El Palmar de Troya

La Iglesia Palmariana de los Carmelitas de Santa Faz, escisión herética de la Iglesia Católica fue fundada por un sevillano, concretamente Clemente Domínguez Gómez (1964-2005). Se estableció en El Palmar de Troya, una pedanía de la ciudad sevillana de Utrera. Nacido en Sevilla el 29 de abril de 1946, Clemente Domínguez fue el producto de una infancia y juventud difíciles, marcadas por las fugas del domicilio paterno y, según confesión de su propia madre, por unas facultades mentales perturbadas que le hicieron también librarse del servicio militar a causa de una epilepsia. Su peculiar forma de llevar la contabilidad le hizo abandonar una compañía de seguros en la que trabajó fugazmente antes de emprender junto a Manuel Alonso Corral, su secretario de estado, su “camino de santidad”. Desde los años 70 afirmaba tener visiones místicas, así como sufrir estigmas y recibir mensajes del Cielo, lo que atrajo a una cantidad de curiosos y crédulos que le arroparon y auparon.

El 30 de Marzo de 1968, en el pueblo de El Palmar de Troya (a 40 km. de Sevilla) cuatro niñas dicen que han visto a la Santísima Virgen, sobre una mata que pronto desaparece convertida en reliquia. El lugar se llena de visionarios, iluminados que entran en éxtasis y reciben mensajes de la Virgen, rodeados de una masa sedienta de ver milagros.

Vista externa de El Palmar de Troya

Aprovechando el show que se ha montado entran en escena una pareja de homosexuales sevillanos que han sido despedidos recientemente de su trabajo administrativo en la Obra de San Juan de Dios: Clemente Domínguez Gómez (alias La Voltio), contable, y Manuel Alonso Corral, abogado. Clemente empieza a trabajar de vidente con estigmas sangrantes incluidos, del cual sus fieles dicen que ha llegado a sangrar 15 litros de una sola vez. Pero tiene que ser algo sobrenatural, ya que el cuerpo humano contiene de 5 a 6 litros. Alonso Corral intenta afianzar como único y verdadero mensajero de Dios a Clemente, entrando en la dura competencia de psicópatas que se peleaban por la exclusiva divina.

En mayo de 1970 acuden 40 000 personas a ver el espectáculo. En 1972, la pareja recibe un donativo de 16 millones de pesetas (96 161 €uros) de una anciana baronesa, y compran la finca “La Alcaparra”, lugar donde han ocurrido las supuestas apariciones. “Por indicación de la Virgen” se abre un pozo en la finca, y comienzan las “curaciones milagrosas” con un agua que las autoridades, tras un minucioso análisis, concluyeron que estaba contaminada química y bacteriológicamente, por lo que se clausuró el pozo de agua milagrosa. Predicen el fin del mundo para ese mismo año.

Clemente Dominguez, antes de ser papa, mostrando sus estigmas de los que salían litros y litros de sangre

el arzobispo vietnamita Ngo Dinh Thuc Pierre MartinEn el 74, se dedican a viajar por Europa y América. Ya en 1976, encuentran al arzobispo vietnamita Ngo Dinh Thuc Pierre Martin, que está profundamente resentido con el Vaticano, y mediante un mensaje de la Virgen lo convencen para que ordene cinco curas en El Palmar. Diez días después se ordenan obispos. Se funda la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. La Iglesia oficial se asusta y se producen las primeras denuncias y excomuniones. Son encarcelados por llevar hábitos sin autorización. Una vez en libertad, el 29 de Mayo del mismo año, el coche en que viajan los cinco obispos sufre un accidente cerca de San Sebastián. Sólo Clemente resulta herido, perdiendo los dos ojos que le son enucleados. En Septiembre estructura su Iglesia en una archidiócesis y 7 diócesis (3 españolas, 3 europeas, y 1 en EEUU).

En Junio del 78, Clemente está de gira por Sudamérica, y cuando fallece Pablo VI afirma haber tenido una visión sobrenatural en la que Jesucristo le habría concedido el derecho de sucesión del papa y en agosto se auto proclama papa, adoptando el nombre de Gregorio XVII. Además le había expresado su condena de la herejía, el modernismo y el comunismo, que ya habían sido aceptados previamente por el Concilio Vaticano II. Restablece el Rito Tridentino de la Misa a perpetuidad y ordena 24 cardenales. El rito se da en un latín ininteligible que los adeptos interpretan como correcto, pero todo se basa en que los fieles pasen horas y horas de rezos y suplicas.

Su santidad el papa Pablo VISe elevan a los altares miles de personajes del franquismo y de la historia de España, o lo que es lo mismo santifico, como a Francisco Franco ─cuya fotografía está presente en todos los altares palmarianos─, Don Pelayo, José María Escrivá de Balaguer ─creador del Opus─ José Antonio Primo de Rivera, Carrero Blanco, Calvo Sotelo, Cristóbal Colón y dicen que a Adolf Hitler. Además, se excomulgan a los dirigentes de la Iglesia Católica, y llaman antipapa y precursor del anticristo a Juan Pablo II y excomulgan al rey Juan Carlos I.

Afirman que son “la última y única orden”, encarga de preparar “el retorno glorioso de Cristo para salvar la Iglesia y restablecer el orden en el mundo”. El fin del mundo se acerca y ellos son el único camino de salvación. Todo se rige por las leyes de la Santa Obediencia, la primera de las cuales prohíbe ponerse enfermo. También prohíbe el placer sexual. Se obliga al uso de sotana y hábitos . Los sectores más criminales de la humanidad, al igual que propugnaba el franquismo que lucho denodadamente contra ellos, son los masones, los comunistas, y los judíos, todos ellos infiltrados en la Iglesia Vaticana argumentando que son los que de hecho la dirigen.

Todo lo que no es según la percepción del papa Clemente ─o Manuel Alonso, que es el que escribe los libretos─ es fruto del diablo y debe ser expulsado a base de penitencia y duros castigos corporales.

Clemente Dominguez, coronado como papa y siendo alabado por sus súbditos

Los posibles novicios se captan entre los visitantes de El Palmar y los que contactan con la secta a través de miembros, que están repartidos por todo el mundo. Sus adeptos suelen ser de un nivel cultural aceptable, suelen pertenecer a ambientes tradicionalistas y están resentidos por la “modernización” de la Iglesia Católica. Suelen tener algún trastorno previo o latente, a diferencia de otras sectas en las que sus adeptos suelen iniciarse en todas sus facultades psíquicas pero acaban trastornados.

El adoctrinamiento se lleva a cabo a base de fanatismo y castigos. Los castigos consisten en realizar trabajos físicos duros. Se debe obediencia absoluta a los superiores, y cualquiera que haya entrado un minuto antes que otro es superior. Hay cambios constantes en el ritmo de sueño, la comida es escasa y se hacen múltiples ayunos. La confesión de los pecados es un deber continuo. Pasan todo el tiempo realizando liturgias de hasta diez horas seguidas, de rodillas por supuesto.

Los adeptos viven en abadías separadas por sexos. En pocos días una monja novicia pasa a ser de hermana a madre, y un hermano tarda poco en ser obispo. Las abadías están muy cerca entre sí, algunas en la misma calle. No se puede salir solo a la calle y por ello las puertas están vigiladas. La ropa de calle, dinero, documentación, y pasaportes, son confiscados en muchos casos. La correspondencia es previamente inspeccionada.

Tienen una basílica con un conste de construcción estimado en más de 500 millones de pesetas (3 005 060 de €uros), rodeado de un muro y vigilado por guardias armados. Desde sus inicios, Clemente y sus acólitos se han beneficiado de una riada constante de millones, muchos donados por prohombres y arrugadas damas del nacional catolicismo patrio. Aunque en los últimos tiempos ha remitido y se comenta que están en la bancarrota.

Manuel Alonso Corral, el segundo anti papa de El Palmar

En flagrante contradicción con su supuesta santidad, durante la década de los 90, el papa Clemente fue acusado de abusos sexuales sobre algunos de los sacerdotes y monjas de su orden. En 1997, admitió tales abusos y pidió perdón por ellos (considerando los «pecados de juventud»). Falleció en 2005, a los 58 años. Según sus seguidores estaba destinado a ser el último papa, a ser crucificado y morir en Jerusalén y a regresar de entre los muertos y reinar de nuevo sobre toda la iglesia, con el nombre de Pedro II, que, sin embargo, sería el adoptado precisamente por su sucesor, Manuel Alonso Corral, convirtiéndose así en el segundo papa de El Palmar, que canonizó a Clemente llamándole «Santo Papa Gregorio XVII, El Muy Grande». Corral murió en 2011.

El actual papa tiene 54 años y lo eligieron en 2011 a la muerte del anti Papa Pedro II. Tomó el nombre de Gregorio XVIII. Pero a ocurrido algo curioso. Gregorio XVIII, conocido como Sergio María Ginés Jesús Hernández en el siglo y en su Mula natal, se ha marchado para no volver jamás. Perdió la fe. Eso confesaba a sus fieles, de quienes ni siquiera se despidió, en una carta que encontraron. Aunque otros aseguran que el máximo representante de tan folclórico cisma español, aunque haya perdido la fe, ha encontrado el amor. Y no en su iglesia, donde muchos incluso se alegran de que se haya ido por lo estricto que era, sino en una moza con la que otros aseguran que ya vive en un pueblo de Granada.

El expapa Gregorio, Sergio para los amigos, con su amada, la monja de El Palmar, Nieves Triviño

De hecho, dos días después de su desaparición, el motivo de esa repentina apostasía se hacía presente en la romería de San José, en Monachil, una localidad granadina en la falda de Sierra Nevada. Nieves Triviño Girela, la animadora sociocultural del lugar, aprovechaba la juntanza vecinal para presentar a su novio, y ya “expapa”. Y anunciaba que habría boda «a finales de agosto o principios de septiembre», según confirmaron la familia. No aclaró en qué iglesia ni bajo qué credo.