Gary M. Heidnik: el «Buffalo Bill» de la vida real

La casa de Gary Heidnik
La casa de Gary Heidniks

«Buffalo Bill», el desquiciado malvado criminal del que se habla en el libro «El silencio de los corderos»The Silence of the Lambs (película)WIKIPEDIA escrito por Thomas HarrisThomas HarrisThomas HarrisWIKIPEDIA, parecía ser demasiado sádico para ser real.  Después triunfo como película, incluso más que el libro, dirigida por Jonathan DemmeJonathan DemmeJonathan DemmeWIKIPEDIA en 1991 «El silencio de los corderos» en el que se puede saber sus peripecias como el personaje con el pseudónimo de «Jame Gumb»Jame GumbJame GumbWIKIPEDIA. Y no, no estamos hablando del mayor «showman» del salvaje oeste, el otro «Buffalo Bill», cuyo nombre real era William Frederick CodyBuffalo BillBuffalo BillWIKIPEDIA, que fue un explorador estadounidense, cazador de bisontes y empresario de espectáculos.

Lo más aterrador de este asesino es que mantenía a las mujeres en un pozo hasta que las despellejaba. Y por si esto parece poco, está basado en una persona real. Gary M. Heidnik, que así se llama la bestia despiadada que nos ocupa, llevó a cabo una serie de crímenes espeluznantes, reflejadas en el libro anteriormente citado, pero la realidad supera la ficción. Aquí no se hace cierto la frase de Oscar Wilde: «la realidad imita al arte».

Es difícil entender qué tipo de vida podría llevar a cometer esta serie de crímenes tan espantosos. La infancia de Gary M. Heidnik nos da algunas pistas para poder ensamblar este rompecabezas. Está claro que una infancia terrible no es excusa para llegar a realizar los actos monstruosos que a lo largo de su vida adulta realizó Heidnik. En sus primeros años cuando vivía en el extrarradio de Cleveland, Ohio, parece que sus experiencias infantiles fueron atroces. Él y su hermano fueron criados por su madre a finales de los 40, antes de que ella los enviara a vivir con su padre, lo que acabó siendo un trágico error en lo que respecta al estado mental de Heidnik, ya que su exmarido no era exactamente un padre modélico y cariñoso. Les pegaba físicamente y maltrataba psicológicamente. Heidnik, que se meo en la cama durante toda la vida, afirmó que su nuevo tutor le obligaba a colgar las sábanas sucias de pis en la ventana de su dormitorio para que todo el mundo las viera. Las cosas no eran mejores cuando no estaba en casa: a pesar de su coeficiente intelectual de 148, Heidnik no experimentó nada más que infortunio en su vida académica. Decía que era porque se burlaban de él por la extraña forma que tenía su cabeza, pero su obstinación en vestirse nada más que con uniformes militares probablemente no facilitó las cosas.

La casa de Gary Heidniks
La casa de Gary Heidniks

La inclinación de Heidnik por la vida militar no se limitaba aparentemente a la vestimenta. Después de una relación más o menos intermitente en el sistema educativo, se sintió defraudado por el sistema definitivamente en 1960, alistándose al ejército de EE.UU. a la edad de 17 años. Durante los siguientes 13 meses, Heidik medró en el ejército. Después del entrenamiento básico, fue enviado a San Antonio, Texas, donde fue adiestrado para ejercer de sanitario. Desafortunadamente, después de que fuera transferido a una base en Alemania, las cosas fueron de mal en peor para el joven y, supuestamente, prometedor militar. En agosto de 1962, empezó a quejarse de dolores de cabeza, visión borrosa y náuseas. Un neurólogo militar informó que Heidnik mostraba síntomas de algún tipo de enfermedad mental, y dos meses después, fue trasladado a un hospital militar en Filadelfia, siendo, además, dado de baja del servicio activo militar, eso sí, de forma honorable.

Después de su exclusión del ejército, Heidnik continuó su formación sanitaria, convirtiéndose, finalmente, en enfermero licenciado. Sin embargo, y a pesar de su progreso profesional, su salud mental empeoró, y ningún nivel de compromiso con su profesión pudo ralentizarlo. Trabajó de forma breve en el hospital de la Administración de Veteranos en Coatesville, pero su actitud indolente lo dejó sin trabajo. Comenzó a entrar y salir de hospitales psiquiátricos tras intentar múltiples intentos de suicidio y, parece, que la muerte de su madre tampoco ayudó demasiado. En 1970, la madre de Gary, Ellen, a quien se le acababa de diagnosticar cáncer de huesos, se suicidó bebiendo cloruro de mercurio, un tratamiento que se usaba antiguamente para la sífilis. Su hermano Terry también era famoso por sus tendencias suicidas y había pasado un tiempo internado en hospitales.

El padre y el hermano de Gary

En esta época de su vida, sus impulsos sádicos todavía no habían mostrado su verdadero rostro en su personalidad, pero estaba creciendo dentro de él. En 1971, se incorporó a una secta llamada «Iglesia Unida de los Ministros de Dios» que sólo tenía cinco miembros, celebrando los servicios en su casa. Cuatro años después, abrió una cuenta con Merrill Lynch a nombre de la iglesia, probablemente la utilizaban como método de evasión fiscal. En 1986, había ganado 500 000 dólares. Pasado un tiempo, su parroquia tenía más de 50 miembros, la mayoría de los cuales eran pacientes del Instituto Elwyn para los Deficientes Mentales, un hogar psiquíatrico para discapacitados mentales que se encontraba cerca de su casa y que Heidnik visitaba a menudo. El nombre de la hogar fue cambiado, más adelante a Instituto Elwyn, o simplemente Elwyn para abreviar.

Sus vecino opinaban de él que era solitario, que iba enseñando rollos de dinero y gastándolo con los niños y los discapacitados mentales en Elywn. Todas las mujeres que habían conocido a Heidnik sólo tenían opiniones favorables de él. «Las mujeres [las de Elwyn] lo llamaban distinguido». Otras decían: «Tenía una bonita sonrisa, era simpático y, además, te hacía reír». Aparte de un pequeño percance con la policía, por un asalto en el que le había disparado a un inquilino que tenía, al que la bala le rozó el rostro, aunque nunca fue condenado por eso. Incluso con todo y eso, Gary Heidnik se mostró como una persona agradable, rica y espiritual.

Gary Heidniks y sus victimas

En 1978, Heidnik tenía una novia, Anjeanette Davidson. Estaba considerada como analfabeta y mentalmente discapacitada. Ella y Gary tuvieron un hijo, nacido el 16 de marzo de 1978, llamado Maxine Davidson. Poco después del nacimiento de su hija, Heidnik fue arrestado. Había firmado la salida de la hermana de Anjeanette, Alberta, por un día de permiso del Instituto Elwyn. La llevó a casa y la mantuvo prisionera en un contenedor en su sótano. Después de que la encontraran y regresaran al hospital, se constato que había sido violada, sodomizada y que había contraído gonorrea. Gary fue arrestado, acusado y condenado por secuestro, violación, restricción ilegal de la libertad, falso encarcelamiento, relaciones sexuales involuntarias desviadas e interferencia en la custodia de una persona deficiente. Sin embargo, la sentencia original fue revocada en la apelación y Heidnik fue liberado en 1983 bajo la supervisión de un programa de salud mental subvencionado por el estado. Las autoridades dijeron que mantuvo un «silencio sepulcral» durante los cuatro años y cuatro meses que estuvo en la prisión estatal de Graterford.

El inspector jefe en ese momento, James Gallagher, dijo que el departamento de policía estaba investigando si se había investigado o no, las quejas adecuadamente, ya que el personal de Elwyn había presentado varias quejas contra Heidnik estaba acosando a sus clientes. Incluso en este momento, Gallagher no era capaz de ver el maremoto que se le venía encima.

Poco después deque lo dejarán en libertad, Gary Heidnik compró el dúplex en el 3520 de la calle North Marshall en el norte de Filadelfia. Rápidamente se dedicó a mostrarse por el vecindario en sus coches de lujo, en particular un Rolls Royce y un Cadillac usados, y a mostrar su rollos de dinero. A su iglesia parecía que le iba bien y se rumoreaba que recibía pagos fraudulentos por incapacidad, ya que afirmaba que era un deficiente psíquico.

Varias imágenes de casa y cosas de Gary Heidniks

En medio de toda esta locura, Heidnik encontró tiempo para conquistar a Betty Disto de 22 años, una mujer que había conocido a través de un servicio de citas. La pareja se casó en 1985 sólo un mes después de conocerse, aunque habían mantenido correspondencia durante dos años antes de que ella llegara a los Estados Unidos, y las cosas se pusieron feas de forma casi inmediata. Además de engañarla constantemente con otras mujeres, la obligaba a mirar mientras se acostaba con ellas y también la violaba constantemente. En 1987, Disto se pusó en contacto con Gary para cobrar la pensión alimenticia; durante su breve matrimonio habían concebido un hijo, Jesse John Disto, nacido el 15 de septiembre de 1986. En 1987, después de que Betty lo dejara, Heidnik fue acusado de agresión, atentado al pudor, violación conyugal y relaciones sexuales involuntarias desviadas, aunque nunca fue condenado. El período de libertad condicional por sus delitos anteriores terminó el día antes de que los policías vinieran detenerlo. Betty nunca se presentó ante el tribunal para testificar en contra de él. Finalmente, Betty consiguió el divorcio de forma un tanto precipitada a los pocos meses de haberse casado con Heidnik, pero no tenemos claro si fue ese momento o fue la ruptura lo que empujó a Heidnik a un nuevo mundo de depravación.

En la noche de Acción de Gracias de 1986, Gary Heidnik salió en busca de una trabajadora sexual. Desafortunadamente, Josefina Rivera, de 25 años, estaba tratando de ganar dinero para comprarse la cena de Acción de Gracias de su familia. Tenía tres hijos, uno de 5 años, otro de11 meses y el último con tan sólo 6 semanas de edad. Cuando Heidnik se detuvo en su Rolls Royce, Rivera, optimista ante la perspectiva, pensando que podría ganar todo el dinero que necesitaba para poder volver con sus seres queridos y cenar. Se subió al vehículo y Heidnik se la llevó a su casa. La primera señal de peligro que detectó Josefina fue que Gary sólo tenía media llave de la puerta de su casa, la otra mitad de la llave ya estaba dentro de la cerradura. Le dijo que era la única persona que podía abrir la puerta, porque era la única persona con una llave que cabía por el diseño. Por supuesto, Rivera pensó que era raro, pero los dos todavía tenían pensado tener sexo. Cuando terminaron, cuando ella se estaba vistiendo para marcharse, él comenzó a estrangularla cogiéndla por la espalda, pero ella aceptó ser esposada y llevada al sótano. Después de hacer que se sentara en un colchón sucio que él había dejado allí abajo, y encadenarla a unos tubos que había en la pared, puso su cabeza en su regazo y se durmió.

Policía cavando en el sótano de Heidnik. Sus victimas cautivas fueron torturadas y abusadas sexualmente en este escenario. Heidnik finalmente asesinó y desmembró a dos víctimas.
Policía cavando en el sótano de Heidnik. Sus victimas cautivas fueron torturadas y sufrieron abusos sexuales en este escenario. Heidnik finalmente asesinó y desmembró a dos víctimas.

En su primer día en el sótano, Josefina fue capaz de llegar a una ventana y abrirla ligeramente. Gritó pidiendo ayuda, y nadie la oye… excepto Gary. Lo que ella no sabía era que había otro nivel de infierno en el sótano ─un pozo poco profundo cubierto por madera contrachapada y cargado con sacos de arena─. La metió en el pozo, lo tapó, y todo lo que pudo oír fue el sonido de una emisora de radio que emitía heavy metal a todo el rato y Gary tenñia a todo volumen.

Luego fue Lisa Thomas (19 años), secuestrada el 23 de diciembre de 1986, Deborah Dudley (23 años), secuestrada el 2 de enero de 1987, y Jacqueline Askins (18 años), el 18 de enero de 1987.

Sandra Lindsay fue secuestrada el 3 de diciembre, era discapacitada mental y había conocido a Gary a través de Elwyn. Lisa Thomas fue secuestrada dos días antes de Navidad. No era ni trabajadora sexual ni discapacitada mental, pero estaba impresionada por su generosidad. Gary se ofreció a llevarla a cenar y a comprarle un traje nuevo. En lugar de eso, se fue con él a su casa para disfrutar de una copa de vino, y finalmente terminó en su pozo del sótano. Con cada mujer que encierra en el pozo su demencia se hace más grande. En una entrevista de 60 minutos, dijo que «trató de hacerlo bien» al principio. «Estaba de fiestas allí, en mi sótano, por un lado. Quiero decir que tuve una fiesta de Navidad y otra fiesta de Fin de Año».

Deborah Dudley fue raptada el 2 de enero, era discapacitada mental, y añadió una nueva dinámica al grupo. Deborah no era sumisa lo más mínimo y se peleó con Heidnik todo el tiempo que estuvo cautiva. Sin embargo, su lucha no parece un beneficio para las chicas, ya que, la mayoría de las veces, tiene consecuencias. A medida que Gary se frustra con ella cada vez más, sus tácticas para someterla comienzan a evolucionar. Todo comenzó castigando y golpeando a Deborah, pero como no puede con ella, no puede someterla, hace que Heidnik acabe golpeando a todas las chicas. Esto hace que las otras cautivas comiencen a golpear a Deborah para que se someta y no las castiguen aellas por su culpa.

Entrada del pozo que tenía en su sótano donde encerraba a las mujeres secuestradas
Entrada del pozo que tenía en su sótano donde encerraba a las mujeres secuestradas

El 18 de enero, Jaqueline Askins fue secuestrada y encerrada en el sótano. Gary le explicó al grupo que planeaba «dejar embarazadas a diez mujeres para poder formar su propia familia». Mantiene a las mujeres en el pozo en el sótano durante el día. «Ocho, bajan al hoyo por la mañana, la tabla tapa la parte superior del pozo con los sacos de arena, y etcétera, etcétera, etcétera, se quedaron allí abajo hasta aproximadamente las 8 de la noche».

Sandra fue atrapada tratando de quitar el contrachapado de la tapa de la fosa mientras estaba encerrada dentro. Heidnik la cogió y la colgó de las muñecas de las tuberías de agua que pasaban por el techo. Después de dejarla allí durante un par de días, las otras chicas comenzaron a estar preocupadas por ella y le rogaron a Gary que la descolgará. Seguramente en este punto, Gary estaba cada vez más paranoico y se negó a descolgarla, pues creía que estaba fingiendo para engañarlo. Sandra tenía fiebre y había estado vomitando, lo que Heidnik atribuyó a náuseas matinales. Después de que la muchacha perdiera el conocimiento, Gary la soltó de las cadenas, entonces ella cayó, mientras cojeaba, al suelo. Cuando Gary pateó su cuerpo al interior de la fosa, las chicas se dieron cuenta de que estaba muerta. Regresó más tarde para llevar el cuerpo arriba y colocó a las mujeres que quedaban vivas en la fosa. Más tarde, esa misma noche, escucharon una sierra eléctrica.

Sandra Lindsay falleció por una combinación de hambre, tortura y una fiebre que no fue tratada con medicamentos. Gary desmembró su cuerpo aunque tuvo dificultades con los brazos y las piernas, por lo que los colocó en un congelador y los etiquetó como «comida para perros». Se encontraron casi 11 kilos de restos de extremidades humanas almacenadas en el congelador. Gary había cocinado las costillas en el horno e hirvió su cabeza en una cacerola. Los vecinos avisarón a la policía debido al olor que emanaba de la casa, pero Gary le explico a la policía que se había «dormido y quemado un asado», y la policía dejó de molestarlo. Se rumoreaba que trituró la carne de Lindsay y la mezcló con comida de perro y la dio de comer a las otras cautivas. Más tarde, Gary diría: «Después de que murió, estaba sentado allí, ya sabes, tratando de averiguar qué demonios debía hacer, ya sabes. […] Empecé a trocear el cuerpo. Me siento enfermo sólo de pensarlo. Yo, yo desmembré el cuerpo, y yo, yo, ya sabes, empecé a quemarlo sobre la cocina. Y… y en el horno y esas cosas, y ahí fue cuando se expandió el gran olor.

Montaje de como encerraba a las mujeres
Reproducción del método empleado para encerrar a las mujeres

Gary, a cada minuto que pasaba, se estaba volviendo más paranoico. Llego a pensar que las chicas conspiraban contra él, así que las encadenó e intentó introducirle destornilladores en los oídos. Creía que si eran sordas, no podrían volverse en su contra. Cualquier tipo de desafío es respondido con un castigo severo. Cuando salía de la casa, dejaba a una chica a cargo. Cuando volvía, preguntaba cómo se habían comportado todas. Si ella decía «mal», golpeaba a las otras. Si ella decía «bien», la golpeaba a ella. En una ocasión, Heidnik se enfureció tanto con Deborah que se la llevó arriba. Parece ser, se rumorea que le mostró los horrores de lo que estaba sucediendo arriba, con los restos de Sandra Lindsay descuartizada. Cuando volció a bajar al sótano, lo hizó completamente pálida y en silencio.

Usó la electrocución como una forma de tortura, forzó a su mujer, encadenada, al pozo. Le ordenó a Rivera que llenara la mitad del pozo con agua y que conectara corriente eléctrica a las cadenas. «Nada funcionaba. Trataba de encontrar algo que las hiciera callar y dejaran de gritar […] Trataba de encontrar algo que les hiciera comportarse bien», le confesó más tarde a un entrevistador. Sin embargo, el enfado de Heidnik con Deborah Dudley no terminó en el momento en que la asustó hasta que se vlvió sumisa. Fue,desafortunadamente, electrocutada durante una de las sesiones de tortura de Heidnik,y su cuerpo fue arrojado en el Pine BarrensPenny Barrens The Pine Barrens sigue siendo en su mayoría rural y poco habitado a pesar de su proximidad a las grandes ciudades metropolitanas de Filadelfia y Nueva York, en el centro del pobladisimo corredor Boston-Washington en la costa este. de Nueva Jersey.

Sin embargo, Josefina le seguía el juego. Había estado observando concienzudamente a Gary Heidnik y estaba tratando de ganarse su confianza. Después de la muerte de Deborah, obligó a Josefina para que firmará un documento que afrimaba que ella fue la única responsable de su muerte. El 23 de marzo de 1987, lo convence de que la deje ir a visitar a su familia y le promete, a cambio, que le traerá una nueva chica. Ese día, secuestran a Agnes Adams. Por suerte para Adams, su estancia en la casa de Gary fue corta. Después de ganarse su confianza, y conseguir que la dejara en una gasolinera para «visitar a su familia», Josefina Rivera salió corriendo del Cadillac de Heidnik modelo del 87 y accedió a un teléfono, fuera del campo de visión de Gary, con el que llamó a la policía. Al principio no la creyeron, pero después de comprobar la marcas de cadenas alrededor de sus tobillos, la policía de Filadelfia llegó a la gasolinera para arrestar a Gary. Los agentes de policía lo encontraron esperando en la gasolinera y lo arrestaron inmediatamente.

En la comparecencia de Heidnik, afirmó que las mujeres ya estaban en el sótano cuando se mudó a la casa. Poco después, trató de ir por el alegato de locura. La locura fue rápidamente refutada por la fiscalía, con sólo subir al estrado al asesor financiero de Heidnik de Merrill LynchMerrill Lynch & Co., Inc. es una compañía estadounidense que, a través de sus subsidiarias y afiliadas, ofrece servicios en el mercado de capitales, inversiones bancarias, asesoría consultiva, gestión de capital, gestión de activos, seguros y servicios de banca. Fue fundada en el año 1914 por Charles E. Merrill y Edmund C. Lynch y adquirida por el Banco de América por 44.000 millones de dólares en septiembre de 2008 para salvarla de la crisis de las hipotecas subprime. Opera en más de 40 países alrededor del mundo. . Testificó para la fiscalía que Gary Heidnik era un hombre de negocios y «sabía exactamente lo que hacía». El abogado defensor de Gary, Chuck Peruto, diría más tarde que había inventado los rumores de que Gary comía carne humana y que nada de eso era cierto. Simplemente intentaba «probar» que Heidnik estaba legalmente loco. Michael Heidnik tenía 74 años cuando atraparon a su hijo, y dijo que Gary debía ser «colgado» y llegó a decir: «Incluso tiraría de la cuerda». Su padre lo había obviado durante toda su vida y no lo había visto desde entonces.

En 1987, Gary trató de colgarse en su celda, mientras esperaba juicio. Un año más tarde, el 1 de julio de 1988, fue condenado por dos cargos de asesinato en primer grado y otra serie de cargos por delitos menores. Fue encarcelado en la Institución Correccional del Estado en Pittsburgh, PA. Poco después de su llegada allí, trató de suicidarse de nuevo en 1989 con Thorazine.

En un impactante giro de los acontecimientos, en 1997, su hija, Maxine, y su ex esposa, Betty, intentaron presentar una solicitud al tribunal de suspensión temporalmente la sentencia, alegando que Gary no era lo suficientemente competente para ser ejecutado. Tras dos años de procedimientos judiciales, se autorizó su ejecución, y el 6 de julio de 1999, Gary Michael Heidnik expiulso su último aliento. Fue la última persona en ser ejecutada por el Estado de Pennsylvania. Nadie reclamó su cuerpo.