01/03/2024

Acerca del ENIAC

En enero de 1947, John Von NewmanJohn von NeumannJohn von NeumannWikipedia, el inventor de las máquinas calculadoras por antonomasia, había fundado dos años antes en Princeton el Electronic Computer Project, un proyecto basado en el ordenador analógico de Vannevar BushVannevar BushVannevar BushWikipedia —el Analizador Diferencial de Bush, desarrollado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en la década de 1930— y en las contribuciones del propio Von Newman al primer ordenador electrónico de propósito general, el Electronic Numerical Integrator and Computer (Ordenador e Integrador Electrónico). El ENIAC se inauguró oficialmente en la Universidad de Pensilvania el 15 de febrero de 1946, pero sus orígenes eran militares: diseñado para calcular tablas de trayectorias de artillería para el Laboratorio de Investigación Balística del Ejército estadounidense, había dedicado la mayor parte de sus primeros años de funcionamiento predecir los rendimientos siempre crecientes de la primera generación de bombas atómicas termonucleares.

Como Bush, con el tiempo Von Newman desarrollaría una honda preocupación por las posibilidades de la guerra nuclear y del control del tiempo atmosférico. En 1955, en un ensayo para la revista Fortune titulado «Can We Survive Technology?» (Podemos sobrevivir a la tecnología?), escribió:

Las espantosas posibilidades actuales de una guerra nuclear podrían dar paso a otras aún más terroríficas. Una vez que sea posible controlar el clima mundial, quizá todas nuestras dificultades actuales nos parezcan sencillas. No nos llamemos a engaño: una vez que tales posibilidades se concreten, habría quien las aproveche.John von Neumann

ENIAC

El ENIAC resultó ser la fantasía del cálculo matemático de Lewis Fry RichardsonLewis Fry RichardsonLewis Fry RichardsonWikipedia, matemático que llevó a cabo el primer cálculo de las condiciones meteorológicas mediante un proceso numérico: el primer pronóstico diario del tiempo, sin un ordenador. Así decía el prefacio de su informe:

Quizá algún día, en un futuro remoto, sea posible realizar los cálculos a mayor velocidad que aquella a la que progresa el tiempo y a un coste menor que lo que la humanidad se ahorra gracias a la información obtenida. Pero esto es un sueño. (1922)Lewis Fry Richardson

En 1948, el ENIAC se trasladó de Filadelfia al Laboratorio de Investigación Balística, en el campo de Pruebas de Aberdeen, en Maryland. Por aquel entonces, con un peso de 30 toneladas, estaba compuesto por unos 18.000 tubos de vacío, 70.000 resistencias, 10.000 condensadores, 6000 conmutadores y 1500 relés y cubría tres de las cuatro paredes del laboratorio de investigación. La instalación ocupaba una sala de 1.500 metros cuadrados y estaba organizada en 42 paneles, cada uno de los cuales medía 60 centímetros de ancho por 90 de profundidad y conjuntamente alcanzaban los 3 metros de altura. Al mirar a las consolas, los observadores podían ver una maraña de cables de conexión que recordaban a una central telefónica.

Requería 140 kilovatios de potencia y emitía tal cantidad de calor que hubo que instalar ventiladores especiales en el techo. Para reprogramarlo, había que girar manualmente centenares de conmutadores rotatorios de 10 por lo y los operarios tenían que moverse entre los montones de equipos, conectando cable y comprobando cientos de miles de conexiones soldadas a mano. Entre esos operarios se encontraba Klára DánKlara Dan von NeumannKlara Dan von NeumannWikipedia von Newmann, la mujer de John, que había escrito la mayoría del código meteorológico y debía revisar el trabajo de los demás.

En 1950, un equipo de meteorólogos se reunió en Aberdeen con el objetivo de obtener la primera previsión meteorológica en 24 horas, siguiendo exactamente las directrices que Richardson había propuesto. Para este proyecto, los confines del mundo eran los límites de la parte continental de Estados Unidos, que una cuadrícula la dividía en 15 filas por 18 columnas. El cálculo que estaba programado en la máquina consistía en 16 operaciones consecutivas, cada una de las cuales debía ser minuciosamente planificada y volcada en tarjetas perforadas, y que a su vez generaría un nuevo mazo de tarjetas que había que reproducir, cotejar y ordenar. Los meteorólogos trabajaban en turnos de ocho horas, con el apoyo de programadores, y la ejecución completa del programa absorbió casi cinco semanas, 100.000 tarjetas perforadas de IBM y 1 millón de operaciones matemáticas. Pero, cuando se examinaron los registros del experimento, von Newmann, que lo dirigía, descubrió que el tiempo real de computación era casi exactamente de 24 horas: «Hay motivo para confiar en que el sueño de Richardson de hacer que la programación avance más rápido que el tiempo atmosférico pronto pueda hacerse realidad», escribió. 

el ENIAC en su ubicación definitiva

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO