24/06/2024

Los juicios de Nuremberg: los nazis en el banquillo

Los juicios de Nuremberg de 1946 fueron unos de los procedimientos legales más controvertidos y difíciles del siglo XX. A lo largo de cinco años, se llevaron a término 13 juicios en Nuremberg, Alemania, que hicieron comparecer en el estrado a algunos líderes nazis y oficiales de alto rango, así como a ciudadanos alemanes que se beneficiaron de la guerra mientras cometían crímenes contra la humanidad. Lamentablemente, el líder nazi Adolf HitlerADOLF HITLERAdolf HitlerWIKIPEDIA se suicidó antes de que pudiera ser puesto ante la justicia, lo que significa que uno de los peores criminales de guerra que jamás haya existido nunca fue juzgado.

El Presidente del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra, Lord Justice Geoffrey Lawrence lee parte de los veredictos finales.
El Presidente del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra, Lord Justice Geoffrey Lawrence lee parte de los veredictos finales.

Los juicios de Nuremberg, encabezados y dirigidos por un grupo internacional de representantes de diferentes países entre los que se encontraban Estados Unidos, la Unión Soviética, Francia y Gran Bretaña, imputaron cargos a casi 200 acusados, duraron 10 meses y requirieron más de 200 sesiones judiciales para llegar a un acuerdo.

DESTINO NUREMBERG
Las Fuerzas AliadasLos Aliados fueron países opuestos oficialmente a las Potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. Al comenzar la guerra, el 1 de septiembre de 1939, la coalición enfrentada a Alemania consistía en que Francia, Polonia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, al cual se unieron poco después, algunos países del Commonwealth (Canadá, Australia, Nueva Zelanda, el Dominio de Terranova y la Unión Sudafricana), el Raj británico y el Reino de Nepal. En 1940, se unieron la Francia Libre, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Luxemburgo, los Países Bajos, Reino de Grecia y Reino de Yugoslavia (1941). En junio de 1941, la llamada Operación Barbarroja propició que la URSS se uniera a los Aliados. Los Estados Unidos de América se unieron en diciembre de 1941, tras el ataque japonés a Pearl Harbor, seguidos por China y algunos países de América del Sur. A partir de 1942, los llamados Cuatro Policías, es decir, el Reino Unido, la Unión Soviética, los Estados Unidos y China, dominaban la política aliada pueden haber estado de acuerdo durante la Segunda Guerra Mundial, pero tras el fin de la contienda, casi todo el mundo estaba en desacuerdo sobre cómo tratar a los criminales de guerra. En 1942, mientras la guerra seguía su camino, Winston ChurchillWinston ChurchillWinston ChurchillWIKIPEDIA esbozo la idea de capturar a los oficiales nazis de alto rango y matarlos utilizando un pelotón de fusilamiento. La idea de los americanos no coincidía, ya que eran más propensos a llevar a los asesinos ante un tribunal de justicia, lo que hizo que la idea fuera rechazada. En su lugar, los Aliados elaboraron un método, del que no había precedentes, para poder juzgar a los criminales de guerra.

Durante el juicio de Nuremberg, guardias estadounidenses mantienen vigilancia constante sobre los principales criminales de guerra nazis en la prisión anexa al Palacio de Justicia. Nuremberg, Alemania, noviembre de 1945.
Durante el juicio de Nuremberg, guardias estadounidenses mantienen vigilancia constante sobre los principales criminales de guerra nazis en la prisión anexa al Palacio de Justicia. Nuremberg, Alemania, noviembre de 1945

Para poder avanzar, las prácticas y tradiciones legales de cada país tenían que ser reconocidas y cumplidas en consecuencia. El 8 de agosto de 1945 se estableció el Estatuto de Londres del Tribunal Militar Internacional (IMTLa Carta de Londres, Carta de Núremberg o Estatuto de Londres del Tribunal Militar Internacional, firmado en 1945 entre Francia, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética, es el documento que fijó los principios y procedimientos por los cuales se rigieron los Juicios de Núremberg. Fue publicada el 8 de agosto de 1945, el mismo Día de la Victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial, como anexo al Acuerdo de Londres. En términos legales, los procedimientos establecidos en este texto son más cercanos al Derecho continental europeo que al Common Law en cuanto a la producción de la prueba, el juicio ante un tribunal compuesto por jueces y no por jurado y la generación de contraevidencia. Se podía apelar ante el Alto Consejo Aliado de Control de la Alemania Ocupada. En cuanto a su contenido material, la Carta de Londres estableció que el Tribunal sería competente para conocer de los crímenes de guerra, contra la humanidad y contra la paz. Pese a que las reglas contenidas en su parte sustancial estaban previstas inicialmente sólo para los procesos contra los líderes de la Alemania nazi, fueron aplicadas en el enjuiciamiento de crímenes internacionales en Asia, en el ex Yugoslavia y en Ruanda. La Carta sirvió también como base para la creación del Estatuto de Roma, que creó la Corte Penal Internacional el año 1998. ), que definía tres categorías de delitos:

  • los crímenes contra la paz, consisten básicamente, en comenzar la guerra;
  • los crímenes de guerra son lo que sucede cuando alguien viola las reglas de combate durante la misma y
  • los crímenes de lesa humanidad que suman, además, el asesinato, la esclavitud o la deportación de civiles por motivos políticos, religiosos o raciales.
Más adelante profundizaremos en ellos un poco más.
¿POR QUÉ NUREMBERG?
Los juicios podrían haberse realizado en cualquier lugar, así que ¿por qué establecerlas en Nuremberg, Alemania? Los aliados tenían algunas razones para decidir que este monumental juicio se llevara a cabo en el corazón del antiguo territorio nazi. Logísticamente, tenía sentido. El Palacio de Justicia de la ciudad alberga los tribunales y tiene una gran zona de prisiones donde los acusados pueden ser encarcelados durante amplios períodos de tiempo. El Palacio era también una de las pocas estructuras de la zona que no había sido dañada excesivamente. Además de que ya existía, el Palacio de Justicia también servía, irónicamente, a los Aliados, y no podían dejar pasar esta oportunidad. Desde el principio, incluso antes de la guerra, la ciudad era el lugar donde se podían escuchar los discursos y mítines de los nazis, lo que daba a los juicios que se celebraban allí una simbología especial.
Vista aérea del Palacio de Justicia de Nuremberg, donde el Tribunal Militar Internacional juzgó a 22 oficiales alemanes de alto rango por crímenes de guerra. Nuremberg, Alemania, noviembre de 1945.
Vista aérea del Palacio de Justicia de Nuremberg, donde el Tribunal Militar Internacional juzgó a 22 oficiales alemanes de alto rango por crímenes de guerra. Nuremberg, Alemania, noviembre de 1945
FRANCISCO BOIX, EL HOMBRE CLAVE
Francisco Boix, el fotógrafo de Mauthausen

Una de las muchas personas que surguieron de la nada durante los juicios de Nuremberg para ayudar a acabar con los nazis capturados fue Francisco BoixFrancisco BoixWIKIPEDIA, miembro de la Legión Extranjera FrancesaLegión Extranjera FrancesaWikipedia que fue apresado por el ejército alemán en 1940. Fue internado en el campo de concentración de Mauthausen, en Austria, que albergaba entre 100 000 y 300 000 prisioneros, en su mayoría de ascendencia polaca y soviética. El número exacto de muertos en el campo es imposible de calcular, pero Boix logró sobrevivir a la dura prueba mientras trabajaba en el Erkennungsdienst, el departamento de fotografía de la administración del campo. Allí tomó fotos identificativas de los internos y documentó muchos de las celebraciones por parte de los mandos nazis dentro del campo.

Durante su estancia en el campo de Mauthausen, guardó en secreto cerca de 20 000 negativos que acabarían jugando un papel importante en Nuremberg. Durante el juicio, estas fotografías se mostraron para probar las detestables condiciones que los prisioneros soportaban obligados y el conocimiento que los líderes del Tercer Reich tenían de estas inhumanas condiciones de vida.

