24/06/2024

Los premios Stella o Stella Awards

La definición de la wikipedia dice:

Los Stella Awards (Premios Stella, página en inglés) son los que se dan a personas que plantean ridículas y escandalosas demandas judiciales. Son llamados así por Stella Liebeck quien, en 1992, derramó una taza de café de McDonald’s sobre su pierna, causándole quemaduras de tercer grado. Ella denunció a McDonald’s y reclamó 2,9 millones de dólares por daños que fueron posteriormente reducidos por el juez a 480 000 $. Desde ese día, en las tazas de café del McDonalds se advierte que el contenido está muy caliente y es peligroso.
the_true_stella_awards
Portada de libro sobre los Stella Awards

Los Premios Stella solo estuvieron vigentes entre los años 2002 a 2007. En 2005, el escritor Randy Cassingham reunió algunas de estas locas demandas judiciales en el libro The True Stella Awards, donde se puede consultar los verdaderos premios Stella, así como casos que se quedaron como finalistas. Os dejo unos cuantos que nos harán ver porque en las etiquetas americanas de los productos puedes leer cosas tan bellacas como las que os dejo a continuación:

  • En un manual de una antena para TV vía satélite: «No intente instalar la antena si está borracho, embarazada o ambas cosas».
  • En un manual de un horno de microondas: «no se use para secar a las mascotas».
  • En la publicidad del iPod Shuffle en el 2005: «No se coma el iPod Shuffle».
  • En un manual de una TV: «no arroje líquidos a su aparato de televisión».
  • En un manual de un reloj de pulsera: «¡Cuidado! esto no es ropa interior. No se lo ponga debajo de los pantalones».
  • En un avión Boing 757: «Frágil. No lo tire».
  • En el manual de un control remoto de TV: «No se use con el friega platos».
  • En un reproductor de laserdisc: «No use el Ultradisc 2000 como un proyectil en una catapulta».
  • En las instrucciones del juego de simulación de pilotaje de aviones Flight Simulator 2000 de Microsoft: «¡Precaución, este programa no debe ser usado para entrenar a ningún piloto! Peligro de muerte o heridas graves».
  • En una máquina lavadora: «NO INTRODUZCA a nadie dentro de la lavadora».
  • En un cartucho de una impresora laser: «No se coma el toner».
  • En el manual de un producto: «No lo use si no puede leer claramente la información en el manual de información».
  • En un procesador de comida japonés: «No se use para otro uso».
  • En las instrucciones de una plancha Rowenta: «No planche la ropa si la tiene puesta».
  • En un microscopio: «Los objetos se ven más pequeños y menos impresionantes de lo que son».
  • En las instrucciones de un termómetro: «no se use de manera oral después de haber sido usado rectalmente».
  • En una tira de luces de Navidad fabricada en China: “Sólo para usar en el interior o en el exterior”.
  • En un disfraz de Supermán para niños: “llevar este disfraz no te proporciona la capacidad de volar”.
  • En un teléfono móvil: “Recuerde que para realizar y recibir llamadas, el teléfono tiene que estar encendido”.
CORTACESPED POCO SEGURO
Ron y Kristie Simmons. Su hijo de 4 años de edad, Justin, murió en un trágico accidente con un corta césped en la guardería en la que los padres lo dejaban para que lo cuidaran mientras ellos trabajaban. La muerte fue sin ninguna duda el resultado de una negligencia por parte de los cuidadores de la guardería. Estaba claro que la demanda era correcta y tenía visos de ser ganada. Sin embargo, cuando el matrimonio Simmons descubrió que la guardería sólo tenía la cantidad de 100 000 dólares de seguro para cubrir tales accidentes, no la demandó y en su lugar demandó al fabricante de la cortadora de césped, porque el corta césped no tenía ningún dispositivo de seguridad que
  1. no había sido inventado en el momento en el que se fabricó la cortadora de césped y
  2. ninguna agencia de seguridad había sugerido que se necesitara, motivo por el que aún no había sido fabricado.

Un jurado que simpatizó con los demandantes, otorgó a la familia 2 millones de dólares.

CULO PEGADO
Bob Dougherty. Un bromista untó pegamento en el asiento del inodoro en la tienda “Home Depot” en Louisville, Colorado. Lo que provocó que Bob Dougherty se quedará pegado al inodoro cuando se sentó. “Esto no es culpa de Home Depot”, aclaró. La tienda como muestra de buena voluntad hacía el cliente, le ofreció 2000 dólares como desagravio. De nada sirvió, Bob Dougherty se quejó de que la oferta monetaria era “insultante” y presentó una demanda exigiendo 3 millones de dólares.
PÁJARO PROTESTÓN
Rhonda Nichols. Un pájaro silvestre la ataco fuera una tienda de menaje pata el hogar en Fairview Heights, Illinois. El animal causó lesiones en la cabeza a esta mujer. Eso si, fuera de la tienda. Sin embargo, Nichols decidió que la tienda era responsable de “permitir que las aves silvestres volaran alrededor de la misma, libremente”. Nunca se informó del incidente a la tienda, pero la había demandado por “al menos” 100 000 dólares en concepto de daños y perjuicios. En enero de 2006, el caso fue rechazado por el tribunal.
MAGOS MENTIROSOS
Christopher Roller de Burnsville, Minnesotta. Roller está desconcertado por los magos profesionales, por lo que demandó a David BlaineBlaine comenzó su carrera con magia callejera, haciendo juegos de cartas, levitación, ilusiones con objetos pequeños como monedas y trucos con animales. Blaine salía a las calles junto a un camarógrafo para hacer sus ilusiones frente a personas, logró tener varios especiales en la televisión como David Blaine: Street Magic, David Blaine: Magic Man, y David Blaine: Mystifier. David Blaine WhiteWikipedia y David CopperfieldCopperfield empezó su carrera profesional a la edad de 12 años, y fue la persona más joven admitida en la Sociedad Estadounidense de Magos. A los 16 años ya era profesor de magia en la Universidad de Nueva York. Poco después, empezaría a firmar sus primeros contratos en televisión. El mago vivió su apogeo en la década de los años 90 y es considerado uno de los mayores magos de la historia, aportando visión tecnológica y comercial al mundo de la magia. David Seth Kotkin, más conocido como David CopperfieldWikipedia para exigir que le revelan sus secretos, o si no le tendrían que abonar el 10 por ciento de su los ingresos el resto de su vida, que él calculó que ascendían a 50 millones dólares por parte de David Copperfield y 2 millones de dólares de parte de Blaine. La base de su demanda: el señor Roller afirma que los magos desafían las leyes de la física, y por lo tanto deben usar “poderes divinos” y como el es Dios (según su propia y única opinión), le están “de alguna manera” robando su poder.
AUTOCARAVANA AUTÓNOMA
Merv Grazinski de Oklahoma City. En Noviembre de 2000 se compró una caravana marca Winnebago de las grandes (de las que son a la vez coche y caravana). En su primer viaje, estando en una autovía, seleccionó una velocidad de crucero a 70 millas por hora (unos 120 Km./h) y se fue a la parte de atrás a prepararse un café, con la caravana en marcha a semejante velocidad. No sorprende el hecho de que el camión/caravana siguiera recto desviándose en la primera curva y colisionara. Mr. Grazinski muy contrariado denunció a Winnebago por no advertirle en el manual de uso de que el programador de velocidad no es un piloto automático que toma curvas, frena cuando es necesario e incluso detiene el vehículo si preciso fuere. Por ello, fue recompensado con 1.750.000 dólares USA más una nueva caravana. Actualmente, Winnebago advierte de tal circunstancia en sus manuales, para el caso de que algún otro imbécil compre uno de sus vehículos.

Terrence Dickson, de Bristol, Pennsylvania, estaba saliendo de una casa justo después de robar, pero decidió salir por el garaje. Pero no pudo salir por la puerta del garaje porque estaba rota, y al intentar volver a la casa, se dio cuenta de que la puerta que conectaba ambas estancias era de un único sentido y no podía volver a entrar en la casa. La familia estaba de vacaciones, y el señor Dickson se quedó encerrado en el garaje durante 8 días. Para sobrevivir, lo hizo a base de refrescos Pepsi y un enorme saco de comida para perros que encontró. Denunció al dueño de la casa por los daños morales sufridos por aquel incidente, y el jurado accedió a compensarle el sufrimiento pasado con una indemnización por parte del propietario de medio millón de dólares.

PERRO MUERDE CULO
Jerry Williams, de Little Rock, Arkansas, fue indemnizado con 14 500 dólares, más gastos médicos, tras ser mordido en el culo por el perro de su vecino. La indemnización no fue cuantiosa ya que el jurado percibió cierta provocación por parte del señor Williams, pues antes de ser mordido se estaba entreteniendo disparando al perro con una pistola de aire comprimido, que, recordemos, estaba encerrado en una jaula.
VAMPIRO DISCRIMINADO
Robert Paul Rice, interno de un prisión en Utah, condenado a 15 años por participar en varios delitos graves, demandó al Departamento Correcional de Utah reclamando, que en la prisión era discriminado por sus creencias religiosas: «Vampirismo Druida». Rice afirmó que para hacer eso, se le debía permitir el acceso sexual a «vampiresas». Además, la prisión no le aportaba el suministro de sus «necesidades dietéticas vampíricas específicas», es decir, sangre). Los registros muestran que Rice se había registrado como católico cuando fue encarcelado en el años 2000. La demanda fue rechazada.
«SINPA» PELIGROSO
Kara Walton, de Claymont (Delaware), denunció al propietario de un pub nocturno de la ciudad cuando ella se cayó y se rompió los dientes contra el suelo. El propietario fue condenado a pagarle 12 000 dólares más los gastos dentales ocasionados por el accidente. La caída se produjo cuando Kara intentaba escaparse por la ventana del baño de mujeres del pub para no pagar la cuenta de 3,50 dólares.
CUIDADO CON LOS GLOVO
En Estados Unidos existe el programa Meals on Wheels (comida sobre ruedas) que, con el apoyo de voluntarios, reparte comidas preparadas en diversos hogares de ancianos. Un repartidor resbaló con los restos de nieve de un hogar, resultando herido. La compañía aseguradora «Sentry Insurance Company» cubrió los daños sufridos por el repartidor, pero demandó y llevó a tribunales a la anciana de 81 años, dueña de la casa en donde resbaló el voluntario.
AIRE ACONDICIONADO TRAICIONERO
Robert Hornbeck se ofreció como voluntario para el Ejército y durante un tiempo estuvo destinado en Irak, donde combatió. Una noche, cuando ya había regresado a Estados Unidos, se emborrachó e entró en la trastienda de un hotel, por la sala de máquinas, haciendo caso omiso del inmenso letrero que dice «PELIGRO». Resultó herido con un corte ocasionada por las aspas de una unidad de aire acondicionado. Murió desangrado. A pesar de que el difunto ingresó indebidamente a esa propiedad privada, su familia ahora demanda al Hotel por 10 millones de dólares, como si fuera razonablemente previsible que algún borracho descerebrado fuera capaz de ignorar las señales de advertencia y subir a su maquinaria industrial potencialmente peligrosa para dormir la borrachera.
DESASTRE DE TINTORERIA
Juez Roy L. Pearson. Este juez (ya destituido) reclamó 67 millones de dólares a los dueños de una tintorería en Washington por haber extraviado sus pantalones favoritos la víspera de su primer día de trabajo. Sobre unos inmigrantes coreanos pendió una demanda de daños y perjuicios por valor de 67 millones de dólares. El motivo: haber perdido los pantalones de un cliente. La historia empezó en 2005, cuando el juez Pearson, en vísperas de su primera jornada de trabajo como juez administrativo, decidió llevar sus pantalones favoritos a la tintorería de los Chung para que los ensancharan por la cintura. Cuando fue a recoger la prenda, ésta no apareció. Y ahí comenzó una pesadilla de terror para los tintoreros, un suplicio que les está costando una fortuna en abogados y noches de insomnio, hasta el punto de querer regresar a Seúl. Al principio Pearson pidió 1.150 dólares por los pantalones y la chaqueta a juego, aunque ésta no se extravió. Luego le pareció poco y puso en marcha un despiadado proceso legal. Los Chung le ofrecieron compensarle con 3.000 dólares. Más tarde subieron la oferta a 4.600 y finalmente a 12.000. Pearson siempre dijo no. El insaciable juez estudió las leyes vigentes y descubrió que el cartel con la frase «Satisfacción garantizada» que colgaba en la tintorería podía proporcionarle una fortuna. Según las leyes de la capital, interpretadas en su extremo, un cliente que se siente insatisfecho podía reclamar hasta 1,500 dólares al día.
MEDICINA QUITA PODERES
Una vidente que dirigía sesiones de espiritismo en las que supuestamente conectaba con personajes como John MiltonPoéticamente, Milton es una de las figuras más importantes del panorama literario inglés, siendo en ocasiones situado al mismo nivel que Shakespeare. John MiltonWikipedia (quien al parecer hablaba a través de ella) y cuyos poderes desaparecieron, en su opinión, a causa de uno de los productos empleados para llevar a cabo una TAC (tomografía axial computarizada), demandó a su médico por haberla despojado de la habilidad con la que, hasta entonces, se ganaba la vida. Lo curioso es que los miembros del jurado tardaron menos de tres cuartos de hora en decidir indemnizarla con novecientos ochenta y seis mil dólares.
TOPLESS PELIGROSO
Paul Shimkonis demandó a un club de topless de Tampa (Florida), tras sufrir una lesión de cuello debido a los golpes que le dio con sus gigantescos pechos una de las bailarinas del local conocida como Tawny Peaks. El joven, que celebraba su despedida de soltero, alegó que sufría una incapacidad física, además de angustia mental y pérdida de la capacidad de gozar de la vida.
MÉDICOS POCO EFICIENTES
Una mujer de Pennsylvania demandó a los médicos del Centro Médico del Departamento de Asuntos Veteranos a donde acudía. La mujer con varios problemas, era obesa y fumadora empedernida, con la presión alta y niveles elevados de colesterol, aseguraba que los doctores eran los culpables de sus males ya que «no habían hecho lo suficiente» para convencerla de que debía mejorar su salud. A consecuencia de lo relatado, sufrió un infarto. La mujer demandó a los ocho doctores del centro médico, más a su gestor, el gobierno de los Estados Unidos y exigió una indemnización de 1 millón de dólares.
MALDITO NIÑO
En enero de 2000, Kathleen Robertson de Texas recibió una compensación económica de 780 000 dólares. La mujer había demandado a una tienda de muebles donde acudió a compra. En un momento dado, Roberston tropezó con un niño pequeño que corría dentro de la tienda, lo que le produjo una rotura de su tobillo. Lo mejor de todo es que el niño con el que había tropezado era su propio hijo.
NO ROBAR TAPACUBOS RUEDAS
Y os dejo de regalo este que resulta que es mentira, falso, fake aunque anda rodando por ahí:

Carl Truman, de Los Ángeles y de 19 años, ganó 74.000$ y los gastos médicos cuando su vecino pasó por encima de su mano con el coche, un Honda Accord. Carl Truman aparentemente no se dió cuenta de que había alguien al volante del coche cuando se puso a robarle los tapacubos.

Por si queréis consultar las fuentes originales, eso sí, están en inglés podéis consultarlos aquí.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO