07/02/2023

La que se puede armar por un chisme

Esta semana he vivido en directo como puede ser uno de los procesos en los que creamos una falsa idea, un bulo, una habladuría o un chisme que aunque parezca que no pasa de ser un comentario sin demasiada importancia, dependiendo del recorrido, puede convertirse en un arma de destrucción masiva. Os voy a poner en antecedentes para que veáis cómo se desarrolló el proceso.

línea de cajas

Esperaba en línea de cajas de un afamado supermercado de barrio. Pasaba una señora de nacionalidad china con su bebé de pocos meses. Cuando se marcha, la cajera 3 le comenta a la cajera 1 «el bebé tiene la misma cara que el padre»; la 1 confirma el comentario: «sí, sí, es clavadito». La cajera 2 se vuelve y comenta que «creo que no lo conozco», a lo que la cajera 3 le dice «claro que lo conoces, es el chino de aquí al lado, el del bar». «¡Ah, pues no lo sabía! Pero ahora que lo dices, puede ser» comenta la 2. En ese instante la 1 corrobora lo que decía la 3.

Yo mientras, al tanto de todos los comentarios que van y vienen, escucho atónito. Miro a la cajera 3 y ella con cara de asombro me dice encogiéndose de hombros «o eso creo». La 2 se reafirma en su pseudo desconocimiento y a su vez la 1 dice «bueno, creo que es ella, aunque no lo tengo muy claro».

Me doy cuenta de cómo ha ido la jugada y les digo riéndome: «habéis pasado de tener la certeza de que ese bebé y esa señora son el hijo y la esposa del chino del bar de aquí al lado a no tener nada claro que lo sean. Menos mal que esto es una decisión intrascendente, que si no. Igual el hombre es homosexual, soltero con potenciales relaciones a la vista que podéis haber fastidiado o un franciscano. Vete tú a saber».

He de decir que cuando salí del supermercado me encontré a la señora de pie al lado de una de las mesas del bar donde, un hombre joven de nacionalidad china sostenía al bebé de marras. Aunque tampoco tengo la prueba fehaciente de que todo esto sea tal y como ellas lo imaginaron, deduzco que sí eran el matrimonio con su hijo.

El problema se plantea cuando la duda sobre el ciudadano chino y su posible situación familiar pudiese influir sobre su vida cotidiana en relación con otras personas que pudieran estar presentes en el momento de los comentarios y que crearían conceptos erróneos sobre la situación familiar de esta persona. En este caso son cajeras, pero puede ser cualquier persona en las redes sociales, en un blog, en sus relaciones cotidianas la que puede imaginar situaciones que pueden o no ser verdad.

En la sociedad actual, tan dado a utilizar el chismorreo haciendo uso de las redes sociales, se ha normalizado de tal manera que hemos creado un término específico para situaciones en la que el chisme se utiliza de forma intencionada para ocultar la verdad o, cuando menos, tergiversarla: posverdad.

De «pos-» y «verdad», traducción del inglés «post-truth».

1. f. Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Los demagogos son maestros de la posverdad.LA POSVERDAD

Deberíamos andarnos con mucho cuidado sobre cómo y con quién expresamos nuestras ideas, ya que pueden influir de forma inesperada en la vida de terceros. Hay muchas personas que no realizan esta acción intencionadamente, pero la realidad que vivimos nos demuestra que es justamente la contraria, al menos la intención.

Arriba