02/03/2024

Una victoria pírrica, origen de la frase

pirro

Pirro, rey del Epiro, nació en el año 319 a. de C. y murió el año 273 a. de C. Fue un gran enemigo de Roma y por ello, su vida siempre estuvo envuelta en luchas contra los romanos, a los que venció en varias ocasiones.

En 268 a. de C., los ciudadanos de Tarento, una antigua colonia griega del sur de la península Itálica, solicitaron ayuda a los epirotas, ya que temían ser víctimas del expansionismo de Roma.

Pirro vio la oportunidad de llevar su influencia al otro lado del Adriático y fue allí con un formidable ejército de 20.000 soldados de infantería, 3.000 caballeros, 2.000 arqueros, 500 tiradores de honda y 20 elefantes de guerra.

La primera batalla importante tuvo lugar en Heraclea, al norte de Tarento. Aunque los elefantes atemorizaron a los 35.000 romanos que se les oponían, éstos se mantuvieron firmes.

Un autor escribió sobre la batalla:

Los elefantes, que los romanos aún no conocían, hicieron maravillas: la caballería romana, encargada de cubrir el paso, se dispersó delante de ellos y las legiones no se mantuvieron mucho mejor. La derrota fue seria, puesto que los romanos perdieron 7.000 hombres, un cuarto al menos de su efectivo. Pero la resistencia había sido suficiente para inspirar al rey respeto ante las cualidades militares de los vencidos: había perdido cerca de 4.000 hombres y entre ellos algunos de sus mejores oficiales.

Un año más tarde, éste decidió asediar Asculum. Entonces, un contingente romano de 45 000 hombres intentó romper el sitio.

En el enfrentamiento murieron 6.000 de ellos, pero también 3.000 epirotas.

Después de la retirada de los contendientes, un personaje del círculo de Pirro se presentó para felicitar por la victoria.

Esto dio lugar a que cuando los generales felicitaron a Pirro, este comentase:

─Otra victoria como ésta y estoy perdido.

Desde entonces se llama victoria pírrica a aquella que aun siendo un triunfo te deja tan bajo de defensas y de posibilidad de atacar que no puedes seguir adelante.

OTRAS ANÉCDOTAS DE PIRRO
En una celebración unos jóvenes se dedicaban a hablar mal de Pirro. Este los hizo apresar y los trajo a su presencia:

─¿es verdad que habéis hablado mal de mí?

─ Claro ─respondió uno de ellos ─y te habríamos asesinado si no hubiera sido que nos ha faltado vino.

Comprendió entonces Pirro que el vino es mal consejero, se rio de la ocurrencia y los mando liberar.

Pirro preparaba la guerra y Cinea, consejero y amigo, le pregunto que sacaría de provecho de aquella guerra.

─Espero conquistar toda Italia.

─¿Y una vez que hayas conquistado Italia qué haremos?

─Conquistaremos Cartago y toda África.

─¿Y cuando la hayamos conquistado qué pasará?

─Conquistaremos Grecia, Macedonia y todos los países del mundo.

─¿Y cuando hayamos conquistado todos los países del mundo qué haremos?

─Entonces viviremos en continua paz, felices, conversando alegremente con los amigos.

─Bien ─le comentó Cinea─. ¿Y bueno, no podríamos empezar por el final y dejarnos de guerras?

Pirro conquistó el Peloponeso y quería Esparta también. Los espartanos le enviaron unos embajadores que fueron muy mal recibidos por los epirotas.

El jefe de los espartanos le respondió:

─Una de dos: o tú eres un dios y entonces no te tememos porque sabemos que no te hemos ofendido en nada y un dios es justo; o tu eres un hombre y entonces eres nuestro igual y no te tememos tampoco porque en realidad no eres más fuerte que nosotros.

Pirro dejó Esparta en paz.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO