Es el mercado, estúpido