¿Ocurrencias o inventos? Ya veremos