02/03/2024

Curiosidades sobre el sexo

Los hombres de raza negra tienen el pene un centímetros más largo que los de raza blanca y tres más que los asiáticos.
Los griegos solían portar falos de piedra o bronce como amuleto protector contra influencias malignas.
En Roma, los panaderos elaboraban galletas y pasteles con forma de pené en la creencia de que eran benditos, y los comercios tenían a la entrada una imagen fálica para asegurar la prosperidad.
En la Alta Edad Media se llevaban las mujeres planas, como hombres, ya que las pasiones carnales distraían el espíritu. La mujer vestía con túnicas amplias que no permitían adivinar sus curvas.
En la Baja Edad Media la mujer baja el escote y en talla el corpiño para realzar su busto. Asoma ya la concepción erótica del pecho, aunque el gusto se inclina por los pechos pequeños y púberes situados muy altos, sobre un vientre generoso.
Entre los budistas no está bien vista la práctica de sexo oral ni el anal porque produce agitación mental, es decir, impide la meditación.
En la Edad Media el matrimonio era recomendable por dos razones: la primera porque era la única forma de concebir niños, y la segunda porque apartaba al hombre de otras locuras sexuales, como la zoofilia, la sodomía, la masturbación, el incesto, el adulterio, la seducción y la fornicación.
Para algunas sectas hindúes el acto sexual es un rito espiritual que permite alcanzar lo divino. Curiosamente, en el hinduismo cobra gran importancia la virginidad masculina porque piensan que el semen es la base de la salud y de la vida y este, sólo debe dejarse escapar cuando se vaya a engendrar a un hijo; lógicamente la masturbación está censurada, no porque se considera el pecado sino porque supone privar al cuerpo de vigor y energía por la pérdida de semen.
El sexo ha sido objeto de censura a lo largo de la historia, y con él las distintas formas de practicarlo incluir a la masturbación. En el siglo XIX, los padres prevenían a sus hijos contra esta práctica con métodos como jaulas de hierro con pinchos o un circuito eléctrico que hacía sonar un timbre si el joven tenía una erección, pues se consideraba como una importante fuente de enfermedades e incluso se pensaba que podía llevar a la muerte.
En los burdeles europeos ofrecían vírgenes falsas. Para prepararlas se les considera la abertura vaginal para evitar un himen.
Hiparco y Crates consumaron el matrimonio en presencia de numerosos espectadores.
Según la ley moral romana, la mujer era el elemento pasivo que debía someterse a la ley del hombre y proporcionarle placer. El hombre era el elemento activo, el que imponía su dominio y se servía de aquélla.
El escritor francés Henri de Montherlant decía: «Después de hacer el amor el primero que habla dice una tontería».
Algunas clínicas japonesas están especializadas en devolver la virginidad a las mujeres mediante una sencilla y barata operación quirúrgica.
La religión budista nueva importancia a la virginidad; de hecho, tanto el hombre como la mujer se pueden casar sin ser vírgenes. El matrimonio como sacramento no existe, y se forman parejas de hecho sin ningún rito ni ceremonia.
Desde tiempos muy antiguos se usaban en Oriente preservativos hechos con intestinos de cordero. Se dice que un tal Doctor Conton usaba intestinos secos de carnero que luego ingresaba para darles flexibilidad y que el invento fue popularizado en la corte de Carlos II de Inglaterra por un militar llamado Comdum, del cual deriva el nombre.
En Inglaterra los condones se vendían en unos paquetes que llevaban el retrato de la reina Victoria, madre de nueve hijos.
Utilizar métodos artificiales para evitar el embarazo (o anticonceptivos) estaba prohibido hasta hace pocos años, porque significaba practicar el sexo como un mero divertimento en lugar de ser un medio para la procreación, lo cual se consideraba pecado. Una ley francesa de 1920 prohibía la venta de todos estos métodos, incluso anunciar su existencia. De hecho, los condones se vendían en las armerías; en la España franquista sólo era posible conseguir profilácticos en el mercado negro.
Algunas sectas emplean el sexo para captar y controlar mejor a sus adeptos. Por ejemplo, el Rajnesismo (movimiento Osho) propaga la creencia de que el orgasmo es la primera experiencia hacia lo religioso, y considera la sexualidad y su práctica como algo sagrado; las seguidoras de la secta Niños de Dios, hasta abril de 1995, ejercían la prostitución para conseguir adeptos, a partir de esa fecha sólo se permite la prostitución con los miembros de sus propias comunas.
La práctica del sexo en postura erguida, o sea, de pie, es la que se asocia los escarceos amorosos; en las islas Fidji se utiliza en las relaciones extramatrimoniales y en las pinturas eróticas chinas se representan con ella escenas de amor ilícito, es más, en esta misma postura con la mujer de espaldas es en la mejor para que ella alcanza el orgasmo ya que se estimula la pared anterior de la vagina y para él es de lo más excitante.
Según el Kamasutra, existen 529 formas posibles de hacer el coito; una de ellas es la que sitúa la mujer encima del hombre; una postura procedente de la región mesopotámica de Ur y que actualmente utilizan los muzugiu de Australia y los indios crow de Norteamérica. Postura aconsejada para las mujeres que padecen vaginismo, aunque no para las que quieren quedar embarazadas, ya que la penetración más profundo.
Con algo tan sencillo como un beso la presión arterial puede aumentar de 70 a 150 pulsaciones por minuto, el corazón puede bombear 1 litro más de sangre y un beso apasionado puede provocar un cambio tan brusco en el cuerpo que según los científicos, puede acortar nuestra vida hasta en 3 minutos.
El beso es el paso casi obligado antes de comenzar el acto sexual; con él, los enamorados se intercambian descargas bio eléctricas positivas que provocan la excitación, claro que a veces significan una reconciliación. En cualquier caso, todos necesitamos besar y ser besados para alcanzar el equilibrio emocional.
En zonas de África y Asia el beso de pareja es habitual; se da con la nariz y contiene una carga sexual parecida a la nuestra, los inuit frotan su apéndice nasal para saludarse, también en Samoa se vuelen y en Gambia y la zona alta de Níger se frotan el rostro. En la ponía, África, Polinesia, Malasia, China y sudeste de la India (parece que en un futuro se denominará Bharat), lo más erótico consisten acerca de la nariz a la mejilla de la persona deseada, inhalar, bajar los párpados y chasquear los labios sin llegar a tocarla; aún hoy, muchas de esas culturas califican nuestros besos en la boca como una práctica de origen caníbal.
No sólo los seres humanos se besan, antes de la cópula los elefantes entrelazan sus trompas y será un sonoro beso, algunas especies de monos se lamen y mordisquean al aparearse, y los lametones son una parte fundamental de la estimulación sexual de los perros.
Bailar es un buen estímulo para fomentar el deseo sexual; entre otras cosas porque si libera testosterona, además fortalecer los músculos del abdomen, la pelvis y los muslos, lo que hace que las relaciones sexuales resulten más satisfactorias al poder practicar más posturas y tener mayor control sobre el orgasmo. El movimiento rítmico de nuestro cuerpo al bailar nos hace resultar deseables; y el más erótico por excelencia es el tango. Un baile que nací a finales del siglo XIX en los puertos de Buenos Aires y en los prostíbulos frecuentados por emigrantes. De ahí que se considere no sólo erótico sino también nostálgico. En 1910 el gobierno argentino lo prohibió porque lo consideraba inmoral, sin embargo, se popularizó en Europa y América. Finalmente, París se convirtió la ciudad del tango y de ahí a los salones de baile de la alta sociedad.
Un alto porcentaje, cercano al 65 % de los hombres y mujeres, dicen ser bisexuales asegurando ser más felices que los heterosexuales. De todos son conocidas las tendencias de famosos personajes como Cary Grant, Madonna, David Bowie, James Dean o Elton John; también la actriz Anne Heche protagonista con Harrison Ford de Siete días Siete noches, cambió su pareja masculina por otra femenina —la también actriz Ellen Degeneres— de hecho, afirmó estar más unida a ella de lo que nunca había estado con un hombre, y Michael Stype, cantante de REM, se proclama a sí mismo «lascivo a partes iguales».
Algunos bisexuales declaran que el mantener relaciones indistintamente con personas de ambos sexos les hace ser más creativos. Algunos bisexuales están catalogados como genios, aunque estuvieron casados o formaron parejas heterosexuales. Salvador Dalí y Gala hacían alarde de libertad a la hora de elegir conquistas amorosas fueran del sexo que fueran. El filósofo Jean Paul Sartre y la escritora y filósofa Simone de Beauvoir formaron pareja, y eso no evitaba que ella compartiera algo más que su saber con sus alumnas, y una vez que se cansaba de ellas, se las cedía a Sartre o al revés ¿no dicen que uno de los lemas del amor es compartir?, pues ellos se lo tomaron muy en serio.
En la antigua Grecia los hombres adultos que buscaban a un jovencito como amante eran hombres casados, con hijos, que solían frecuentar a las prostitutas. El homosexual maduro y el travestido eran considerados infames y castigados por la ley, que les impedía ejercer sus derechos como ciudadanos.
La cultura hindú considera la homosexualidad como algo negativo, de hecho, los actos homosexuales están prohibidos en la India, aunque no el travestismo.
Los baños públicos era un lugar de encuentro, y los intercambios de pareja eran muy comunes. Como apunte original surge el amor platónico, que era el sentimiento, más espiritual que físico, que Platón sintió por su maestro, Sócrates; admiraba del su inteligencia, su forma de ser…, de ahí que hoy en día un amor platónico sea casi inexplicable por quien lo sufre. Por tanto, las relaciones homosexuales han estado presentes a lo largo de toda la historia.
Las relaciones homosexuales estuvieron ocultas durante una época muy larga, que va del siglo X hasta el XVI, más o menos, en Francia. Tiempo después volvieron a resurgir, pero eso sí, no con la liberalidad de la época clásica.
Por lo que a Oriente se refiere, la relacionamos sexuales han estado ahí latentes tanto en dinastías como llano. Aunque siempre llaman la atención las relaciones entre reyes y súbditos. Incluso algunos dioses y divinidades tenían rasgos homosexuales

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO