Un poco de mitología nunca sienta mal