06/12/2023

Gigoló zombi: un relato asqueroso de S.G. Browne

Todo lo que huela a zombi me atrae. Libros, revistas, películas, tías que estén de muerte. Hoy os traigo uno de los relatos de zombis que me impresiono muchísimo cuando lo leí, es de S.G. BrowneS.G. «Scott» Browne es un autor estadounidense de comedia negra y sátira social. Su primera novela, Breathers: A Zombie"s Lament {Respiradores: el lamento de un zombi}, es una oscura comedia romántica de zombis contada desde el punto de vista de un zombi. Su segunda novela, Fated {Destino}, una comedia negra sobre la suerte y el destino, se publicó el 2 de noviembre de 2010. Lucky Bastard {Bastardo con suerte}, una novela sobre un hombre con la capacidad de robar la suerte de los demás con un apretón de manos, se publicó el 17 de abril de 2012 y fue su tercera novela publicada. Su cuarta novela es Big Egos {Grandes Egos}, publicada en agosto de 2013. Big Egos trata de una droga que permite al usuario convertirse en un personaje de ficción autorizado o en una celebridad muerta durante 6-8 horas, y de un empleado de control de calidad que adopta un número inseguro de identidades artificiales. y os muestro el aviso que hace el recopilador del libro sobre el relato corto que estáis a punto de leer:

SGBrowne_Author_Photo
Una advertencia: nuestro siguiente relato es un poco asqueroso. Se escribió para el «Gross Put Counter», una especie de competición de «asquerosidades», en la Convención Mundial del Terror de 2008 en Salt Lake City… Las reglas dictaban que el cuento tenía que tener una longitud de entre tres y cinco minutos al leerlo en voz alta, así que los autores tenían que ser frugales con las palabras, mantener un factor de «asquerosidad» considerable y eliminar lo que no hiciera que el cuento fuera dinámico.
Browne no ganó, pero quedó tercer, lo que valió el codiciado premio «morcilla viscosa». Pero si nuestro siguiente relato no era lo suficientemente desagradable para ganar, no estoy seguro de querer leer el cuento ganador.

Os aseguro que es muy asqueroso. No te creas que por que has visto toda la saga Torrente podrás aguantar esto. ESTÓMAGOS SENSIBLES ABSTENERSE. Advertidos quedáis.

¿ES NECROFÍLIA SI AMBOS ESTAMOS MUERTOS?

Vale, técnicamente no estamos muertos. Somos no muertos. Pero la semántica tiende a mirar desde la última fila cuando te estas follando un cadáver de tres semanas, que gime que está a punto de correrse justo antes de que sus principales cavidades corporales revienten.

Al principio, no puedo decir si es la cavidad abdominal o la pélvica, porque, la verdad, cuando eres un cadáver animado, todo huele como a batido fecal. Pero luego veo algo que parece un riñón parcialmente disuelto, y el fluido que chorrea tiene la consistencia de sopa de fideos con trocitos de pollo, así que supongo que es la cavidad abdominal.

De repente desearía haberme puesto un condón.

Aunque supongo que podría haber sido peor. Podría haber estado comiéndoselo todo. Pero ella no ha pagado un completo.

Tampoco es que ésta sea la primera vez que me pasa algo así. Después de todo, cuando eres un gigoló zombi, tienes que estar preparado para el olor del sulfuro de hidrógeno, el rezumar de los jugos intestinales y alguna que otra piel despellejándose. Pero debería aprender a no aceptar clientes que hayan superado su fecha de caducidad en más de un par de semanas.

Si nunca le has metido la lengua a un zombi cuyo cerebro licuado empieza de repente a borbotearle por la boca, seguramente no me entenderás.

Cavidad Reventada se levanta de la cama, se disculpa, intenta volver a meterse los órganos internos en sus vaqueros Lucky Brand se va dejando un rastro de órganos internos licuados sobre el suelo de hormigón. Por eso uso sábanas de plástico en vez de Calvin Klein. Son más fáciles de limpiar, y con el montaje que tengo en el sótano, lo tiro todo por el desagüe. De otra forma me pasaría la vida en la lavandería.

Mi cita de las dos tiene menos de una semana. Carne Fresca. Aun así, tampoco es que huela a perfume. Más bien como a abono orgánico en verano. Ya le están empezando a salir ampollas en el estómago, y su piel tiene una textura de una piel de plátano grasienta; cuando me deslizo en su interior, me parece estar follándome un nido de lenguas de gato momificadas.

Lo que pasa con los zombis es que, aparte de que nuestros órganos internos se vuelven como sopa y tengamos líquidos que rezuman de células destrozadas por las enzimas, no hay mucha lubricación natural.

Sin embargo, para los que hemos tenido la suerte de que nos embalsamaran, el formaldehído es el elixir mágico que nos permite mantener cierto orgullo.

Carne Fresca no es una de esas afortunadas.

Además de su estómago, hinchado y agrietado, y del aroma a huevos podridos que exuda por múltiples orificios, las puntas de sus pezones se me han quedado en la boca.

Los líquidos de las células deterioradas de un cadáver se pueden quedar en las capas de piel y separarlas. Esto se llama la muda. Suele comenzar por los dedos de las manos y los pies. A veces, la piel de toda la mano o el pie sale entera.

No es una idea agradable cuando estás follando papel de lija.

Si nunca se te ha salido la piel de la polla como un condón usado, seguramente no me entenderás.

Mientras entro y salgo de Carne Fresca, abro los ojos y miro su rostro, a solo unos centímetros del mío. Tiene los ojos cerrados en éxtasis, la boca se le abre en un silencioso gemido y el fluido verdoso de los pulmones le gotea por la nariz.

Los embalsamadores lo llama «purga espumosa» , como si fuera una nube de bebida de Starbucks.

Estoy a punto de descargar ; Carne Fresca estornuda y me llena la lengua y el labio inferior de purga espumosa.

Algunos zombies son placas de Petri andantes, y sirven de huéspedes a una plétora de bacterias y hongos. Esos son los desafortunados que no fueron embalsamados y que sufren la indignidad de la putrefacción mientras se disuelven lentamente. En círculos zombis, nos referimos a esas tristes criaturas como los papillitas.

Mi última clienta del día es una papillitas.

Se le está cayendo la piel, tiene el cuerpo recubierto de llagas, ha perdido la mayor parte del pelo y cuando sonríe, los pocos dientes que le quedan están cubiertos de una especie de moco negro y oleoso que le resbala por la barbilla, porque no tiene labios.

Antes que ella se meta en la cama, saco un espray de Neutralizador Glade y la rocío, cubriéndola de pies a cabeza. Prefiero la fragancia del neutralizador porque actúa directamente en el origen del olor, aunque el Neblina Tropical tiene un aroma agradable y afrutado.

En cuanto me pongo sobre ella, me pregunto si no habré cometido un gran error.

Su aliento me cubre como vómito cálido y reciente. Su piel tiene la textura de pollo crudo, y se mueve de arriba a bajo antes de quedarseme en las manos. Cuando me pasa los dedos por la espalda, se le sueltan las uñas. De vez en cuando, el pus que le supura de las llagas salta en un geiser orgásmico.

Concentrarte cuando estás follándote a una papillitas no es fácil. Es suficiente incluso para que se te baje la permanente empalmada post mórtem. Así que pienso en la carne humana, cierro los ojos y sigo empujando.

Pero con cada embate va pareciéndome más que me estoy jodiendo a un puré de patatas. Como follar arroz recocido. Con el arroz removiéndose contra mi polla.

Cuando salgo, tengo la polla recubierta de gusanos, me rodean el pene y tratan de abrirse paso dentro de mi a mordiscos. Al menos, esta vez si que me he acordado de ponerme condón.

Doy una palmada a mi erección permanente y me sacudo la mayoría de gusanos, pero noto algunos corriendo por detrás de mis huevos, haciéndome cosquillas en el perineo, dirigiéndose al punto de entrada más cercano. Antes de poder sacudírmelos todos, tengo gusanos entrándome por el culo.

Necesito un bidé.

Necesito un lavado con cloro.

Necesito una perilla y gasolina.

En la cama, la papillitas se está sacando larvas del vello púbico y preguntándome si quiero limpiarle el felpudo. Me sonríe, y una saliva negra le gotea por la boca sin labios. Dice que si lo hago, me chupara los gusanos del culo.

Le digo que se largue y se lleve su chocho infestado con ella.

Luego cierro con llave la puerta del sótano, cojo una botella de Jack, pongo algo de música de Barry Manilow y trato de decidir que voy a hacer.

Te pasas tu no muerte entera tratando de cultivar una reputación de sexo asequible, de alta calidad y libre de parásitos, y por un pequeño error de juicio, lo tiras todo por la borda.

Si nunca has tenido gusanos reptando por tu cavidad rectal y dándose un festín con tu grasa subcutánea, seguramente no me entenderás.

portada_zombies_2Zombies 2. Antología de John Joseph Adams
Autor/es: Varios autores (Robert Kirkman, Matt London, David Wellington, Brian Keene, Max Brooks, S.G.Browne, David Moody, así hasta un total de 46 autores.)
Título Original: The Living Dead 2
Editorial: Minotauro
Colección: Terror
Fecha Publicación: septiembre de 2011
ISBN: 978-84-450-7834-1
Tapa blanda y en oferta me costó no llegó a 6 euros. 766 páginas.
×
Show

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO