Motivaciones de los asesinos múltiples

Si quieres saber lo que motiva a los asesinos múltiples y derivados a ejercer sus descabellados planes homicida debes leer, es obligatorio leer el libro de Vicente Garrido Asesinos múltiples y otros depredadores sociales.

Os dejo una pequea muestra de lo que podéis leer, lo interesante viene después de esto:

Tipos de relaciones sociales que fundamentan obligaciones morales, según la teoría de la motivación moral de la violencia.

Reciprocidad y unidad
Las familias, grupos de amigos, etnias o naciones conforman una unidad. Hay un sentimiento de responsabilidad recíproca y de un destino común: se protege a los necesitados y a los que son atacados, pues se percibe como un ataque a todo el grupo. Los extraños al grupo o comunidad no son objeto de preocupación moral. Se castiga al miembro que amenaza los valores del grupo.
Jerarquía
La jerarquía establece posiciones de autoridad en los grupos. Los subordinados deben obedecer y respetar a los que tienen la autoridad, y éstos son responsables de guiar a aquéllos. Se aplica en instituciones como la familia, la escuela, la iglesia, los líderes, la policía, el ejército, etc. Son relaciones asimétricas que el grupo considera buenas y necesarias. No hay que confundir con el uso del poder para conseguir fines egoístas (coacción): la jerarquía descansa en la autoridad reconocida como legítima, por eso el superior debe castigar a los pupilos que desafían los valores implícitos en esas relaciones jerárquicas.
Igualdad
Se enfatiza la reciprocidad en las relaciones. «Amor con amor se paga» y «ojo por ojo». Las personas buscan el equilibrio en las ayudas prestadas. La gente ha de tener igualdad de oportunidades y recibir un trato no discriminatorio.
Economía de mercado: proporcionalidad
El motivo moral que guía estas relaciones es la proporcionalidad: los beneficios y los castigos para cada uno son proporcionales a los costos, esfuerzos, contribuciones, méritos e infracciones realizados. La estafa y el engaño, el obtener lo que a uno no le corresponde, son la violación moral específica de este tipo de relación social.
Por su parte, el gran experto de la Universidad de Boston James Fox creó la siguiente tipología atendiendo esta vez al móvil o finalidad del asalto; es muy utilizada:

  1. Venganza: el killer devuelve el golpe por agravios reales o percibidos; su vida es una ruina y ahora él toma cumplida venganza. A mí me gusta ampliar este concepto y añadir la ira, ya que ésta es el combustible de la venganza. Lo que sucede es que la ira puede propiciar una respuesta rápida, una venganza casi inmediata al insulto percibido, o bien irse acumulando en el tiempo, producto de la acumulación de agravios y ofensas que realiza el sujeto en su memoria, hasta que finalmente decide que ya no va a aguantar un nuevo insulto y se apresta a realizar su gran acto final, el cual puede tomar meses, semanas o días en llevarse a cabo. La mayoría de los asesinos múltiples por venganza se toman su tiempo, y se alimentan de una ira sorda que les va royendo el alma.
  2. Poder: aquí se incluyen los que desean ante todo sentir el poder de la violencia para alcanzar un momento de «gloria». Un término usual que se otorga a estos individuos es el de «seudocomandos», porque muestran fascinación por las armas y la parafernalia militar (uniformes, insignias, etc.), así como por otros asesinos múltiples que alcanzaron fama por su acción. Lo que define esta motivación es que el sujeto desarrolla un plan cuidadoso sobre la base de modelos de exhibición de fuerza y violencia letal, y es la perspectiva de convertirse en un hombre poderoso (como un comando de élite) lo que alimenta todo su plan.
  3. Lealtad: el individuo mata por lealtad a una organización o a unas personas, destacándose el aspecto emocional. También podemos hablar de lealtad, por ejemplo, en los familicidios, cuando una persona mata a su familia porque piensa que, una vez que él se suicide, ésta ya no podrá salir adelante sin él (lo que se conoce como «suicidio ampliado»); o cuando el discípulo de una secta mata por lealtad a un líder, como los crímenes de los seguidores de Charles Manson.
  4. Terror: el asesino quiere aterrorizar a otras personas, grupos o a la sociedad entera. Aquí se incluye obviamente el terrorismo (un tipo de asesinato múltiple que se estudia en otros capítulos de este libro), pero también a los que matan para aterrorizar a otras bandas o grupos mafiosos. El terror, obviamente, persigue un objetivo ulterior, ya sea influir sobre las acciones de un Estado (terrorismo) o mantener fuera del negocio a un grupo competidor.
  5. Lucro o beneficio: se mata por obtener dinero o un beneficio en términos de estatus, por ejemplo, o bien para evitar ser capturado (matando a los policías que intentan detenerle o a los testigos que iban a declarar en contra del homicida).

El problema de las tipologías como éstas es que muchas veces aparecen varios motivos en un individuo y en una misma acción criminal. Por ejemplo, detrás de los seudocomandos está, sin duda, la venganza; que esa venganza quieran ejercerla adoptando un rol de soldado poderoso, que se recrea en la violencia que va a ejercer, no excluye el hecho de que se pretende «devolver las humillaciones» y restaurar así la autoestima mediante un acto brutal de venganza. Igualmente, que las mafias o grupos organizados busquen aterrorizar a los díscolos o a las bandas rivales sólo significa que actúan por propósitos criminales para conseguir lucro o beneficios. Por ello, a mi modo de ver, una tipología más clara y útil podría ser la siguiente:

  1. Los que matan por frustración, ira y venganza: es la motivación esencial de los asesinos múltiples. Como se comentará en otro capítulo, esa venganza está al servicio, en muchas ocasiones, del logro de una nueva identidad. No introduzco la categoría de poder, puesto que la veo innecesaria. Los asesinos por venganza se ven atraídos a esta acción porque precisamente matar es un acto de retribución que implica tener el control y el poder de la situación. Como explicaré en el capítulo siguiente y en el resto del libro en varios puntos, una parte muy notable de los asesinos múltiples buscan afirmar una nueva identidad donde sentirse poderosos mediante la planificación y ejecución del acto de venganza, es decir, del homicidio múltiple.
  2. Los que matan porque han desarrollado una grave enfermedad mental que les impide el uso de la razón, generalmente producto de un pensamiento paranoide en el quese sienten perseguidos, o bien porque se ven responsables de acabar con enemigos que consideran necesario exterminar. Es cierto que esta categoría no es excluyente con respecto a las otras: un individuo puede actuar movido por la venganza o perpetrar un familicidio, y ser al tiempo un enfermo mental. Pero la idea de esta categoría asume que en estos casos la razón o explicación fundamental de la acción homicida radica en la patología psíquica. Dicho esto, también es importante señalar que no todos los enfermos mentales que cometen un asesinato (múltiple o no) pueden atribuir tales actos a su enfermedad (dado que no siempre el sujeto está atrapado por sus síntomas). En otras palabras: para que un sujeto sea declarado criminalmente irresponsable, la enfermedad debe ser la causa fundamental del delito.
  3. Los familicidas. tradicionalmente se incluye a los que matan a su pareja o expareja y a varios miembros de su familia, por ejemplo los hijos u otros familiares. Pero yo utilizo una definición amplia. Familicida es quien mata a miembros de su familia, sin que tenga que existir una relación de pareja o expareja o que se mate a los propios hijos.
  4. Los que matan siguiendo fines delictivos: quienes matan para no dejar testigos durante la comisión de un delito, para escapar de la policía o bien porque forman parte de grupos organizados y pretenden defender su negocio de la competencia o lograr sus fines. Este grupo incluiría también a los líderes de sectas o cultos que, para reforzar su poder o lograr la sumisión de los acólitos, o bien como medida desesperada para no perder su posición de privilegio, matan o inducen a morir a miembros de la secta.
  5. Los terroristas, cometen masacres entre la población civil (aunque no sólo) para crear un terror que los ayude a lograr un fin político. Este fin puede estar impulsado por razones ideológicas de tipo nacionalista (como ETA en España o el IRA en Irlanda), no nacionalista (las Brigadas Rojas en Italia) o religioso (Al Qaeda, el Estado Islámico o Dáesh).