Consejos para alojarse con seguridad en hoteles, edición paranoicos

Drew Dwyer fue agente de la CIA, ha trabajado en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos y, tras años dedicados a viajar a distintos lugares del mundo, ha aprendido una serie de medidas para lograr alejarse del peligro. Ante las continuas amenazas, criminales o terroristas, a las que puede enfrentarse una persona a la hora de viajar, el ex-agente de la CIA ha elaborado una lista de consejos a tener en cuenta para mantenerse seguro durante la estancia en un hotel.

Estos son los nueve consejos, publicados en SOFREP, una web especializada en seguridad nacional:

  • Conseguir la guía de actuación y evacuación en caso de incendio. Hazte con una copia (fotocópiala si hace falta) de la ruta de escape que suele haber detrás de la puerta de la habitación. La mayor parte son fáciles de sacar. Si no siempre puedes hacerle una foto con el móvil.
  • Nunca aceptes alojarte en la planta baja ni en la última. La planta baja es de fácil acceso para intrusos, y la última no te da espacio para maniobrar. Las mejores plantas son la primera o la segunda, porque tienen el mejor acceso a vehículos en caso de emergencia.
  • Mantener en la puerta el cartel de «No molestar», incluso en caso de no encontrase en la habitación.
  • Mantener la radio o televisión encendida en todo momento (a un volumen razonable para no molestar) ante la posibilidad de que haya micrófonos en la habitación.
  • Dejar la luz encendida la luz en caso de abandonar la habitación. La mayor parte de hoteles obligan a meter la tarjeta de la habitación en un lector para que haya corriente, pero en realidad cualquier tarjeta de plástico vale.
  • Mantener cerradas las cortinas y persianas, estés o no en la habitación.
  • Deja una linterna potente y cargada en la mesita de noche y siempre al alcance de la mano.
  • Mantén siempre una pequeña bolsa con objetos cruciales (pasaporte, dinero en efectivo, llaves del coche de alquiler…) siempre lista para recogerla rápidamente en caso de que tengas de salir de forma apresurada de la habitación.
  • Disponer de un detector de movimiento para colocar en el pomo de la puerta de la habitación.

Además, como consejos adicionales te recomendamos:

  • Antes de reservar la estancia, investiga la situación de la zona en cuanto a seguridad y presta también atención a la ubicación y servicios que ofrece el establecimiento.
  • No abras nunca la puerta sin saber antes quién está al otro lado. En caso de que parezca que es un empleado del hotel, puedes llamar a la recepción para verificar si realmente mandaron a alguien hasta tu habitación y cuál es el motivo de su visita.
  • Comprueba que las cerraduras tanto de puertas como de ventanas se encuentran en buen estado. En caso contrario, házselo saber enseguida al personal del hotel.
  • Si regresas de noche, es aconsejable que utilices la entrada principal. Aun así, debes mirar alrededor y prestar atención por si hubiera alguien con apariencia sospechosa.
  • En caso de que otra persona en el hotel levante tus sospechas, intenta retener en la memoria alguno de sus rasgos o de sus pertenencias, es una información que puede llegar a ser útil.
  • No debes mostrar en público las llaves o tarjeta que abren la puerta de tu habitación y, mucho menos, perderlas de vista. El mismo consejo sirve para el dinero, los aparatos electrónicos, las joyas y los objetos de valor, en general.
  • En todo caso, deposita todos los objetos de valor en la caja fuerte que encontrarás en tu habitación.
  • Comprueba si el establecimiento en el que te hospedas cuenta con un servicio de emergencias médicas. En caso contrario, averigua cuál es el centro médico más próximo.