22/05/2024

Un viaje en el tiempo: informática de 2003

Hoy nos vamos a dar un paseito por algunos de los equipos del año 2003. Algunos, como yo, nos lo pasamos muy bien observando las características de equipos, que hace tan solo 15 años eran lo mejor de lo mejor. Para empezar, era muy normal comprar los ordenadores montados. Os puedo decir que el primer ordenador que me compre es un hermano gemelo de uno de los que sale aquí, el Supretech One, pero de Intel. Recuerdo que lo pedí a Madrid por internet, en un cibercafé que había enfrente de la estación de autobuses de Castellón. Tardo en llegar como una semana. Por supuesto no traía sistema operativo. Tuve que pedir uno prestado, y cuando lo puse en funcionamiento la tarjeta de red no funcionaba. Recuerdo que el técnico que vino a instalarme al ADSL, vio que en su portátil funcionaba y me dejo plantado, pues a él le funcionaba. Llame a Madrid y vino un chaval de aquí que estaba trabajando para ellos de servicio técnico y me cambio la tarjeta de red. Podía utilizar mi magnífico modem de 256kbps que no llegaba a esa velocidad ni tirándolo por la ventana. Todos los datos e imágenes pertenecen a la revista Personal Computer & Internet (PCIPersonal Computer & InternetWikipedia) de 2003. Lo que he aprendido con esa revista.

La última imagen es de dos equipos portátiles de la época. Uno es Apple y el otro un PC clónico. Pero si miráis los datos y los comparáis, lo que le falta al PC es la tarjeta gráfica y poco más, incluso, en algunos componentes y características del PC se doblan en potencia a las de Apple. Hay que mirar el precio: diferencia abismal. Para ver la imagen a mejor resolución aquí.
SUPRATECH
En las fábricas españolas las máquinas tienen nombre y apellidos. De ellas cuelga un albarán que contiene las especificaciones solicitadas por el cliente, cada ordenador es montado a mano y comprobado minuciosamente. Así sucede en DTI, dedicada a la importación de componentes informáticos desde 1996. Está localizada en Boadilla (Madrid) y su nueva línea de negocio es la fabricación de ordenadores -unos 80 diarios- llamados Supratech. Hablar con el director general y fundador, Joaquín Aguilera, es disputarse los minutos con numerosos proveedores de Taiwan, con los que mantiene contacto telefónico diario. Aguilera acumula 12 años de experiencia, tras los que está seguro de que solo los métodos directos de venta (teléfono e Internet) abaratan los costes. Así, su modelo es semejante al de Dell, pero con medios más modestos. Un ordenador Supratech es entregado en un máximo de 72 horas y su comprador puede encontrar financiación en la propia DTI. Pero el afán competitivo de Aguilera, quien diseña sus propios equipos, va más allá. Sus técnicos acompañan al cliente durante una hora para salvar sus dudas y prestan asesoría a las empresas que lo demanden. «Se trata de ganarse el cliente uno a uno». DTI prevé vender entre 30 000 y 40 000 equipos Supratech en 2003, lo que debería generar unos ingresos entre 25 y 30 millones. De momento, Aguilera rechaza la posibilidad de montar portátiles, PDA o impresoras: «Nos centramos en el PC y pretendemos sorprender al mercado con un nuevo equipo compacto que está en fase de prototipo. No podemos compararnos en I+D o marketing, pero vendemos ordenadores con nombre e iguales componentes y prestaciones», sostiene con seguridad Joaquín Aguilera. El de DTI y su marca Supratech es el caso de cómo una empresa española trata de encontrar sitio entre los HP, Dell, Acer, Fujitsu Siemens o Apple.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO