Un mito atemporal: el Vampiro