24/06/2024

Un poco de mitología nunca sienta mal

La mitología en el mundo antiguo, más exactamente en la Antigua Grecia, trataba de responder a las preguntas que nos hemos hecho todos los humanos, o la gran mayoría de ellos, alguna vez en la vida: quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos, para que cojones estamos aquí… Todas estas preguntas recibían respuesta con criterios más o menos acertados en las obras clásicas y, para ello, crearon esos inmortales relatos en los que unos dioses que vivían en el Olimpo, que por cierto se asemejaban muchísimo a una buena compañía de teatro inglesa, intentaba recrear escenificaciones para explicar de forma clara y precisa las posibles soluciones a cuestiones tan existencialistas para los humanos y, de paso, que estas pudieran ser entendidas por el mayor número de mortales. Si lo miramos con detenimiento, el Olimpo, sus historias y los dioses eran lo más parecido a cualquier día de emisión de Tele 5. Para comprobar si es verdad lo que hemos explicado en esta breve introducción, vamos a fijarnos en algunas de estas historias.

AQUILES Y SU FAMOSÍSIMO TALÓN
Quizás lo de talón de Aquiles no sea la historia más conocida, pero quien no ha oído decir a alguien a voz en grito: «aquí va a arder Troya». En España utilizamos por semejanza frases como «se va a armar la marimorenaLa MarimorenaNo sabemos si el nombre de esta señora era porque se llamaba María Morena o porque tenía el mote calificando el color oscuro de su pelo. El caso que esta señora y su marido tenía una taberna y un día aparecieron por ella unos soldados sedientos, a los que la buena señora decidió no regar con su mejor vino. Estamos hablando del año 1579. A razón de ésta negativa empezó una pelea y parece ser, que la que más leña repartió fue justamente nuestra Marimorena. No confundir con la Marimorena del villancico.» o «se va a armar la gordaLa «gorda» a la que se refiere la expresión es la forma en la que un gran número de ciudadanos se refirió a los acontecimientos, que temían que ocurrirán, tras el alzamiento militar (llamado «La Septembrina» o «La Gloriosa») y que se produjo entre el 19 y el 27 de septiembre de 1868, el cual propició el exilio de la reina Isabel II e inició la etapa conocida cómo «Sexenio Democrático». Tras la sublevación militar, muchos eran los que predecían que se iba a «armar la gorda», de ahí que quedase dicha expresión como sinónimo a un gran alboroto o problema grave. También es muy frecuente utilizar «Se armó la gorda», con idéntico significado. Ya está el listo que todo lo sabe».

Troya en Turquía

Por si ustedes no lo saben, Troya está situada en la parte más noroccidental de Turquía, muy cerca de Grecia. Allí tuvo lugar una de las más legendarias guerras en la que nuestro héroe, Aquiles, llegó a lo más alto del podio de los héroes tras arrasarla. Esto tuvo lugar entre los siglos XIII y XII a. C.

Esta batalla no sólo es famosa porque allí acabó con el príncipe Héctor de Troya, sino porque allí fue donde encontró Aquiles su final. Así es como descubrimos como todo el mundo tiene su propio «talón».

Aquiles, hijo de un mortal (Peleo) y una diosa (Tetis), simplemente era un semidiós y no tenía el don de la inmortalidad. Aquí entra en juego su madre que, como todas las madres, quiere lo mejor para sus hijos, así que, arramblo con Aquiles y se lo llevó a la laguna Estigia, que está situada en la frontera entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos y lo zambulló en sus aguas, que tenían la gran virtud de convertir en inmortal cualquier parte del cuerpo que se sumergiera en ellas.

Así que Tetis, ni corta ni perezosa, hizo lo propio con su hijo, sumergiéndolo en el agua boca abajo, sujetándolo únicamente por los tobillos. Hay que tener en cuenta que estamos hablando del Telecinco de la Antigua Grecia, lo que quiere decir que las diosas también meten la pata.

Testis sumergiendo a Aquiles en el río Estige pintado por Rubens
«Testis sumergiendo a Aquiles en el río Estige» pintado por Rubens

A raíz de este pequeño fallo fue por lo que, tras un certero lanzazo del hermano de Héctor, París, en esa zona concretamente y tan delicada para Aquiles, nuestro héroe fenecióFenecerDer. del ant. fenir «finir». ↔ 1. tr. p. us. Poner fin a algo, concluirlo. Fenecer las cuentas. ↔ 2. intr. morir (‖ llegar al término de la vida). ↔ 3. intr. Dicho de una cosa: Acabarse, terminarse o tener fin.. Y, gracias a este mito, debemos el nombre de talón a esa zona posterior del pie situada un poco más abajo del tobillo.

Así que, cuando hablamos de «talón de Aquiles» refiriéndonos a cualquier persona, lo que queremos expresar es que todo dios tiene su punto débil y que por ahí se le puede hacer caer. Nadie es invulnerable.

LA TEMIBLE CAJA DE PANDORA

En los momentos actuales, 07/03/2022, parece que alguien ha desenterrado la famosa caja y el muy gilipollas la ha abierto sin sopesar las consecuencias. ¿Y qué es lo que contiene la caja de Pandora? Pues poca cosa: todos los males que contaminan el mundo y a los hombres. Nimiedades varias.

Haciendo un poco de historia de la historia, hay que saber que Zeus insistió profusamente al resto de reparto del Olimpo que no le entregaran el fuego al hombre, algo así como el deseo de que canto Rey LuiYo quiero ser como tú → Rey Lui en la película de El libro de la selva en la que un orangutan solicitaba constantemente a Mowgli que le entregara el fuego que el hombre era capaz de crear y dominar.

Pero, siguiendo en la antigua Grecia, uno de los titanesTitánLos titanes estaban relacionados con diversos conceptos primordiales, algunos de los cuales simplemente se extrapolaban de la etimología de sus nombres: el océano y la fructífera tierra, el Sol y la Luna, la memoria y la ley natural. Los doce titanes de la primera generación estaban encabezados por el más joven, Crono (no debe confundirse con Cronos, la personificación primigenia del tiempo), quien derrocó a su padre Urano («Cielo») a instancias de su madre, Gea («Tierra»). Posteriormente, los titanes engendraron una segunda generación, entre los que se encuentran los hijos de Hiperión (Helios, Eos y Selene), las hijas de Ceo (Leto y Asteria), los hijos de Crío (Astreo, Palante y Perses) y los hijos de Jápeto (Prometeo, Epimeteo, Atlas y Menecio). Los titanes precedieron a los doce dioses olímpicos, quienes, guiados por Zeus, terminaron derrocándolos en la Titanomaquia («guerra de los titanes»). La mayoría de ellos fueron entonces encarcelados en el Tártaro, la región más profunda del inframundo. Wikipedia, uno de los doce dioses que gobernaron la Tierra antes que Zeus y su estelar reparto, hizo caso omiso de la orden y robó el fuego para entregárselo a los mortales humanos.

Zeus, que era buena persona y nada vengativo (modo sarcásticoSarcasmoDel lat. tardío sarcasmus, y este del gr. σαρκασμός sarkasmós. ↔ 1. m. Burla sangrienta, ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo. ↔ 2. m. Ret. Empleo de la ironía o burla del sarcasmo con fines expresivos.), diseñó un esmerado plan con el que castigar a Prometeo y a todos los humanos. Así que mandó HefestoHefestoEn la mitología griega, Hefesto (en griego Hφαιστος Hêphaistos, quizá de φαίνω phainô, «brillar») es el dios de la forja y del fuego, así como de los herreros, los artesanos, los escultores, los metales y la metalurgia. Era adorado en todos los centros industriales y manufactureros de Grecia, especialmente en Atenas. Su equivalente aproximado en la mitología romana era Vulcano, en la japonesa Kagutsuchi, en la egipcia Ptah y en la hindú Agni. Hefesto era bastante feo, estaba lisiado y cojo; aunque su esposa era Afrodita. Incluso el mito dice que, al nacer, Hera lo vio tan feo que lo tiró del Olimpo y le provocó una cojera. Tanto es así, que caminaba con la ayuda de un bastón y, en algunas vasijas pintadas, sus pies aparecen a veces al revés. En el arte, se le representa cojo, sudoroso, con la barba desaliñada y el pecho descubierto, inclinado sobre su yunque, a menudo trabajando en su fragua. Wikipedia, el Dios de los artesanos y los escultores, que modelar al cuerpo de una mujer de formas sugerentes y atractivas a la que pondría de nombre Pandora. En el plan estelar también participaron la diosa AteneaPalas AteneaLa versión más tradicional de su mito la representa como hija partenogenética de Zeus, nacida de su frente ya completamente armada después de que se tragase a su madre. Jamás se casó o tuvo amantes, y mantuvo una virginidad perpetua. Era imbatible en la guerra, ni el mismo Ares pudo derrotarla. Fue patrona de varias ciudades pero se volvió más conocida como protectora de Atenas y de toda la región del Ática. También protegió a muchos héroes y otras figuras mitológicas, y aparece en una gran cantidad de episodios de la mitología. Wikipedia y HermesHermesEn la mitología griega, Hermes (en griego antiguo Eρμῆς) es el dios olímpico mensajero, de las fronteras y los viajeros que las cruzan, del ingenio y del comercio en general, de la astucia, de los ladrones y los mentirosos, y el que guía las almas al inframundo, al Hades. En la posterior mitología romana era denominado como Mercurio. Hijo de Zeus y la pléyade Maya. El himno homérico a Hermes lo invoca como el «de multiforme ingenio (polytropos), de astutos pensamientos, ladrón, cuatrero de bueyes, jefe de los sueños, espía nocturno, guardián de las puertas, que muy pronto habría de hacer alarde de gloriosas hazañas ante los inmortales dioses». Wikipedia, que le concedió la capacidad de cautivar y manipular. A toda esta mezcolanza, Zeus fue el encargado de darle vida y como única misión le propuso trasladar a los hombres todas las calamidades que no conocían aún.

Así que, trasladaron a Pandora a casa de Prometeo y de su hermano Epitemeo, resultando que este último se enamoró perdidamente. Pero hete aquí, que Pandora llevaba «premio» y no rima con 5: una caja o un ánfora, según versiones, en la que iban todos los males. Haciendo un inciso en la historia ¿no suena muy parecida a otra historia que podemos leer en un libro muy gordo en cuyo primer capítulo una mujer se come una manzana y la lía parda? Pues eso.

Prometeo queda más listo que el hambre, le explicó a su hermano Epitemeo que no era de buena educación y sobre todo, que no era muy normal que los dioses regalaran cosas sin que éstas tuvieran consecuencias o segundas intenciones, que no aceptará nada de esa buena señora. Pero el chaval estaba enamorado y todos sabemos lo burro que reponen los enamorados, así que finalmente se casó con ella.

Todos estamos esperando a que Epitemeo abriese la caja, pero hete aquí que no, la que abrió la caja porque no pudo aguantarse la curiosidad fue Pandora. La historia se repite con las mujeres creando un dislateDislate ↔ Disparate ↔ Disparatado, daDe deslate. → 1. m. disparate. →→→ disparate De disparatar. → 1. m. Hecho o dicho disparatado. → 2. m. coloq. barbaridad (‖ cantidad grande). →→→ Disparatado, da → 1. adj. Dicho de una persona: Que disparata. → 2. adj. Contrario a la razón. → 3. adj. coloq. terrible (‖ muy grande). .

¿Y en que se tradujo ese terrible dislate? Pues se extendieron por toda la Tierra todos los grandes males que a partir de ese momento castigarían a la humanidad, exceptuando uno que se quedó encerrado en el recipiente para siempre: la esperanza. En sólo unos pocos minutos todos los habitantes de la tierra fueron víctimas de fiebres, enfermedades, vicios, locuras, placas, tristezas, miserias y crímenes. Incluso en el peor mal de todos quedó liberado: la muerte.

DIÓGENES DE SINOPE
Desde hace unos cuantos años, ahora parece que menos, pues tenemos demasiados problemas, en los telediarios se solía hablar de unos señores mayores, de edad avanzada, ancianos vamos, que vivían aislados o excluidos socialmente, no eran demasiado limpios en su aseo y aspecto personal y tenían una inclinación hacia la acumulación caótica de lo que los demás consideramos basura.

Comenzamos así a utilizar con una facilidad extrema el término síndrome de Diógenes. En los años 70 se realizó una investigación científica en el que se observó que algunas personas mayores realizaban ciertas pautas de comportamiento comunes a todos ellos. Se decidió asignarle el nombre de síndrome de Diógenes haciendo referencia al filósofo Diógenes de Sinope, que fue contemporáneo a Aristóteles. La asignación del nombre al compararlo con el filósofo no es por igualdad, sino por similitud.

SÍNDROME DE DIÓGENES
El síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos. Afecta, por lo general, a personas de avanzada edad que viven solas. En 1960 se realizó el primer estudio científico de dicho patrón de conducta, y en 1975 se lo bautizó como «síndrome de Diógenes». Esta denominación hace referencia a Diógenes de Sínope, filósofo griego que adoptó y promulgó hasta el extremo la independencia de las necesidades materiales y los ideales de privación (lo que se conoce como cinismo clásico); se emplea esta denominación porque Diógenes solo portaba consigo lo estrictamente necesario y, por lo tanto, no coincide con la de las personas que sufren este síndrome, ya que creen que todo lo que almacenan es o será necesario en algún momento, todo lo contrario que nuestro admirado filósofo. Más info en la Wikipedia

Perteneciente a la escuela cínicaEscuela CínicaLos cínicos fueron famosos por sus excentricidades, de las cuales cuenta muchas Diógenes Laercio, y por la composición de numerosas sátiras o diatribas contra la corrupción de las costumbres y los vicios de la sociedad griega de su tiempo, practicando una actitud muchas veces irreverente, la llamada anaideia (es una palabra griega cuyo significado es desvergüenza, provocación o irreverencia). Ciertos aspectos de la moral cínica influyeron en el estoicismo, pero, si bien la actitud de los cínicos es crítica respecto a los males de la sociedad, la de los estoicos es de acción mediante la virtud. Wikipedia, que consideraba que la civilización y su forma de vida era un mal en sí mismo, Diógenes de Sinope llevó hasta el extremo las ideas del fundador de esta filosofía, AntístenesAntístenesAntístenesWikipedia . Lejos de lo que hoy se entiende por cinismo (tendencia a no creer en la sinceridad o bondad humana y a expresar esta actitud mediante la ironía y el sarcasmo), las ideas de Antístenes buscaban alcanzar la felicidad deshaciéndose de todo lo superfluo.

Poco se sabe sobre la infancia de Diógenes, nacido en la colonia griega de Sínope (en la actual Turquía) en el 412 a. C, salvo que era hijo de un banquero llamado Hicesias. Ambos se dedicaban a fabricar monedas falsas, algunos historiadores han sostenido que con fines políticos y no por lucro personal, hasta que fueron desterrados por esta causa a Atenas. Vivió como un vagabundo por sus calles, haciendo de la pobreza extrema una virtud. Sus únicas posesiones, he aquí una de las diferencias con los ancianos de los que estamos hablando, no era acumular objetos sino que consistían únicamente en un manto, un zurrón, un cuenco y un báculo, y lo que buscaba «en la basura» eran hombres honestos. Lo que si compartía con los enfermos es la exclusión social voluntaria.

Con ello lo que hacía era defender una existencia austera, sin comodidades hasta el punto de que, no moraba en un hogar tal y como lo entendemos sino en una gran tinaja en la calle.

Diógenes de Sinope en su tinaja, con sus perros

ANÉCDOTA CON ALEJANDRO MAGNO
Antes de partir a la conquista de Asia, Alejandro MagnoAlejandro MagnoAlejandro MagnoWikipedia se detuvo en Corinto y pidió conocer «al filósofo que vivía con los perros», o al menos eso cuenta una leyenda de larga tradición. El joven macedonio quedó asombrado con Diógenes de Sinope, pues no se parecía a ningún sabio que el joven macedonio, educado por Aristóteles, hubiera conocido o imaginado nunca: dormía en una tinaja y se rodeaba las veinticuatro horas del día por una jauría de perros. Alejandro entabló conversación con el entonces anciano y, horrorizado por las condiciones en las que vivía, le preguntó si podía hacer algo para mejorar su situación. «Sí, apartarte, que me estás tapando el Sol», contestó el filósofo de malas maneras al que era ya el dueño de Grecia.
No en vano, según la leyenda, el macedonio no solo aceptó el desplante sin enfadarse, sino que le mostró su máxima admiración: «De no ser Alejandro, yo habría deseado ser Diógenes».

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO