Curiosidades interesantes XL

Gabacho
No está claro cuál es el origen de la palabra gabacho, que en España, refiere a los franceses, y a todo lo que tenga que ver con su país de forma despectiva. En México, es sinónimo de «gringo» y designar los americanos blancos. El DRAE sostiene que procede de gavach, cuyo sentido original, en el siglo XIII, era «buche de ave» y «bocio». En el siglo XVI, fue utilizado por los franceses del norte para menospreciar a los montañeses del sur de Francia, que hablaban occitano y, en su opinión, deberían de manera «grosera». Paradójicamente, con el tiempo, el insulto se aplicó a todo lo franceses.

Porque tenemos tanta tirria a los gabachos, a los franceses en general.
Estaba Felipe II
Estaba Felipe II (1527-1598) tranquilo en su gabinete cuando un cortesano, azorado y pálido, le comunicó una mala noticia: a resultas de una caída de 1 caballo, abogado morir una dama.

– ¿Cayó honestamente? –Preguntó el monarca.

– Honestísimamente, señor.

– Pues demos gracias a Dios.

Demasiados muertos
La colisión del Titanic se saldó con 1517 fallecidos. El desastre de la armada invencible, con 8000 bajas, aunque algunos autores hablan de 15.000. A medio camino entre una y otra tragedia, el 19 de octubre de 1562, hace 455 años, 25 galeras españolas sufrieron un destino similar. Su misión era limpiar de pirata la costa berberisca y reforzar la guarnición de Orán, entonces, posición española. Lo que suponía que además de soldados viajaba también población civil. Sin embargo, un fuerte temporal las hundió frente a las costas de La Herradura, en Granada. Murieron 5000 personas.

Retrete
El 24 de febrero de 1500, Juana la Loca (1479-1555) dio a luz al futuro Carlos I de España y V de Alemania (1500-1558) en un retrete.

Cuando había una fiesta en un palacio, se acondicionaba una habitación con los recipientes necesarios para que los invitados se pudieran retirar a hacer sus necesidades. Debió ser en una sala de estas características, y no en un «lavabo», que nació Carlos I. Los WC llegaron mucho más tarde. En aquella época, Juana la Loca estaba en el palacio de Gante donde había acudido –cuenta la leyenda– para vigilar a su marido, Felipe el Hermoso, por quien sentía unos de los enormes. Durante la fiesta sintió un dolor repentino y no tuvo más remedio que dar a luz en el mencionado retrete. Pero vamos a echar un vistazo a la etimología de la palabra.

El padre Rivadeneyra, ilustre teólogo del siglo XVII, en uno de sus reputados sermones no recordaba que también fue en un «retrete» donde el arcángel san Gabriel se le apareció la Virgen María para anunciar el misterio de su concepción virginal. Una consigna memorable de Baltasar Gracián y Morales (1601-1658) era «retírate, alma, a tu retrete». Por su parte en una de las primeras obras de Calderón de la Barca (1600-1681), El mágico prodigioso, Justina le pregunta al demonio:

¿Quién eres tú, que has entrado
hasta este retrete mío,
estando tan cerrado?

En esta época retrete tenía un único sentido: la parte más secreta de la casa, aquella donde uno se «retiraba». En 1832 el Diccionario de la RAE definió retrete como sinónimo de letrina y excusado.

Maricastaña
El 8 de junio de 1386, en Lugo, tuvo lugar una de las explosiones de rabia contenida más famosas y conocidas, encabezada por una mujer: María Castaña. Se cuenta de ella que junto a su marido y sus dos hijos, o cuñados, mató al recaudador del obispo de Lugo en el transcurso de una protesta contra los tributos abusivos del prelado. La acusada fue condenada a donar todos sus bienes a la catedral. La frase «en tiempos de Maríacastaña» se utiliza, según Gonzalo Correas en su Vocabulario de refranes (1627), «para decir en tiempo muy ignorante y antiguo, cuando cualquier disparate era posible, y que hablaban los animales y peces, árboles y cosas sin sentido». Así la utiliza Cervantes en El casamiento engañoso:

¡Cuerpo de mi! –replicó el licenciado–. ¡Si se nos ha vuelto el tiempo de Maricastaña, cuando hablaban las calabazas…!

Unamuno sincero
Unamuno pidió audiencia para dar las gracias al rey Alfonso XIII por la concesión de la Gran Cruz de Alfonso XII, y cuentan que cuando –allá por 1905– estuvo en la cámara regia, dijo con voz huraña y franca:

– Vengo a dar las gracias a su Majestad por la condecoración que me ha conferido y… que me la merezco.

– Es extraño –repuso el Rey–, los demás a quienes he dado la cruz me han asegurado que no se lo merecían.

– Y probablemente tenían razón –contestó don Miguel.

V de Vendetta
Guy Fawkes (1570-1606), famoso por el cómic V de Vendetta y la película inspirada en él, ha estimulado el movimiento anti sistema Anonymous. Poca gente sabe que este héroe moderno fue un ferviente católico al servicio de los tercios españoles en Flandes, en cuya compañía adoptó el nombre de Guido. Su hoy famosa participación en la Conspiración de la Pólvora (1604-1605) para volar el Parlamento inglés tenía como principal motivo acabar de raíz con los líderes protestantes. De haber tenido éxito, y regresar los católicos al poder en Inglaterra, las relaciones entre España y la pérfida Albión, probablemente, habrían sido muy diferentes.