22/05/2024

Trucos mentales para el día a día

Si queréis saber si el producto es tan bueno como lo pintan, haz pausas muy prolongadas antes de realizar preguntas. Esto le provocará mucha ansiedad/dudas al vendedor, haciendo que te ofrezca información adiccional que es interesante saber.
Cuando nos sentamos dando la espalda a un espacio abierto nuestro estrés aumenta, la tensión arterial se eleva, el latido cardíaco se acelera, las ondas cerebrales aumentan y respiramos más rápidamente. Sobretodo cuando hay gente moviéndose de un lado a otro, la tensión aumenta más si la persona da la espalda a una puerta abierta o a una ventana que esté al nivel del suelo, esta información la puedes usar a tu favor de muchas maneras. Por ejemplo, es una posición excelente en la que puedes colocar a tus competidores y así tener el control de la situación en una reunión, también puedes invertir las cosas y hacer que una persona tímida parezca extrovertida, te doy un ejemplo, sí tu pareja es algo tímida y quieres que impresione a tus padres la próxima ves que la invites a cenar haz que se ponga a la cabeza de la mesa, en el punto más alejado de la puerta y dando la espalda a la pared. Te sorprenderas cuando veas como el simple hecho de colocar a una persona en una posición cómoda y relajada la ánima hablar más y con más autoridad. Además de ver también que los demás prestan más atención.
Para tranquilizarte puedes masticar chicle, de esta manera, tu cerebro automáticamente interpretará que no estás en peligro porque si lo estuvieras, no estarías comiendo, en este caso masticando chicle. También es útil cuando tienes dolor de cabeza, involuntariamente te estarás concentrando más en la sensación de masticar que en el dolor, y éste desaparecerá sin que lo notes.
Si quieres caerle bien a un desconocido, solo tienes que, inmediatamente después de saludarlo, adoptar/copiar su postura. Esto hará que parezcas una persona más simpática ante sus ojos.
Añade un detalle vergonzoso a una mentira y haz que sea creíble. Por ejemplo: Si llegas tarde a una entrevista de trabajo, di que estás enfermo, que tienes diarrea. Nadie te cuestionará ni te juzgará por la tardanza.
En un videojuego o en cualquier otra competición y tú vas perdiendo, dile a tu oponente que te sorprende lo bien que juega y pregúntale si sería tan amable de enseñártelo y explicártelo algún día para que puedas ser tan bueno como él/ella en el juego. Empezará a pensar en lo bueno que es y no se esforzará tanto, cuestionará tus habilidades porqué le pides que te explique, eso bajará su nivel de competencia y pensará que eres un oponente fácil, empezará a cometer más y más errores, usa este tiempo para ganarle o ponerte a su nivel.
Un estudio demostró que los compradores de una librería que eran recibidos con un toque en el codo pasaban más tiempo en la tienda y compraban más artículos que los compradores que eran recibidos sin ser tocados. Curiosamente otras investigaciones demostraron que los hombres que tocaban ligeramente en el brazo a las mujeres mientras solicitaban su número de celular eran más propensos a obtener los números de teléfono de estas mujeres. Así que, si quieres obtener un favor de alguien, tocar el brazo o codo con destreza unos 3 segundos pueden multiplicar por 3 la probabilidad de obtener lo que quieras.
Cuando quieres que una persona te ayude a llevar algo y no quieres pedírselo directamente, las bolsas del supermercado, por ejemplo, enreda a esa persona con una conversación y cuando esté hablando dile «ayúdame con esto» y le pasas la bolsa más pesada, la tomará sin pensar y seguirá hablando.
Si quieres que una primera cita o un paseo con alguna persona de tu agrado sea inolvidable, procura que tu invitado tenga una sensación emocionante para que asocien esas sensaciones con el estar contigo.
Cuando hables con una persona y deseas saber si relamente está interesado en ti, elige una palabra y cada vez que el orador la pronuncie, asiente con la cabeza y sonríe. Si él o ella está interesado en ti y en el impacto que puede causarte, pronto notarás que esa persona comenzará a usar esa palabra muy a menudo.
Las personas se sienten muy incómodas en silencio y a menudo terminan hablando más de lo que deberían o cediendo ante usted sólo para evitar la incomodidad.
Un gran truco para que tu mente almacene mejor la información que creas importante es compartirla con alguien. Es mucho más fácil recordar algo sí se lo cuentas a otra persona. Si lo haces con todo tipo de detalles, te aseguramos que no se te volverá a olvidar.
Sí quieres intimidar a alguien o quieres hacer callar a una persona que no para de hablar mirala fijamente en esta zona, imagina que tiene un tercer ojo en medio de la frente y observa esa zona triangular. El impacto que ésta mirada tiene es sorprendente. No solo cambia el entorno y lo convierte en un entorno muy serio, sino también hace que esa persona te respete más. Esta forma de mirar es también muy efectiva cuando te sientas amenazado por alguien. Intenta no pestañear y no perder el contacto visual entre cierra los ojos y centrate exclusivamente en ese punto. Con esto conseguirás intimidar a cualquiera que te mire, es una mirada capaz de llenar de miedo el corazón de tus posibles intimidadores.
Pide un favor exageradamente complicado y te dirán que no, luego pide lo que realmente quieres (algo más razonable) es mucho más probable que cedan a tu petición esta vez, y tendrás lo que realmente querías desde el principio.
Si crees que alguien te está espiando, bosteza y mira a la gente que te rodea, bostezar es contagioso y sabrás quién te está observando, quién quiera que sea, también bostezará.
Es muy normal que se te olvide el nombre de alguien que acabas de conocer o te presentaron hace muy poco. Para evitar futuros problemas, la próxima vez que te presenten a alguien repite su nombre varias veces y no se te olvidará. Además, este truco hace que le gustes más a dicha persona.
Si a alguien no le caes bien y te importa, pídele que te preste un bolígrafo (o cualquier otro favor pequeño que se te ocurra), la gente no suele ayudar a los que no le agradan, pero por otro lado, es un favor demasiado pequeño como para negarlo. De esta manera la persona se cuestionará a sí misma y pensara que después de todo, tal vez no le caes tan mal.
Los estudios científicos han demostrado que si se repite un argumento o idea a una persona varias veces, terminará creyendo que es correcto, verdadero y lo defenderá por sobre todas las cosas, cambiará completamente cualquier creencia que haya tenido antes. Y sí, esto causa que varios no hagan mas que repetir como loros parlanchines aun cuando no tienen fundamento, pruebas y sus ideas no son genuinas.
Cuando sepas que no le gustas a alguien y tengas que enfrentarte a él, por ejemplo en el trabajo, hay un truco muy sencillo. Siéntate a su lado, de esta forma tendrán que girar por completo su cuerpo para hablarte. Esto les hace sentirse incómodos y culpables por lo que dirán menos cosas malas y ahorrarás una pelea.
Para controlar hacia donde mira una persona, utiliza un bolígrafo para señalar hacia la presentación y simultáneamente verbaliza lo que la persona ve. A continuación separa el bolígrafo de la presentación y ponlo entre tus ojos y los de la persona a la que estás presentandole el tema, esto tiene un efecto magnético y hará levantar la cabeza de ésa persona que estará ahora mirando, viendo y escuchando todo lo que tu dices. Absorbiendo al máximo el mensaje que pretendes dar, para reforzar este truco mientras havlas manten abierta la palma de la otra mano.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO