace ilusión quedarme.
– Y para terminar la entrevista…, dígame cuáles son sus hobbies preferidos.
– Bilbo, Frodo y Samsagaz.
– ¡Qué bien nadas! ¿Puedes imitar a una sirena?
– ¡¡¡PIRUBÍ, PIRUBÍ, NINO, NINO, NINO, PIRUBÍ, PIRUBÍ!!!
– Menos mal que eres guapa.
– Mi sargento, ya están colocados los pivotes para el control.
– Conos.
– Mo sorgonto, yo ostón colocodos los povotos poro ol control.
– Mi papá hizo la escuela primaria y la secundaria.
– ¿Y la universidad?
– No, ahí contrataron a otro albañil…
– Mi mujer quiso salir a la cubierta del yate y se golpeó con la ventana.
– Escotilla.
– Muchísimo y además torpe que te cagas.
– Tú traes las birras, tú ginebra, tú Fanta, tú algo de papeo…
-¿Y yo?
– Tú ron.
– ¿De Suchard?
– Mejor no vengas.
Caperucita se encuentra con el lobo en medio del bosque y le dice:
– Lobo, ¡qué orejas más coloradas tienes!
– Sí…
– Lobo, ¡qué cara más roja tienes!
– Sí…
– Y… ¡qué hinchadas tienes las venas del cuello!
– Sí…
– Lobo, ¡qué abiertos tienes las ojos!
– ¡Siíííííííííííí!
– Lobo, ¡qué apretados tienes los dientes!
– Caperucita, ¿¿¿podrías irte y dejarme cagar en paz???
Dos amigos se encuentran y uno le dice al otro:
– Pues he estado en Portugal de vacaciones.
– ¿Y qué tal por allí? ¿Qué tal las lusas?
– ¿Las lusas? Esto…si, muy bien…
El amigo vuelve a su casa y busca el significado de lusas en el diccionario y ve que se trata del gentilicio de las portuguesas.
Al tiempo se vuelven a encontrar:
– !Hombre¡ ¿Que tal todo?
– Pues bien !acabo de venir de Alemania¡
– ¿Ah, sí? ¿Y cómo te fue? ¿Te gustó? ¿Qué tal las teutonas?
– ¡Eh!…bien…, las teutonas bien.
El hombre va a casa y busca en el diccionario la palabra teutona, y ve que es el gentilicio de las mujeres de Alemania.
Al cabo de unos meses se encuentran:
– ¡Hombre tío! ¿Qué tal? ¿Cómo te va?
– De maravilla, acabo de venir de Egipto.
– ¿Ah, si? ¿Y qué tal por allí? ¿Te gustaron las pirámides?
– ¿Las pirámides…? ¡Uuuf tío!…, me acosté con 2. ¡Unas fieras en la cama!
Un hombre llama por teléfono a un manicomio y pregunta:
– ¿Quien hay en la habitación 24?
A lo que le responden:
– Nadie señor.
– ¡Bien! ¡He conseguido escaparme!
– ¿El perro de la entrada es suyo?
– Sí.
– Lo siento, pero mi perro chihuahua ha matado a su gran danés.
– ¡Imposible! ¡Ja, ja, ja! ¿Usted ha visto el tamaño de mi perro?
– Precisamente: mi chihuahua se ha quedado atascado en la garganta de su perro.
– Camarero, por favor, ¿Sería tan amable de servirme una botellita de agua mineral?
– ¿De alguna marca en especial?
– Psss… no sé… ¿Cuáles tiene?
– ¡Hombre! de casi todo: Puede tomar Mondariz que ensancha la nariz, o Lanjarón que ensancha el Corazón, o…
– ¡Vale, vale! Deme una Bezoya. jijiji
VAMOS A POR EL SÁBADO SABADETE
– Hola buenas, venia a pedir la mano de su hija.
– ¿Ha visto ya a mi mujer?
– Si, pero prefiero a su hija…
– Entra un gallego en un banco con un gatito chiquitito en la mano.
Se sitúa en el centro de la sala de la sucursal, se sube a una silla y grita:
– ¡¡¡Arriba las manos todos o aprieto el gatillo!!!

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO