El condón, el mejor invento para disfrutar del sexo seguro

Cuando se descubrió la relación entre sexo, concepción y transmisión de enfermedades, los hombres idearon métodos para minimizar los riesgos y lograr hacer del sexo algo placentero y seguro. El origen de la palabra condón para designar a los preservativos es dudoso, por un lado se cree que viene del latín “condus” que significa “receptáculo”, también de “condere” que significa “proteger” o “esconder”. Por otro lado están los que le confieren el origen de la palabra “condón” al nombre del doctor Condom de Inglaterra, quien supuestamente fabricó condones con tripas de cordero a pedido del Rey Carlos II, para evitar embarazos no deseados en sus concubinas. Sin embargo la leyenda del Dr. Condom posiblemente sea apocrifa.

Mujer preparando preservativo antes de fornicar para que ajuste adecuadamente al miembro del varón

Los inicios del condón se pueden achacar a Gabriele Falloppio (1523-1562), y al ilustre ligón italiano más famoso de todos los tiempos Giacomo Casanova (1725-1798). Hemos de saber que los métodos para evitar el embarazo tienen una larga historia. Se cree que los condones tienen entre doce mil y quince mil años de antigüedad. En estos tiempos se utilizaban tripas de cerdo o de cabra, además de ciertos órganos de animales para suplir el trabajo que ahora realiza el látex. En el antiguo Egipto, las mujeres se insertaban estiércol de cocodrilo mezclado con miel en la vagina para prevenir la concepción. Seguramente muchas de ellas morían de infección. Los condones y otros dispositivos de barreras se hicieron populares lo largo de la historia con el mismo fin, así como para evitar la difusión de enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la sífilis y la gonorrea (ambas causadas por bacterias) y también el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) que es el responsable del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Hombres y mujeres se divierten mientras inflan condones antes de comenzar el fornicio

La mayoría de los fabricantes de preservativos son muy específicos cuando se trata de informar si el preservativo está hecho de látex, poliuretano, piel de borrego o de hule natural, ya que cualquiera de ellos es el ingrediente principal del condón. Muchas personas son alérgicas a los ingredientes de los condones, como el látex y la glicerina. El uso de estos condones puede causar una reacción alérgica en algunas personas, y esto puede incluir irritaciones vaginales. Estas irritaciones te pueden poner en un riesgo mayor a contraer una enfermedad sexualmente transmisible. Muchos fabricantes producen sus condones de látex usando caseína, una proteína derivada de la leche. Incluso algunos condones pueden tener leche en polvo. Para algunas personas que prefieren no utilizar productos de procedencia animal (como los vegetarianos) esta diferencia suele ser importante. En la cultura Oriental los primeros sucedáneos del condón fueron el papel de arroz o papel encerado, usados como protección para evitar infecciones o embarazos no deseados. También se consideraba el uso de caparazones de tortuga como condones.

Condón rígido, no sabemos si de tripa, con relieves para dar más placer y agujeros adicionales a los lados donde poder colocar cordeles o algo semejante y poder quedar sujeto y que no se salga de su sitio.

Habría un método anticonceptivo inventado por los Dyuka de Surinam, que por sus características sería muy parecido al preservativo femenino actual, consistía en la introducción de la vaina de una semilla de 12 cm de profundidad en la vagina de la mujer antes de la penetración, de forma tal que el semen quede retenido allí, ya que el hombre introducía su miembro en la vaina de la semilla, sin tener contacto directo con la vagina.

Una de las primeras apariciones oficiales del condón tuvo lugar en 1564, cuando el médico italiano Gabriele Falloppio describió una vaina de lino que protegía contra la sífilis. En De Morbo gallico (El mal francés), habla de sus ensayos:

probé el experimento en 1.100 hombres y pongo Dios todopoderoso por testigo que ni uno solo se infectó.

En el libro describe su invención, como una cubierta elaborada con lienzo que cubre tan solo el glande del pene y es sujetado en su base por el lazo de una cinta. Antes de utilizarlos los condones debían ser sumergidos en un líquido antiséptico que los esterilizaba y ablandaba.

En el mismo sentido se comenta que el rey Carlos II de Inglaterra empleaba condones fabricados con intestinos de cordero. Durante el correr de los siglos XVII y XVIII, aparece la primera tienda especializada en condones de tripa en Londres, sus clientes eran lo más selecto de la clase alta europea. Los condones de tripa eran muy elaborados y caros, venían en unos estuches de cristal adornado, y en su interior guardaban un condón de tripas, prolijamente cosido en uno de sus extremos y aromatizado con fragancias florales. El precio que se pagaba por cada condón presuponía que fueran reutilizables, se lavaban y podían ser utilizados en otras oportunidades, hasta que se rompieran por el desgaste de la frotación. No eran objetos populares, estaban más bien dirigidos a aquellos hombres que eran asiduos a los burdeles y tenían dinero como para comprarlos a discreción.

El Marqués de Sade (1740-1814), llego a utilizar tiras de tocino para envolver su pene y crear así su propio preservativo. El célebre aventurero, escritor y mujeriego veneciano Giacomo Casanova usaba condones de piel natural, que llamaba «chaquetas de montar inglesas que te dan tranquilidad».

El preservativo antiguo mejor conservado fue hallado en Lund, Suecia. Y fue expuesto junto a otros 250 objetos antiguos que se relacionan con el sexo, en un museo del Tirol, Austria. El preservativo de Lund tiene 350 años de antigüedad, data del año 1640 aproximadamente, está elaborado de tripa de cerdo y tiene la forma del miembro masculino como los preservativos modernos. El antiguo condón sueco lleva una inscripción en latín con las instrucciones exactas para su uso, donde se recomienda que el preservativo sea sumergido en leche caliente un rato antes de ponérselo para evitar así la propagación de enfermedades contagiosas.

Árbol del caucho siendo recolectado.

La primera vez que se hace uso de la palabra “condón”, tal como la utilizamos actualmente, es en un libro sobre sífilis presentado por el Doctor Turner, en el siglo XVIII. El en siglo XIX el mundo de los condones se vio revolucionado cuando se introdujo la vulcanización del caucho para su fabricación. El caucho es el jugo lechoso y pegajoso (latex natural) que brota de la corteza del árbol Hevea brasiliensis y que los indígenas americanos utilizaban como pegamento, para impermeabilizar juntas en sus vasijas, o para realizar balones de goma propios de un juego ritual mesoamericano. Fue de esa manera que llego al conocimiento de los conquistadores y por su intermedio a los países de Occidente.

El caucho natural se descompone con facilidad después de un tiempo, además suele tornarse pegajoso con el calor y algo rígido con el frío, por lo tanto su uso en Occidente era muy limitado. En 1770 el mecánico inglés Edward Naime, que importaba estos cubitos de caucho desde el Amazonas, por casualidad vio que eran capaces de borrar los trazos de un lápiz, y comenzaron a ser usados como gomas de borrar. Naime creía que los cubitos de caucho provenían de la India, por eso llamo a su descubrimiento “Indian rubber” (goma de borrar de la India).

El famoso condón o goma de caucho

En 1803 se estableció en Paris la primera fábrica de cintas de goma. En 1823 el escocés Charles Macintosh patentó sus famosos impermeables, estaban realizados con una fina lamina de caucho entre las telas, pero el material no terminaba de convencer era muy pegajoso y maloliente en verano, y en invierno se ponía duro como una tabla. Fue el que estadounidense Charles N. Goodyear, quién también había sido mecánico, cuando se interesó por el caucho, y posteriormente se dedicó a proveer al gobierno de EE.UU. de bolsas postales impermeables que salvaguardaran la integridad de la correspondencia, las bolsas de Goodyear estaban impregnadas entre con una capa de caucho que las hacían impermeables, pero por eso mismo eran muy pegajosas y olorosas en verano. Buscando eliminar esta pegajosidad del caucho natural, Goodyear se propuso hacer varias experimentaciones. Y en el año 1839 logró, casi por casualidad, un proceso de curado irreversible del caucho, que llamó “Vulcanización” en honor al dios “Vulcano”, dios del fuego en la mitología antigua cuyos principales recursos eran el fuego y el azufre.

La vulcanización del caucho (Goodyear y Hancock) consiste en la utilización del calor para lograr el entrecruzamiento químico del caucho con el azufre. A lo largo de la molécula de caucho hay una serie de espacios que son atractivos para los átomos de azufre, estos espacios se llaman sitios de cura y allí un átomo de azufre se puede unir así mismo, y a partir de este la cadena de átomos de azufre puede crecer hasta que cubra el sitio de cura y alcanzar el de otra molécula. Las moléculas se agrupan formando polímeros. Por este proceso el caucho pierde su pegajosidad y fluidez, transformándose en una goma resistente a la vez que flexible, elástica y versátil, adecuada para su uso industrial. Los condones de caucho fueron factibles después de ese proceso de curado que inventó Goodyear.

Hoy por hoy la mayor parte del caucho natural disponible en el mundo ya no proviene de plantaciones de Brasil sino de cultivos de Malasia e Indonesia, al menos en un 85%. Por otro lado cabe destacar, que la mayor parte del caucho que se utiliza en el mundo actualmente es obtenido de forma artificial, a base de petróleo.

Unos cuantos consejos gracias a la empresa de condones Trojan

En 1921 Alfred Trojan inventa el condón de caucho desechable, supuestamente mientras trabajaba en una fábrica introdujo por pura diversión su pene erecto en una tina con caucho en estado coloide, descubriendo de esta manera el sucedáneo del condón de látex tal cual hoy lo conocemos. Aun así hasta la década de 1940 los preservativos continuaron siendo reutilizables, se los lavaba para usarlos otro día. En sí, la producción masiva de condones de látex no fue sistemática hasta la década de 1930. En 1935 la producción diaria de condones en los EE.UU. fue de un millón y medio. La tecnología para su fabricación continuó mejorando: la fabricación del látex se tornó más simple, la producción de condones se automatizó y el producto se hizo más barato, elástico, delgado, accesible y seguro.

Para gustos, colores. Mogollón de condones de colores

Desde finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX la percepción social del preservativo fue muy conflictiva y problemática, como la mayoría de los temas vinculados a la sexualidad humana. En 1861 apareció en Estados Unidos la primera publicidad sobre un condón en el diario “The New York Times” que promocionaba “Los condones franceses del Dr. Power”, sin embargo después de un tiempo, en 1873 un congresista logró que el Congreso norteamericano prohíba por ley toda publicidad que incentive el control natal y el uso del preservativo, también se autorizó la confiscación de toda correspondencia que tenga preservativos como contenido.

Durante la I Guerra Mundial las tropas norteamericanas fueron las únicas que tenían prohibido por reglamento hacer uso de condones, ya que para el entonces Secretario de la Armada, el condón era un accesorio anti cristiano e inmoral, como resultado de esta decisión las tropas estadounidenses fueron las más afectadas por las enfermedades de transmisión sexual durante esta guerra. El número de infectados disminuyó significativamente entre los hombres de la marina, ya que un joven asistente del Secretario de Estado de Marina, llamado Franklin Delano Roosevelt (futuro presidente de los EE.UU.), ordenaba cada vez que podía la distribución de profilácticos entre los miembros de esa fuerza.

Variedad y gama amplia son lo que ofrecen las empresas de condones hoy en día

El gobierno Nazi prohibía que los alemanes de “raza aria” utilicen el condón o cualquier método anticonceptivo y de control de la natalidad que limite la expansión de la raza superior. Durante la II Guerra Mundial los nazis permitieron a sus soldados el uso del preservativo para prevenir la transmisión de la sífilis y la gonorrea. EE.UU. por su parte en esta guerra también permitió y fomento el uso de preservativos entre sus tropas.

Durante su historia el condón tuvo un momento de gloria y momentos en los que fue ilegal. Por ejemplo la Ley de Comstock de 1873, en Estados Unidos, por la que el servicio postal debía confiscar los condones que se comercializaban por correo. En 1890, Julius Schmidt, director de un conocido negocio de Nueva York que fabricaba condones de piel, fue detenido por almacenar unos 700 condones en su casa.

En 1947 en Argentina se colocaron dispensadores de condones en los espacios públicos, esta medida fue rápidamente anulada y retirada cuando tendencias de derecha llegaron al gobierno por intermedio de un golpe de estado. Para esta época en los Estados Unidos solo se permitía la comercialización de condones en farmacias para la prevención de enfermedades y bajo recomendación médica. Y podían requerirlo los hombres únicamente.

Dado el desprestigio que implicaba vender condones las farmacias de la época en los EE.UU. lo promocionaban con el eufemismo de “esponjas de goma” (rubbers sponges). De ahí que en el país del norte actualmente a los preservativos se los llama gomas (rubbers).

Diferentes tipos de condones de los que ya hemos visto

En 1955 con la invención de la píldora anticonceptiva y el surgimiento de los antibióticos para tratar enfermedades como la sífilis, hicieron que preservativo pase a un segundo plano, aunque nunca había llegado a ser de uso masivo. Durante la revolución sexual de los años 60 en los EE.UU. y algunos países de Europa y América Latina, el uso del preservativo no fue significativo. Y esto permaneció así hasta la década de 1980, cuando comienza a conocerse algo sobre la enfermedad del SIDA. En los 80 y los 90 se confirma que en las relaciones sexuales el preservativo es el único método que impide en un alto porcentaje la infección con el VIH, aparte de la abstinencia sexual.

En 1992 sale a la venta el condón femenino, que está fabricado con poliuretano (tipo de latex sintético), que es más resistente y delgado que el látex (tipo de caucho); y desde 1994 también salen al mercado los condones masculinos del mismo material. El preservativo femenino puede colocarse 8 horas antes del coito, esto sería beneficioso para aquellas personas que no les resulta agradable interrumpir el acto sexual para utilizar un preservativo.

El poliuretano es una opción muy importante para aquellas personas que tienen alergia al látex natural.

En Irlanda no se pudieron vender legalmente hasta 1978.

La ministra mexicana Dione Anguiano enseña a los jóvenes cómo poner un condón con la boca. Así como lo lees, la política mexicana instó a los jóvenes a celebrar el amor con responsabilidad, y evitar embarazo no planeado. A través de las redes sociales, se ha visto las distintas imágenes y vídeos donde Anguiano le da clases de “educación sexual” a jóvenes estudiantes. Puedes ver a continuación imágenes y vídeo. Imaginaros a cualquier ministra española de lo que sea haciendo lo mismo, ni loca.

La ministra mexicana Dione Anguiano enseña a los jóvenes cómo poner un condón con la boca
CURIOSIDADES
  • Un condón regular puede estirarse hasta un 800% por ciento su tamaño y contener 49.914 litros de aire.
  • Un condón dura en la billetera 48 horas y 20 minutos antes de empezar a deteriorarse
  • El condón más largo del mundo medía 21,94 m y lo patrocinó una campaña francesa en favor de su uso en el 2004; pero ese mismo año en Brasil lanzaron uno de 25 m para la Erotika Fair, un festival de sexo en Sao Paulo.
  • Según organismos internacionales, en el mundo se usan de 6.000 millones a 9.000 millones de condones por año. Pero para lograr la completa protección contra las infecciones de transmisión sexual (ITS) se estima que deberán usarse 24.000 millones (15.000 millones más).
  • El condón más distribuido y utilizado en todo el mundo es el que está elaborado de látex. El látex de los condones se reporta como biodegradable a diferencia de otros elaborados con plásticos como poliuretano.
  • Los condones de látex tienen una duración promedio de 5 años.
  • Según el Ministerio de Salud, en Chile se están entregando condones en los consultorios junto a la leche hace 30 años. El gobierno importa al año 23 millones de condones.
  • Durante la guerra, la fuerza aérea norteamericana dejó caer sobre territorio japonés miles de condones extra largos, pero empacados en cajas “tamaño mediano”, con el fin de desmoralizar a las tropas niponas haciéndoles creer que los tenían más pequeños.
  • Los habitantes del pueblo Condom, al sur de Francia, decidieron en 1990 sacarle provecho a las bromas que les hacían por su nombre, fundaron “El Museo del Condón” e instalaron una fábrica especializada; además, sus condones “estrella” son los que vienen con el aroma y sabor de “Armagnac”, el vino que se produce en la región.