17/06/2024

La alerta por la bacteria botulínica

Esta mañana, oyendo la radio, han alertado de que una empresa que produce tortillas de patatas envasadas, resulta curioso que no han dicho cuál es el nombre de la empresa o del producto, ha retirado todos sus productos de los lineales de los supermercados y aconsejan a aquellos consumidores que tengan dicho producto en su casa, no sabemos de qué marca ni producto, se deshagan de ella. Tampoco han explicado cómo hay que deshacerse de él. He conseguido descubrir a base de rebuscar que se trata del Grupo Empresarial Palacios Alimentación. No sabemos si la tenemos que tirar la basura, tenemos que ir al supermercado que nos devuelvan el dinero, incinerarla con el lanzallamas que tenemos todo en el armario de la limpieza, enviarla al espacio o enterrarla en el jardín.

El caso es que las probabilidades de que nos pase algo por consumir algún producto envasado son mínimas. Concretamente, la posibilidad se calcula como una entre un billón (un uno seguido de doce ceros) de que aparezca una toxiinfecciónProceso patológico caracterizado por infección e intoxicación simultáneas. alimentaria.

El crecimiento de la bacteria y la formación de toxinas tienen lugar en productos con bajo contenido de oxígeno y en algunas combinaciones de temperatura de almacenamiento y parámetros de conservación. Esto ocurre mayormente en conservas de alimentos hechas sin las debidas precauciones y en alimentos inapropiadamente procesados, enlatados o embotellados en casa.

El dato es preciso porque es el que utiliza la industria para calcular su tratamiento de esterilización: se considera que un producto envasado o una conserva es segura si hay una posibilidad entre un billón de que haya una espora de Clostridium botulinum en dicho envase. El Clostridium botulinum es una neurotoxina que se toma como referencia porque es una bacteria muy peligrosa: produce la toxina botulínica, exactamente la misma que se inyectan hombres y mujeres para disimular las arrugas en los centros de estética y belleza, que afecta al sistema nervioso e impide la transmisión del impulso en las células musculares, produciendo parálisis y muerte en pocas horas en caso de que nos hayamos intoxicado o el que nos ha suministrado el tratamiento antiarrugas se haya equivocado.

Por si esto parece poco, este microorganismo es difícil de eliminar porque produce esporas, estructuras muy resistentes que soportan temperaturas muy elevadas. Así que se considera que, si el tratamiento térmico es suficiente como para destruir las esporas del Clostridium botulinum, el alimento es seguro.

Pero partiendo de que la esterilidad total no existe, tratamientos más intensos destruirían el alimento y, teniendo en cuenta que la probabilidad de que nos toque cualquier premio de los vendidos en los estancos por Apuestas del Estado es una entre 116 millones, la posibilidad de uno entre un billón es un riesgo bastante asumible.

En un comunicado, el Grupo Palacios solicita «a todos aquellos que hayan adquirido uno de estos productos (Chef Select, Auchan, Eroski, Unide, Consum, DIA, Ametller, Condis, El Corte Inglésun, Carrefour, Alipende y Rikissimo) se abstengan de consumirlo y procedan a su devolución al punto de venta en el que lo adquirieron, donde será reembolsado su importe».

La empresa dice también haber decidido «voluntariamente, por precaución, retirar de los lineales de los puntos de venta la tortilla de patatas envasada fresca al plato producida en la fábrica de Mudrian, así como detener temporalmente su fabricación».

BOTOX
La bacteria C. botulinum es la misma que se utiliza en la fabricación de botox, un producto farmacéutico generalmente inyectable, para uso clínico y cosmético. Los tratamientos con botox utilizan el tipo A de neurotoxina botulínica muy diluida y purificada. El tratamiento se administra en entornos médicos adecuados a las necesidades del paciente, y habitualmente es bien tolerado, aunque en ocasiones se han observado efectos secundarios.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO