19/05/2024

No pienso ir a Japón jamas.

Si viajas a Japón, no metas la pata y conoce alguna de sus costumbres, al menos para no ofender.

No hay la costumbre de las «damas primero».
Nunca llegue tarde a una cita y, todavía más, si la cita es de negocios. En Japón hay la costumbre de tratar de hacer funcionar todo como un reloj (ejemplo cotidiano son los medios de transporte: trenes , autobúses, etc.).
Evite el contacto físico o visual con su interlocutor de forma descarada o excesiva. No tienen costumbre de mirar directamente a los ojos a una persona, ya que podría ser mal interpretado como una provocación; el contacto físico (dar la mano, palmear la espalda, etc.) es algo prácticamente inconcebible para un japonés; lo más adecuado es hacer el saludo con una reverencia.

Trate de evitar el mover las manos al hablar, esto puede llegar a ser mal interpretado como un intento de agresión.
Nunca señale con el dedo a una persona. En caso de necesite indicar la presencia de alguien concreto, debe hacerlo con toda la mano (dedos juntos y extendidos, y la palma de la mano hacia arriba). Solo se señala con el dedo cosas o animales.
En Japón, a menudo, el silencio es tan significativo como expresar algo con palabras; muchas veces las expresiones faciales y/o corporales dicen más que el lenguaje oral, sonría siempre que pueda en los momentos adecuados.
No mastique chicle en el trabajo o en ocasiones formales. Es más, no mastique chicle en público jamás, a menos que sea un barriobajero.

Tarjetas de presentación japonesas

Las tarjetas de presentación son un complemento indispensable en una reunion formal. Debe entregar su tarjeta ofreciéndola con las dos manos, de modo que presentemos la tarjeta por el derecho y en la posicion adecuada para que la persona que la reciba pueda leer los datos en ella expuestos. Nunca la entregue con una sola mano, boca abajo o al reves. Siempre debe recibir la tarjeta de su interlocutor con las dos manos, debe leerla bien y no guardarla de inmediato en su bolsillo. Es costumbre dejarla en la mesa de negiciación, donde pueda verla, para no confundir/olvidar el nombre de su interlocutor. Nunca, jamás, en su triste vida, debe guardarla en el bolsillo trasero de su pantalón y menos aun si se va a sentar frente a la persona que se la ha ofrecido.
Evite llevar demasiadas joyas y accesorios, así como ropa muy llamativa y, por supuesto no se perfume demasiado. Más aún si se va a acudir a un acto social o algún negocio. En Japón, tienen la costumbre, incluso podríamos decir que creencia, de que las personas demasiado llamativas y que, además, ostentan de joyas, son personajes relacionados con el «bajo mundo».
En Japón, los oficinistas salen del trabajo después de que su superior lo ha hecho, como norma general. No espere a ser «liberado» inmediatamente después de que suene la señal de salida; en muchos casos todos continúan trabajando en espera de que se retire su superior.
Es costumbre aumentar con la teeminación «…SAN» al final del nombre de su interlocutor (equivale a «Sr.» o «Sra.»); esto es válido para todos los casos, pero en caso de mujeres jóvenes se puede aumentar con la terminación «…CHAN» (equivalente a «Srta.») o «…KUN» («joven») para el caso de jóvenes o subordinados. Esta regla no se puede aplicar en el caso del propio nombre (es decir , «yo soy Juanchan, Pedrochan…»).
Si va de compras podrá observar una pequeña bandeja en las tiendas que se utiliza para dejar el dinero. Es a su vez, donde recibirá el cambio del importe ya que a los japoneses no les gusta entregar o recibir dinero directamente de las manos, no les gusta el contacto físico indiscriminado.
No debe utilizar un tono de alto de voz aunque tenga la necesidad de llamar la atención de alguna persona.
Si debe limpiarse/sonarse la nariz, salga de la habitación, tenga en cuanta que se considera imperdonable que lo haga sentado a la mesa. Si está en un lugar que no puede abandonar, debe dar la espalda a sus acompañantes y tratar de limpiarse lo mas silenciosamente posible. Nunca se debe usar pañuelos de tela, lo normal es papel de un solo uso (kleenex) y, por supuesto, deshacerse de él lo más rápida y discretamente posible.
No es costumbre ir con la camisa sacada por encima del pantalón.
Nunca debe saltarte una cola y las hay para todo, hasta para cruzar la calle. Sea extranjero o no, se expone a una severa reprimenda. A los japoneses les gusta el orden, para ello utilizan de forma obsesiva las colas, así que olvídate de entrar al metro de forma hindú. En Japón se debe respetar el orden de la cola, que se hace para todo: para coger el tren o para subir en un ascensor.
En las escaleras mecánicas es costumbre permanecer en el lado izquierdo; el lado derecho esta reservado para las personas que tienen algún apuro y suben por ellas más deprisa.
El gesto japonés para decir «YO» es señalarse la nariz, no el pecho como hacemos los occidentales europeos. El gesto japonés para llamar a alguien es con la mano de lado. Con la palma hacia abajo o hacia arriba se utiliza solo en el caso de animales. El gesto japonés para decir «NO» es mover la mano frente a la cara, como estuvieramos removiendo un mal olor. El gesto japonés para pedir permiso al pasar entre dos personas es poner la mano a la altura del pecho en posición vertical y hacer el movimiento como si «cortara» algo delante suyo.
Las viviendas japonesas, por lo general, tienen las paredes separadoras muy delgadas y con poco aislamiento; baje el volúmen de la televisión y pasadas ciertas horas, evite hablar en voz muy alta, escuchar música a volumen inaproptado y, si ya es tarde/noche o de madrugada, debería evitar vaciar la cisterna, mañana será otro día.
Con respecto al calzado, debe tratar de utilizar zapatos fáciles de quitar y poner cuando visite a alguien y no use calcetines agujereados o en mal estado general. Cuando entre a una vivienda japonesa le seran proporcionadas sandalias especiales (surippa). Nunca entre con sandalias a una habitación de TATAMI (estera de paja), la costumbre es entrar descalzo. No pise con esas sandalias fuera de la casa (jardín, terraza, etc.) ni tampoco en la entrada (en el momento de ponerse los zapatos para marcharse). No entre con estas sandalias al cuarto de baño, dentro del baño encontrará sandalias para ello. Tampoco salga del baño con estas sandalias. Por si no se ha dado cuenta, cuando este en casa ajena, debe preveer con tiempo si necesita realizar alguna actividad en el aseo, ya que en caso de apretón, con tanta sandalia, babucha o como demonios quieran llamarle, acabara con algo indeseado encima. Recuerde, previsión es su mejor amigo.

En el caso de que le ofrezcan un YUKATA, bata o Kimono ligero de verano, se debe cruzar el lado izquierdo sobre el derecho, ya que al reves es solo para los muertos en los funerales.
Es costumbre rechazar cualquier oferta de ayuda de cualquier tipo que le hagan. Tambien es costumbre que rechazen su ofrecimiento de ayuda, aunque realmente la necesiten. Tradicionalmente estos ofrecimientos y rechazos de ayuda se hacen hasta tres veces, o más, en caso de entrar en bucle antes de ser aceptadas. Se conoce gente que ha muerto en el intento de ayudar y de rechazar. En este caso, puede ser mejor expresar algo concreto, como ayudarle con el equipaje o llamar a un taxi, en lugar de referirse solo a «ayuda genérica».
Las mujeres japonesas acostumbran a cubrir su boca con la mano para que no se les vea reir directamente. Esto viene de una antigua creencia budista en la que se piensa que mostrar un hueso es algo impuro y por mostrar la dentadura en si. No tiene la obligación de imitar esta costumbre, pero pronto se dara cuenta de que lo está haciéndo también.
Es costumbre llevar parte de la comida, envuelta como obsequio para situaciones formales, o la bebida cuando se visita a alguien.
Dar un obsequio es algo muy importante en Japón, si recibe alguno, la costumbre es devolver la cortesía con otro obsequio de igual o mayor valor que el que ha sido recibido. Así que evite enviar regalos demasiados costosos o lujosos porque puede poner a los demás en un aprieto.
Regalar dinero es lo normal en las bodas y los funerales; pero se da en sobres especiales para este fin, que están disponibles en cualquier autoservicio. Estos sobres tienen un lazo, real o impreso, de colores, para las bodas, o negros en el caso de los funerales; en ellos debe escribir su nombre y el contenido. Para este fin siempre debe usar billetes nuevos; en caso imposibilidad, billetes en buen estado; si utiliza billetes viejos, puede ser interpretado como una falta de respeto.
Después de salir de vacaciones, o viajes largos, es costumbre llevar un obsequio para todos los que trabajan con usted; por norma, algún dulce o fruslería para ser compartido entre todos, aunque no los aprecie mucho. No es obligatorio que sea algo costoso. Es costumbre decir que es una nimiedad lo que les esta ofreciendo como regalo, aunque esto no sea cierto del todo. En cirscunstancias mas formales, es de mala educacion desenvolver inmediatamente los regalos que uno recibe. La costumbre es preguntar a la persona que se lo ofrece si lo puede abrir en ese momento.
Hay una antigua costumbre en la que al invitado se le ofrece el asiento que mira hacia la entrada o hacia la parte principal de la habitación. Y entonces se sitúa a la persona de mas edad o mayor rango frente al huesped. Otra costumbre, no tan antigua y tradicional, es que la persona de mayor rango se debe sentar detrás del conductor en un automóvil, en el caso de un taxi, el de menor rango debe sentarse al lado del conductor.
En Japón, el conductor de taxi abrirá y cerrará la puerta automáticamente para que el pasajero pueda subir; no intente abrirla, solo párese frente a ella. Esto es solo para la puerta posterior izquierda del taxi.
Con respecto a servir las bebidas, sabemos que es de buena educación rellenar la bebida de todos y después la propia, pero en Japón no es así; primero deberás servirle a todo el mundo y luego esperar que alguien le sirva. Y ojo, debe sujetar la botella con dos manos al servir. La regla de las dos manos también es importante cuando se intercambia cualquier objeto con alguien.
No deje propina. El servicio ya está incluido en el precio, y nadie se espera que deje propina, pudiendo incluso, que ya te digo que seguro que si, tomándoselo como un insulto. No querrás ver a un japonés cabreado.

El código de valores ético japonés se basa:

  • RESPETO (sonkei/uyamu)
  • HONESTIDAD
  • HONRADEZ
  • SINCERIDAD
  • INTEGRIDAD (Shoojiki)
  • SOLIDARIDAD
  • PERSEVERANCIA (kinben)
  • ARMONIA
  • OPTIMISMO
  • FE (shin’yoo)
  • FELICIDAD (Chuujitsu)
  • AUSTERIDAD (kibishisa)
  • SERVICIO
  • COOPERACIÓN
  • GENEROSIDAD (rentai/ninjoo)
  • LABORIOSIDAD
  • EMPRENDIMIENTO
  • SUPERACIÓN
  • ORDEN
  • UNIDAD (wa/otagai)
  • CONFIANZA
  • GRATITUD (kansha/ongaeshi)
  • LEALTAD

Si eres un flojo redomado te dejo un vídeo con las 20 cosas que no debes hacer, con lo que seguro que metes la pata pues 20 parece poco.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO