14/04/2024

William James Vahey, uno de los peores pedófilos en la historia

Artículo de Robert Stand
Durante más de 40 años, William James Vahey había drogado y abusado de cientos de alumnos de las escuelas internacionales en todo el mundo. Una investigación de The Guardian revela que, a pesar de numerosas oportunidades de detenerlo, no se hizo nada.

El 21 de de marzo de 2014, un profesor de 64 años de edad, de nombre William James Vahey se registró en un hotel barato en la pequeña ciudad de Luverne en Minnesota. Vahey había pasado los 40 años anteriores enseñando en escuelas internacionales, desde Arabia Saudí a Indonesia, pero había decidido pasar sus últimos momentos junto a su anciana madre y su hermano, Chris, que vivían en Luverne.

La reserva era un señuelo. En 17:20, Vahey cruzó la carretera y se registró en un segundo hotel, el Quality Inn. Pago en efectivo su habitación, diciéndole a la recepcionista que no tenía tarjeta de crédito porque hacía poco se había declarado insolvente. Arriba, en la habitación 201, se desnudó y se quedo en calzoncillos, doblo la ropa cuidadosamente sobre la mesa y se sentó en la bañera, colocándose una almohada detrás de la espalda.

A mil millas al sur, unos 1.600 km, agentes especiales, en la oficina del FBI en Houston estaban esperando una orden de registro que les permita abrir una unidad flash de 16 gigabytes que había llegado un poco antes a la embajada de Estados Unidos en Nicaragua. En los siete meses anteriores, Vahey había estado enseñando historia en el American Nicaraguan School, una de las 193 escuelas de todo el mundo apoyadas por el gobierno de Estados Unidos para promover la educación al estilo americano. El 11 de marzo, su criada se presentó en las puertas de la escuela, y les entregó la unidad flash. Era parte de los archivos de ordenador que supuestamente había robado de la villa de Vahey unos meses antes.

Más tarde se supo que la unidad contenía fotografías de al menos 90 niños adolescentes inconscientes, desnudos o parcialmente vestidos. Las imágenes de abuso, que datan de los años 2008 al 2013, estaban ordenadas en carpetas con títulos como “Panamá Trip”, “viaje de Costa Rica” y “viaje de baloncesto”. Vahey había llevado a estas excursiones mientras enseñaba en otras dos escuelas privadas internacionales en Caracas y Londres.

La directora de la American Nicaraguan School, Dr. Gloria Doll, inmediatamente relaciono a Vahey con las imágenes. Confesó que había pasado toda la vida drogando a sus alumnos y abusando de ellos. «Abusaron de mi cuando era un niño, por eso que hago esto», dijo a Doll, según una declaración jurada del FBI. «He estado haciendo esto toda mi vida». La magnitud completa de sus delitos sólo tomara cuerpo en los siguientes meses: 40 años de abusos en 10 escuelas internacionales en ocho países, desde Arabia Saudí a Indonesia, y de Venezuela en el Reino Unido. El FBI lo describió como uno de los pederastas más activos que ha visto en su vida. Era inexplicable como no se hizo nada para detenerlo.

Actualmente, una investigación de cinco meses realizada por The Guardian, ha puesto de manifiesto que los indicios de pederasta señalaban en muchas ocasiones sobre Vahey. Compañeros, padres y superiores vieron todos los indicios de que habrían indicado haber drogado y abusado de los niños. Sin embargo, no se hizo nada para detenerlo. Más de dos años después de que Vahey fuera descubierto por primera vez, los profesorea y administradores que trabajaron con él, todavía están ahondando sobre lo que intuían sobre su actitud.

Vahey no fue detenido después de confesar en Nicaragua. En lugar de denunciarlo, la directora Doll lo despidió y comunico los abusos a las autoridades de Estados Unidos, a través de la embajada en Managua, capital de Nicaragua. Al día siguiente, Vahey tomó el vuelo 344 de American Airlines a Miami. El FBI tenía un agente listo para interrogarlo cuando hiciera escala en Miami destino a Atlanta, pero de nuevo Vahey se fue sin ser detenido. Todavía no está claro si el material en la unidad flash había sido filmado por Vahey o simplemente descargados de Internet. «No había ninguna orden de arresto u orden de registro de su residencia, por que estos casos necesitan tiempo para investigarse», le dijo el agente especial del FBI, Carlos Barrón, a un reportero de Univisión, una emisora de televisión en español con sede en los EE.UU..

Desde Atlanta, Vahey podría haber ido a su casa familiar en la playa, en Hilton Head Island, un pintoresco tramo de costa atlántica en Carolina del Sur. Vahey compartía la casa con su esposa Jean, con la que tuvo dos hijos, y que en ese momento estaba trabajando en Londres como directora del European Council of International Schools. Decidió entonces dirigirse hacia el norte de Minnesota, donde su madre estaba internada en una residencia de ancianos.

A la mañana siguiente de que Vahey se hubiera registrado en el hotel, el gerente del Quality Inn no pudo ponerse en contacto con Vahey. Se dirigió a la habitación y abrió con la llave maestra. Vahey estaba muerto en la bañera, y ya sufría el rigor mortis, con su torso manchado de sangre. En el suelo había un cuchillo de cocina de 20 centímetros. Cajas de pastillas estaban dispersas por toda la habitación, junto con una nota de suicidio para su familia.

El forense adjunto del condado de Rock, el Dr. Richard Morgan, indico que no encontró señales de violencia. Morgan introdujo su dedo fácilmente en una profunda herida en el pecho de Vahey y concluyó: «causa de la muerte: herida autoinfligida con cuchillo en el pecho”. El tormento de Vahey desde que fue señalado había terminado. La de sus víctimas, su familia, sus colegas y superiores en todo el mundo, estaba a punto de comenzar.

La escuela Southbank Internacional en el centro de Londres se encuentra muy cerca de la embajada china en Portland. La escuela, que cuenta con unos 350 alumnos, de entre 11 a 18 años, alberga a los hijos de los millonarios. Cuando Vahey llegó allí como un maestro en septiembre de 2009, los padres pertenecían a todas las categorías: un gestor de fondos multimillonario, ejecutivos de petroleras rusas, un entrenador de fútbol de ligas mayores y diplomáticos de los EE.UU., Kuwait, Omán y embajadores. «Si usted fuese abogado, se situaría entre los más pobres», le dijo un padre. «Southbank le dio un punto de vista diferente de la riqueza». Los alumnos pagaban la comida en la cantina a 5 libras con billetes de 50 libras. Las bolsas de regalos entregadas a final de una fiesta de cumpleaños contenían iPods de última generación.

Entrada a la Vahey International school

Southbank es propiedad de Cognita, una compañía privada que posee otras 67 escuelas en toda Europa, América Latina y el sudeste asiático. Pero sigue siendo parte de una comunidad global mucho mayor de escuelas internacionales, definidas por los planes de estudios reconocidos internacionalmente, que se imparten en inglés. Era un mundo familiar para Vahey, el hijo de un piloto de la fuerza aérea de Estados Unidos, que de niño asistió a escuelas internacionales y escuelas del Departamento de Defensa de Estados Unidos en Inglaterra y Japón.

Vahey estuvo de maestro en Southbank hasta el año 2013, y fue tan elogiado por los padres de los alumnos, que lo votaron el profesor más popular en una encuesta escolar. De hecho, Vahey había abusado de al menos 54 muchachos, de entre 11 y 16 años, en los viajes internacionales de la escuela. Cuando se anunció la muerte de Vahey, no se habían hecho públicos sus crímenes cometidos. La escuela dijo que Vahey había muerto de un ataque al corazón. En Londres, el personal del colegio creo un libro de condolencias. En Yakarta, donde Vahey había enseñado durante una década, el director Tim Carr apremió al personal para recordar a un «miembro ejemplar de la comunidad».

Tres semanas más tarde, el 22 de abril de 2014, el FBI hizo un anuncio sorprendente. Estaban poniendo en marcha una «investigación de delitos sexuales internacionales» ocurridos durante la carrera de maestro en los 42 años que ejerció Vahey en Nicaragua, Reino Unido, Venezuela, Indonesia, Arabia Saudita, Grecia, Irán, España y el Líbano. «Nunca he visto otro caso en el que una persona pueda haber abusado de tal cantidad de niños durante tan largo período de tiempo», dijo a los medios de comunicación el agente especial Patrick Fransen.

La noticia corrió como la pólvora a través de la red de las escuelas internacionales y fue emitido por canales de televisión de todo el mundo. “Estaba en la cama y mi hijo vino corriendo a mi habitación con un ordenador portátil con la cara de Vahey en él; uno de los padres Southbank me dijo exaltado: «Yo sabía que era un pedófilo, pero nadie me creyó«. Los padres al dejar a los niños en Southbank a la mañana siguiente estaban confusos.«Cada niño que estuvo en esos viajes se preguntara: ¿me lo habrá hecho a mi?», comento una madre.

En una carta invitando a los padres a una reunión de emergencia, el director ejecutivo de la escuela, Graham Lacey, escribió que cuando se enteró de la investigación del FBI, “se sentía, como algunos de ustedes estarán sintiendo ahora, físicamente enfermo”. La evidencia sugiere que Vahey había abusado de cientos de niños en todo el mundo.

Vahey afirmó que «no hacía daño a cualquier chico», según una declaración jurada al FBI. «Ellos no saben lo que les había ocurrido», dijo. «Estaban completamente dormidos». Eso no era del todo cierto. A la mañana siguiente, algunos despertaban con sospechas acerca de lo que les había ocurrido. Pero es cierto que la mayoría de las víctimas de Vahey no sabían que habían sufrido abusos. Los padres ahora se encontraban con un dilema terrible: averiguar si su hijo estaba en los archivos fotográficos de Vahey, lo que desencadenaría un trauma terrible.

En Southbank Internacional, el dolor se volvió ira. Los alumnos destrozaron el salón de Vahey, arrancando las cosas de las paredes, colocando las sillas patas arriba y rompiendo los cd’s, dijo una fuente. Mientras tanto, los ex compañeros de todo el mundo se preguntaron si habían hecho lo suficiente para actuar sobre la confianza que Vahey uso inadecuadamente de los niños a su cuidado.

En donde Vahey enseñó, marcó de inmediato su territorio. Era puntilloso y usaba la intimidación con los compañeros, criticando cómo debe ser aplicado el plan de estudios y negándose a ceder en los horarios. Algunos colegas descubrieron su enseñanza mediocre. Muchos simplemente aprendieron a apartarse de su camino.

Vahey siempre se cuidaría de embaucar y adular a los superiores y a los padres. En Venezuela, se ganó una reputación como una persona generosa y digna de confianza, trabajando duro en las sesiones de baloncesto los sábados por la mañana para los padres, el personal y los niños. En Indonesia, iba a rezar a los templos, en lo que ahora ex compañeros creen que fue un intento de congraciarse con ellos. Al charlar, solía caer en pequeñas referencias al papel destacado de su esposa en el European Council of International Schools.

Con su personalidad ficticia ya establecida, Vahey creó un club de viajes, si no exitia uno previamente. Incluso si había 36 chicos a su cargo en un viaje, trataba de persuadir a los superiores que no hacía falta que fuera ningún maestro de apoyo. Dijo a cualquiera que objetase su idea que tendría la ayuda de guías locales. Él elegiría el maestro que le ayudaría, ofreciendo la posibilidad de otro viaje si se comportaban conforme a su parecer. Para asegurarse de que no fuese capturado, Vahey ha drogado a veces a sus compañeros.

A medida que se acercaba el viaje, Vahey se encargaba del alojamiento donde todos iban a dormir. Se quedaba en custodia todas las llaves de las habitaciones, y luego por la noche acudía a drogar a los chicos de los que quería abusar. Cuando sus objetivos se dormían o se «sentían enfermos», Vahey lo achacaba a una intoxicación alimentaria o la deshidratación, o bien los llevaba a su habitación y les ofrecía cuidar de ellos en su propia cama. De acuerdo con una revisión oficial de sus actividades en Londres por los expertos en protección infantil del Reino Unido, Vahey seleccionaba a los más vulnerables: los niños con dificultades de aprendizaje, dificultades de lenguaje o problemas familiares.

Un colega que lo había acompañado en un viaje me dijo que tenía una cámara e insistió a otros compañeros durante el viaje que no debían tocarla, sin duda, porque seguramente había fotografías de niños, de los abusos. Para asegurarse de que no fuese capturado, Vahey habría drogado también en algunas ocasiones a sus compañeros. «Bill vino a mi tienda de campaña con una taza de algo», recordó un maestro que acompaña Vahey en un viaje de senderismo con 30 niños. «Me tome un sorbo e inmediatamente supe que había algo más en la taza. Bill insistió en que me bebiera la taza entera. Bebí todo el contenido y luego no recuerdo hasta que desperté a la mañana siguiente. Asumí que me estaba drogando para sacarme fotos».

Increíblemente, Vahey se trasladó de una escuela a otra en su carrera profesional de cuatro décadas, y nunca salió a la luz que era un pedófilo condenado. En 1969, mientras trabajaba como ayudante de un profesor en Long Beach, California, había sido condenado de «comportamiento lascivo» por acariciar los penes de los niños tan jóvenes, de siete años, mientras les enseñaba a nadar.

Se declaró culpable, le dijo a su oficial de libertad condicional que estaba «arrepentido y se sentía humillado» por sus acciones y admitió que había comenzado a tocar a los chicos cuando tenía 14 años. El oficial dijo que los planes de este «delincuente sexual con trastornos mentales” para intentar llevar una carrera en la educación «habrían sido destrozados por su condena».

En 1970, con 20 años, Vahey salió en libertad de la cárcel en California tras cumplir una sentencia de 90 días por abuso de menores. Fue inscrito en el registro de delincuentes sexuales, lo que le obligaba a comunicarle a las autoridades cuando cambiaba de dirección. Sin embargo, parece que no lo hizo, y las autoridades no llevaban un control estricto y continuo de Vahey. Según el diario canadiense, National Post, cuando el registro de pederastas del estado de California se puso en líonea y se podía acceder desde Internet, en 2004, el nombre de Vahey no se incluyó porque ya no vivía en el estado.

Hizo una licenciatura en ciencias políticas en la Universidad del Estado de California y en 1972, después de dos años de libertad condicional, viajó a Irán para enseñar en la escuela americana en Teherán, seguido por períodos cortos en las escuelas de Estados Unidos en Beirut, Madrid y Atenas. En 1980, se trasladó a Dhahran, Arabia Saudí para enseñar a los hijos de los trabajadores estadounidenses de la gigante del petróleo, Saudi AramcoSaudi AramcoEs una compañía saudí dedicada al petróleo, gas y productos petroquímicos, con origen y sede central en Dhahran, que emplea a 76 000 personas en todo el mundo. Los orígenes de Saudi Aramco se remontan a la escasez de petróleo en la Primera Guerra Mundial y la exclusión de las compañías norteamericanas de Mesopotamia por el acuerdo de petróleo de San Remo en 1920. Wikipedia. Vahey estaba casado con Jean, y en 1981 la pareja tuvo un hijo, que sería acompañado de un hermano, dos años más tarde.

En 1992, Vahey se trasladó a la Jakarta International School (JIS) en Indonesia, que es supervisado, en parte, por las embajadas de Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos. Al cabo de tres años, su esposa Jean fue ascendida a jefe adjunto y Vahey se dedico a enseñar historia del mundo a sus alumnos.

Después de un tiempo, su afinidad con los chicos a los que enseñaba comenzó a parecer una reunión de colegas. Profesores del JIS han dicho a The Guardian que recibieron múltiples informes sospechosos: Vahey dormía con chicos en tiendas de campaña en las excursiones de senderismo; había niños que caían enfermos de la noche a la mañana y acababan en su habitación; sus peticiones para ser el líder de los grupos para chicos que irían de excursión al extranjero eran demasiado frecuentes.

En mayo de 1996, Vahey se hizo cargo de un viaje de 90 alumnos de 14 años: cinco días de caminata, escalada, rafting, cerca de la presa Jatiluhur en una región tropical a 70 kilometros al este de Yakarta. Cuando llegaron, Vahey dividió a los alumnos en grupos de más o menos una docena de niños y niñas. Vahey insistió en dormir en la misma tienda con su grupo, a pesar de que a los maestros se les proporcionó sus propias tiendas.

Una vez finalizado el viaje y estuvieron de regreso, un maestro había oído por casualidad a los chicos hablando acerca de lo «raro» que era tener que compartir la tienda de campaña con Vahey. Informó de sus sospechas a Bruce Leiper, el director de la escuela secundaria, y al subdirector, Geoff Smith. Lo hizo, pero no fue una decisión fácil. «Jean Vahey ocupaba un alto cargo no sólo en la comunidad JIS sino también el circuito de las escuelas internacionales», dijo el profesor. «Estaba preocupado por si mis decisiones podrían incidir en mi empleo y mis oportunidades de promoción en el futuro».

Contactados por The Guardian, Leiper y Smith dijeron que no recuerdan a nadie hablar de la cuestión de porque compartía Vahey las tiendas de campaña con los alumnos en esos viajes. Sin embargo, Leiper dijo que en alguna ocasión, alrededor de 1998, se había enfrentado a Vahey después de que dos niños se habían puesto enfermos en un viaje escolar y que Vahey quería pasar la noche con ellos, en palabras de Leiper, «recuperarse». «Hemos tenido una larga conversación con él y me dejó claro que en ningún caso cree que vuelva a ocurrir de nuevo ya que resultaba muy peligroso que enfermaran», dijo Leiper. «No teníamos la más mínima sospecha de que Bill estaba haciendo lo que estaba haciendo, pero intuía que podría ser un problema».

Durante su estancia en Indonesia, la familia Vahey vivía en Countrywoods, una comunidad cerrada de expatriados en el sur de Yakarta, con espacios suficientes, abiertos, para que sus dos niños pudiesen jugar. Los Vahey invitaron regularmente a los amigos de sus hijos a dormir en su casa; tenían una mesa de billar, los mejores videojuegos y las últimas películas. Vahey utiliza el echo de dormir fuera de casa como una oportunidad para captar a los jóvenes muchachos.

Uno de los invitados, al que llamaremos Juan, accedió a hablar por vez primera acerca de lo sucedido. Ahora es adulto.

Una noche, cuando tenía sobre 14 años, él y varios amigos fueron a ver una película a casa de Vahey, pero de repente se encontraron con una extraña sensación de sueño y de repente se quedaron dormidos. Juan fue el primero en despertarse al día siguiente y recordó sentirse aturdido. Se dio cuenta de que llevaba unos pantalones cortos diferentes a los que debía llevar, mientras que su amigo llevaba los suyos. Su amigo se dio cuenta de que su ropa interior había desaparecido.

Durante los siguiente dos meses, hemos recordado incidentes extraños al acudir a dormir a casa de los Vahey, dijo Juan. Sospechamos claramente, que Bill nos estaba drogando. A la hora de acostarnos, Vahey repartía galletas Oreo y vasos de agua, proponiendo una carrera de quien comía más rápido, para ver quien se quedaría con el mejor colchón para dormir. Vahey inspeccionaba las bocas de los chavales para asegurarse de que se habían tragado todo.

A pesar de sus sospechas, Juan dijo que no se sentían seguros para acusar a Vahey. La comunidad estaba unida y no podían evitar ir a casa de Vahey a dormir. Entonces, una noche, unos meses más tarde, los Vahey cuidarían a Juan cuando sus padres se fueron de viaje de fin de semana.

Bill me llevó a un rincón de la cocina, me dio una galleta Oreo y me propuso un concurso de comer rápido las Oreo, dijo Juan. Me sentía impotente porque sabía lo que estaba haciendo, pero mis padres estaban fuera de la ciudad y me sentía indefenso. Estaba frente a un adulto que se suponía iba a cuidar de mí. Estaba asustado y me trague la Oreo. Pude probar el sabor amargo en la parte posterior del paladar. No podía huir de su casa. Fui al baño y encontré aplastada entre mis dientes molares una píldora azul. Saque lo que quedaba, pero me había tragado gran parte de ella ya. A los 10 minutos estaba fuera de combate y no desperté hasta el día siguiente.

Cuando los padres de Juan regresaron a casa, les dijo lo que había pasado, y lo que imaginaba de las veces anteriores.

Nunca dudamos de que dijera la verdad, pero nos costó tiempo procesar la información y pensar las decisiones a tomar para elegir el mejor camino para seguir, dijo la madre de Juan por teléfono. Mi marido y yo queríamos ir a la casa de Bill y darle una paliza por lo mierda que era, pero decidimos no hacerlo. En última instancia, hemos tomado la decisión de hablar con el director de la escuela y el director de la escuela secundaria.

La madre de Juan recuerda que en la reunión, el director, Niall Nelson, «parecía escéptico» sobre el incidente. También estaba preocupada por poner a su hijo contra la justicia, a sabiendas de que la esposa de Bill, Jean era la jefa adjunta de la escuela, y que sería su palabra contra la de un niño. Dijo que Nelson no quería tomar una decisión a menos que hubiera otro informe, en cuyo caso serían capaces de ejecutar acciones contra Vahey.

Geoff Smith, que había sido ascendido a director de la escuela secundaria, recordó que le había parecido «una historia muy extraña» y admitió que era difícil creer que Vahey estaba usando las galletas para poder abusar de los niños, sobre todo porque no había evidencia física. Él, sin embargo, sintió que «tenía una información muy importante».

Smith hablo con Nelson para discutir la dirección a seguir. «Lo único que decidimos de forma indiscutible, fue pedir a todos los acompañantes en los viajes del club, y en especial en los que iba Vahey, por si había habido algo inusual con niños que se ponían enfermos de repente en los viajes o apaños extraños para dormir de forma poco corriente», dijo Smith.

Pero Nelson, ahora casi retirado y viviendo en Inglaterra, negó que la madre de Juan le hubiera contado alguna cosa sobre el incidente de la galleta. «No hubo ningún descubrimiento específico de alguna droga en las galletas Oreo, que yo hubiera observar», dijo Nelson en los correos electrónicos. «El padre que me indicó que su hijo se había despertado con una sensación de somnolencia y con las ropas desordenadas, me explico que no quería hacer acusaciones, para no involucrar a su hijo o para continuar con el asunto».

Sin pruebas concretas concluyeron que no había nada más que se pudiera hacer. También dijo que Smith no le había dicho nada a él acerca de las drogas o las galletas y que recibió otros informes de comportamiento sospechoso por parte de Vahey.

Nelson, que ahora ofrece servicios de consultoría puntuales a una empresa de asesoramiento a escuelas internacionales, dijo que estaba «profundamente consternado y enojado con el daño y el dolor que había causado Bill Vahey, a tantos niños y a sus familias».

Nada es comparable al dolor sufrido por las víctimas de Vahey, pero muchos de sus antiguos colegas, incluyendo Smith, han sentido una considerable angustia personal sobre el caso. «Tenemos que encontrar la manera de mantener esas conversaciones cuando todo lo que tenemos es una noción, aunque no tenemos pruebas concretas.» JIS ha tenido tres directores de escuela desde que Nelson se retirara. El director desde el año 2010, Tim Carr, dijo que bajo su dirección, la escuela ha reforzado los protocolos de «garantizar la máxima protección de nuestros alumnos».

«Creo que un gran número de personas, probablemente, lo sabían y no hicieron nada al respecto», dijo Juan. «No habría llegado tan lejos. Todo lo que tenían que hacer era una llamada a la embajada de Estados Unidos. Bill era un pedófilo condenado». El FBI podría haber solicitado una verificación de antecedentes penales de Vahey en los EE.UU., que habría desenmascarado que era un pederasta condenado.

No hay pruebas que sugieran que Jean conocía los crímenes de su marido, y la investigación que llevó a cabo la policía metropolitana de Londres concluyó que su marido estaba actuando en solitario. Jean no respondió a una solicitud para una entrevista respecto a esta investigación, y es que la mayoría de los crímenes de Vahey parecían haber sido cometidos en el transcurso de viajes escolares en los Jean no estaba presente. Sin embargo, los profesores, los padres y las víctimas se preguntan si, sin su conocimiento, Vahey explotaba la influencia de Jean como una líder en el circuito de escuelas internacionales para usarla de tapadera de sus crímenes.

«La gente no quería involucrarla, no solo por su poder, sino por su carisma», dijo una fuente de JIS. La revisión de oficio por los expertos en protección infantil citó una ocasión, tras una valoración, que Bill Vahey amenazó con usar la influencia de Jean para poner un «muro de hormigón» para que nadie se entrometiera en su carrera. «Sin pruebas concretas, especifico, se sentía como si Bill fuera a prueba de balas».

En 2009, después de haber servido como directora de la Escuela Campo Alegre en Caracas durante siete años, Jean se trasladó a Londres para convertirse en la presidenta ejecutiva del Consejo Europeo de Escuelas Internacionales. Vahey estaba dispuesto a reunirse con ella y escribió a la Escuela Internacional Southbank para solicitar un puesto, mencionando la posición de Jean. Se jactaba de que sus viajes de vacaciones de primavera proporcionan experiencias «muy lejos de unas vacaciones típicas en familia» y de su «agradecimiento especial para el grupo de la escuela secundaria».

El puesto no fue anunciado públicamente y la entrevista se llevó a cabo por el director, Terry Hedger, únicamente. Se pidieron verificación de los antecedentes penales, pero eran insuficientes. Las autoridades venezolanas confirmaron a los administradores de Southbank Internacional que Vahey no fue condenado en los siete años que trabajó allí. Pero, de acuerdo con un informe de Hugh Davies, un abogado del Grupo Cognita, que revisó el contrato de Vahey de Southbank después de su muerte, la escuela no investigó en otras jurisdicciones donde Vahey había trabajado. Davies descubrió que la única manera de Southbank Internacional podría haber obtenido los antecedentes penales en Estados Unidos de Vahey habría sido que se lo preguntaran directamente a él. Finalmente, la escuela es lo que hizo, pero no realizó ninguna reclamación cuando no recibió el informe.

Una investigación de expertos en protección infantil del Reino Unido descubrió que un «enfoque estructurado de la contratación» en la comunidad internacional. Y que algunas escuelas, fueran del tipo que fueran, investigaban en todos los países en los que un profesor había trabajado anteriormente, para obtener una verificación de antecedentes penales correcta. Incluso hoy en día, sigue siendo difícil determinar si un nuevo profesor en una escuela internacional, tiene pasado criminal, ya que los sistemas de seguridad de muchos países, simplemente no están preparados para efectuar tales controles.

Un administrador de la escuela en Venezuela, donde Jean había estado a cargo unos meses antes, dijo: «Bill lleva a varios grupos cada año de viaje y si hubiera habido un problema en cualquier momento, habría cobrado visibilidad inmediata». La referencia indicada por Nelson, el director de JIS, mientras Vahey estaba allí, es era considerado «un profesional consumado», juicio que se hizo de buena fe, y sin referencias.

Los Vahey llegaron a Southbank Internacional a finales del verano de 2009, la escuela estaba pasando por un período de agitación, ya que los padres estaban cada vez más descontentos con la forma en que se estaba llevando el asunto. El personal no era objeto de evaluación, y no hubo consecuencias para aquellos que acudieron a las reuniones fuera de tiempo, comentó un profesor. En el año 2011, un grupo de investigación creado por cuatro padres, mandaron un comunicado expresando la frustración de que el nuevo propietario privado, el grupo Cognita, era culpable de “grave saqueo de la escuela” para exprimir al máximo los beneficios.

En estas aguas revueltas, Vahey, llega a pensar que algunos miembros del personal lo ven como un bicho raro. «Era como si tuviera en una maleta de viaje guardadas las lecciones de clase y los grupos de viaje preparados anticipadamente», dijo un miembro del personal. «Fuera a la escuela que fuera, no se desviaba de su plan. Lo tenía todo estudiado. Los viajes con los chicos, el método de estudios y como poder abusar de los niños».

Durante los siguientes cuatro años, Vahey realizó 11 viajes, incluyendo Nepal y Jordania. Después de los viajes, hacía presentaciones con las diapositivas para que pudieran verlo los padres, los alumnos y el director. «No podíamos creer lo que estábamos viendo», dijo un padre que asistió a una de estas presentaciones. «En pantalla salían las imágenes de los niños con sus torsos desnudos, niñas de 15 años en bikini. Dio a un niño de 13 años, el premio «imán para las chica». Era muy incómodo».

Ahora sabemos que, estando Vahey en Southbank, los profesores informaron de su comportamiento sospechoso en cuatro viajes diferentes, ya sea al director de la escuela o al profesor encargado de la protección del niño. En dos viajes, profesores informaron por que Vahey cuidaba a los alumnos enfermos en su habitación. También se informó de la insistencia por estar a solas con un niño que estaba enfermo, y en otra se informó de una discusión sobre pornografía con los alumnos. No hubo «un claro patrón de conducta que fuera específicamente inadecuado lo que hubiera sido suficiente para que Vahey fuera detenido», dijo Hugh Davies de Control de Calidad en su informe a los padres.

En una rara ocasión en la que Vahey fue amonestado por su comportamiento, un padre había protestado por un comentario inapropiado que Vahey había hecho a los alumnos, y se quejó a Terry Hedger, el director. La decisión de la escuela de no dejarlo hacer más excursiones, dijo en un correo electrónico a Hedger, «realmente cambio mi punto de vista sobre él». Se quejó de que esta decisión «socavaría mi reputación y posición en la comunidad».

Hedger le aseguró: «No se preocupe, su reputación no debe verse afectada. El problema es que algunos padres vengativos han encontrado una manera de ejercer presión injustificada sobre el profesorado». Hedger dijo a los investigadores:«.. Yo no soy capaz de dar una justificación o explicación a estos comentarios». Más tarde dijo a The Guardian que si hubiera conocido como se iba a desarrollar tal como lo sabe ahora, «habría hecho las cosas de manera diferente».

Southbank Internacional dice que ha habido «un cambio cultural profundo» bajo un nuevo liderazgo. En la actualidad hay controles obligatorios de antecedentes penales para los nuevos empleados en todos los países en los que han vivido o trabajado siendo ya mayores de edad. «Como nos dimos cuenta del abuso de Vahey, hemos trabajado sin descanso para fortalecer todos los aspectos de la seguridad de los menores en Southbank», dijo una portavoz del Grupo Cognita.

Finalmente, detectives de Scotland Yard, confirmaron que 53 niños, de 11 a 16 años de edad, de la escuela Internacional Southbank aparecieron inconscientes en la colección de fotos de la llave USB que se descubrió en Nicaragua. Se pusieron en contacto con las familias de todos los niños que habían estado en los viajes de Vahey y les planteaban una pregunta terrorífica: ¿Desea saber si su hijo está entre las víctimas?

A los padres se les dijo que podían entrevistarse con un detective y un trabajador social asignado a su caso en sus hogares, en una comisaría de policía o en las oficinas de los trabajadores sociales. «Mi esposo no creía que nuestro hijo debiera ir, tratando de protegerlo, al no tener una idea de la gravedad del contenido de las fotografías, ya que se trataba de violencia sexual, tocamientos o desnudos», dijo una madre. «Fui por mi cuenta y tuve que decidir si deseaba compartir lo que me dijeran con mi marido y mi hijo. Tuve que convencerme a mi misma, de lo horrible que sería, y si podría vivir con ello».

Muchos decidieron no saber. «Hay una sensación de querer esconder la basura debajo de las alfombras», dijo una fuente cercana a la comunidad escolar. «Algunos quieren comentarlo abiertamente, mientras que otros no quieren volver a hablar de ello nunca más».

Finalmente, en el verano de 2013, Vahey iba a jubilarse. Su último puesto fue en la escuela americana en Nicaragua. Llegó solo al país en agosto, Vahey se instaló en una villa completamente amueblada de tres dormitorios, a siete minutos de camino de la escuela.

Al principio, todo parecía ir sobre ruedas. «La escuela me tiene todo organizado para ser el entrenador del equipo de baloncesto y me han seleccionado para ir a la Ciudad de México a una conferencia en octubre, que Jean va a presentar, por lo que veo que están cuidando muy bien de mí», dijo en un correo electrónico a los ex colegas en Londres. «¡La temperatura aquí llega a 90° F (32° C) casi todos los días y le encanta!» Vahey era «encantador, muy popular», dijo un estudiante más adelante en un periódico local.

Luego, a finales de noviembre de 2013, llegó el robo de su equipo informático. De repente, una montaña de evidencias digitales que detallaba muchos de sus abusos, había caído en manos ajenas.

Unos días más tarde, cuando no contacto, como estaba previsto, a través de Skype con su esposa Jean que estaba en Londres, llamaron a la escuela para comprobar su paradero. A la mañana siguiente, un representante de la escuela fue a ver a Vahey y lo encontró inconsciente en la cama de su casa. No parecía haber ninguna señal de vida. A las 10.03 de la mañana, la directora, Gloria Doll, envió un correo electrónica a los profesores y padres comunicándoles que «con gran pesar le informamos de que Bill Vahey, nuestro maestro de estudios sociales de noveno grado, ha fallecido este fin de semana… Lo echaremos mucho de menos, ya que fue, sin duda, una parte importante de nuestra comunidad».

Pero ─según Confidencial, un periódico local─ mientras la oficina de Vahey se iba llenando de flores y fotografías de los compañeros en muestra de luto, los oficiales forenses en la escena donde Vahey había fallecido, encontraron débiles señales de vida. Vahey fue trasladado al hospital y comenzó a recuperarse. La directora Doll envió otra circular rápidamente: «¡Es una noticia maravillosa y un milagro al mismo tiempo. Creemos que este será el Día de Acción de Gracias más maravilloso que jamás podríamos haber imaginado!»

«Con un sentimiento de admiración, asombro y alegría me encuentro escribiéndole a usted», dijo Vahey a sus colegas por correo electrónico el 2 de diciembre. «Esta última semana ha sido bastante turbadora, y me siento afortunado de comunicarle que me siento mucho mejor. En momentos como este, uno no puede dejar de reflexionar sobre el sentido de la vida».

Comunicó que estaba volando a Atlanta para hacerse unas pruebas y que estaría de vuelta en enero. Cuando Vahey regresó, les explico a los conocidos que había sido mordido por una araña venenosa. Ahora, con el tiempo y una perspectiva con referentes, parece que había tratado de suicidarse. Cuatro meses más tarde, en la habitación 201 del hotel Quality Inn en Luverne, lo hizo de forma exitosa.

A finales de marzo de 2014, con Vahey finalmente muerto y el FBI estudiando detenidamente las pruebas que había recibido de Nicaragua, Jean Vahey envía una invitación a los colegas y amigos de su marido en todo el mundo para asistir a una «celebración» de la esplendorosa vida que había tenido su marido, que se celebraría en su casa de Carolina del Sur. «La muerte de Bill nos ha dejado a todos con el corazón roto», escribió su viuda. «Sin embargo, el amor y el apoyo que he recibido de la familia, los amigos y los alumnos que instruyó, así como tutelando y dirigiendo viajes que, al final, han demostrado el impacto que tuvieron en la increíble vida que llevaba».

La noticia de los crímenes de Vahey no se hizo pública durante unas semanas. Las donaciones, dijo Jean, deben ir a los niños del proyecto de Haití, para enseñar y alimentar a los niños, en uno de los países más pobres del mundo.

«Tenemos plena confianza en que todos los que vengan traigan Bourbon y Coca-Cola Light, la historia de su salvaje recorrido y la increíble “broma Vahey”», agregó Jean. Por la costa del Atlántico, irían a «brindar por un hombre que vivió una vida que marcaba diferencias».

FUENTE

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO