02/03/2024

Te voy a poner mirando para Cuenca

Hace muy poco tiempo hablamos de Juana la Loca y su marido Felipe el Hermoso. De este último se utiliza una frase que por lo visto usaba con cierta frecuencia, demasiada a juicio de Juana, siempre que deseaba dar rienda suelta a su lívido. La frase en cuestión es: «te pongo mirando para Cuenca».

Felipe I, apodado el Hermoso, si te fijas en la imagen para su época, debía de serlo, era un mujeriego de tomo y lomo. Juana no podía soportar ese pequeño defecto de su esposo. Por aquel entonces en la corte había muchas personas procedentes de Cuenca. Sin ir más lejos, algunas de las amantes de Felipe eran de pueblos limítrofes a esta provincia, de donde, por cierto, era también el capellán de la reina, Don Diego Ramírez, que procedía de Villaescusa de Haro. Gracias a esta «coincidencia», el rey ideó la excusa perfecta para no levantar las sospechas en su celosa esposa. Además de numerosas amantes, se convirtió en amante de la astronomíaASTRONOMÍACiencia que estudia la estructura y la composición de los astros, su localización y las leyes de sus movimientos., afición que no llamaba la atención de Juana, y tampoco parecía levantar sospechas.

Juana la Loca y Felipe el Hermoso
Juana la Loca y Felipe el Hermoso

Felipe se agenció todo el material necesario para montar un pequeño observatorio astronómico en una de las torres del castillo, y fue allí, con ayuda de los nuevos instrumentos de observación, donde era capaz de divisar las principales ciudades del reino, destacando entre todas ellas la ciudad de Cuenca. Y cada vez que quería refocilarseREFOCILAR(refocilarse) Regodearse o recrearse (una persona), especialmente en algo que se considera grosero o malvado. con alguna de sus amantes le comentaba a la reina en tono pseudo erótico-festivo: «Subo con la dama al observatorio que la voy a poner mirando para Cuenca».

Mapa explicativo de donde se encuentra cada ciudad ra saber para donde poner lo que toque

Los guardias del rey, que se sabían ya las reales intenciones, comenzaron, de forma socarronaSOCARRONERÍAModo de expresarse de la persona que se burla de los demás de manera irónica y con apariencia de ingenuidad., a utilizar la famosa frase por los burdelesBURDELUn burdel (del cat. bordell, o del occit. bordel), lupanar, prostíbulo o mancebía es un lugar en el que se practica la prostitución. de Castilla. La expresión tuvo una rápida difusión hasta llegar a nuestros días, en los que muchos hombres la utilizan en tono humorístico, aunque hay que tener mucha confianza, muy poca vergüenza con la muchacha en cuestión, aunque la mayoría desconocen la procedencia de la frase.

Otra teoría sobre su origen señala que la expresión inicialmente era «te pongo mirando para La Meca», ya que hace entre otras cosas, referencia a la postura que adoptan los musulmanes en el momento de la oración, semejante a la posición que debían de adoptar las damas que subían al observatorio sexual donde nuestro Rey daba rienda suelta a su espíritu de Stephen HawkingSTEPHEN HAWKINGStephen HawkingWIKIPEDIA, por lo de la búsqueda de agujeros negros.

Se cambió mirar «para la Meca» por «mirar para Cuenca» para que tuviera un sentido más castizo, más propio de la península.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO