El ministro egabrense de Franco

El ministro egabrense de Franco hace referencia a las crónicas parlamentarias, en las antiguas Cortes franquistas, que a finales de los años cincuenta o principios de los sesenta del pasado siglo XX, don José Solis Ruiz entonces Ministro Secretario General del Movimiento, defendía un proyecto de ley para aumentar el número de horas dedicadas al deporte en los colegios en detrimento del estudio de las lenguas clásicas (del latín concretamente).

En medio del discurso se preguntó:

¿Porqué, en definitiva, para que sirve hoy el latín?
terminando su discurso con la frase:
¡Menos latín y más gimnasia!

Don Adolfo Muñoz Alonso, natural de Valladolid, profesor de la Universidad Complutense y amante de la cultura, no pudo contenerse y desde su escaño increpó al señor Solis:

Por de pronto, señor ministro, para que a Su Señoría, que ha nacido en Cabra, le llamen egabrense y no otra cosa.

Hay que decir para comprender la totalidad de la anécdota que a los naturales de Cabra, pueblo de la provincia de Córdoba, se les llama egabrenses, por ser esta villa la antigua Egabro romana, y a la que los musulmanes llamaron Qabra, por ser este nombre el producto de la adaptación del nombre Egabro a la lengua árabe.