Cuando la locura anula lo demás: van Gogh y Nietzsche