En 2018 se estreno en los cines españoles El fotografo de MauthausenWIKIPEDIA en la que se cuenta que con la ayuda de un grupo de prisioneros españoles que lideran la organización clandestina del campo de concentración de Mauthausen, Francesc Boix (interpretado por Mario CasasMario CasasMario CasasWIKIPEDIA), un preso que trabaja en el laboratorio fotográfico, arriesga su vida al planear la evasión de unos negativos que demostrarán al mundo las atrocidades cometidas por los nazis. Miles de imágenes que muestran desde dentro toda la crueldad de un sistema perverso. Las fotografías que lograron salvar Boix y sus compañeros fueron determinantes para condenar a altos cargos nazis en los juicios de Núremberg en 1946. Boix fue el único español que asistió como testigo.
RUDOLF HESS Y EL CONTROL MENTAL
De todos los nazis del Tercer Reich, Rudolph HessRudolf HeßRudolf HeßWIKIPEDIA fue el que más admiraba a Hitler. Fue el primero en alinearse con el líder del partido nazi, y tenía tal capacidad de adulación que fue nombrado Führer Adjunto y se le dio el poder de aumentar las sentencias de los prisioneros como le viniera en gana. Puede que no lo pareciera, pero Hess no era un tipo estable mentalmente. Era hipocondríacoHipocondríaTrastorno mental que se caracteriza por una preocupación constante y obsesiva por la propia salud y por una tendencia a exagerar los sufrimientos, que pueden ser reales o imaginarios. hasta lo inimaginable, creía en el ocultismoOcultismoConjunto de conocimientos y prácticas relacionados con la magia, la alquimia, la astrología y materias semejantes, que no se basan en la experimentación científica. y en los experimentos de control mentalControl mentalEl control mental es una técnica o un conjunto de técnicas encaminadas a la modificación de los procesos mentales de los individuos. Puede emplearse sobre la propia persona y también en personas ajenas con fines diversos: desde la superación del propio ser y sus habilidades mentales a través del dominio de la mente, pasando por la sanación de complejos o problemas mentales, hasta un uso perverso tal como la manipulación de otras mentes. WIKIPEDIA que se realizaban en los campos de concentración nazis.

Juicios de Nuremberg. De izquierda a derecha en primera linea: Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim Von Ribentropp, Wilhelm Keitel y Ernst Kaltenbruenner
Juicios de Nuremberg. De izquierda a derecha en primera linea: Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim Von Ribentropp, Wilhelm Keitel y Ernst Kaltenbruenner

Cuando subió al estrado durante los juicios de Nuremberg, habló durante 20 minutos seguidos después de su presentación, tocando temas que iban desde los muy misteriosos métodos de control mental que hacían que los internos actuaran y hablaran de acuerdo con las órdenes que se les daban hasta los rumores sobre los campos de concentración británicos que parecía estar saliendo de la nada. Terminó su declaración afirmando que no se arrepentía de lo que había hecho durante la guerra. En lugar de condenarlo a muerte como el resto de los oficiales de alto rango, fue sentenciaron a cadena perpetua. Cuando el Dr. Henry Dicks describió a Hess, dijo:

Fue patético y lamentable en lugar de amenazante o desagradable. Los que lo rodeábamos siempre sentimos que era un hombre muy inseguro que había sido maltratado de alguna manera durante su juventud y si hubiera habido mejores informes, si no hubiera sido un prisionero de estado tan importante, podríamos haber hecho más por él.

Hess no fue la única persona involucrada en horribles experimentos médicos que se enfrentó a un juicio. Dieciséis de los 23 médicos que mutilaron y experimentaron con reclusos sin su consentimiento, fueron declarados culpables, y siete de los culpables fueron condenados a muerte y ejecutados el 2 de junio de 1948.

DEFENSAS SIMILARES
Una de las defensas más conocidas del comportamiento abominable en el siglo XX fue la afirmación de que uno simplemente seguía órdenes. Se ha usado a lo largo de la historia, pero está más estrechamente asociada con los juicios de Nuremberg que a cualquier otro juicio o causa, anterior o posterior, y aunque algunos pueden pensar que esto ayudó a los acusados a coseguir una sentencia más indulgente, en realidad lo que obstaculizó fue su defensa.

Banquillo de los acusados en los juicios de Nueremberg
Banquillo de los acusados en los juicios de Nuremberg

A todos los que estaban enjuiciados se les permitió elegir su propio abogado y crear su propia estrategia de defensa, pero los acusados utilizaron patrañas similares. Inicialmente, los acusados afirmaron que la Carta de Londres era un ejemplo de ley ex post factoLey posterior al hechoLey ex post facto es una expresión latina, traducible al español como «ley posterior al hecho», utilizada para referirse a una norma o ley retroactiva, es decir, que retroactivamente cambia las consecuencias jurídicas de un acto cometido, o el estatus legal de hechos o relaciones existentes con anterioridad a la vigencia de la ley., o leyes que fueron hechas después de que sus crímenes habían sido cometidos. Otros acusados argumentaron que los juicios no eran más que era una venganza brutal de los aliados a sus enemigos. Sin embargo, la defensa más utilizada fue la afirmación Sólo seguía órdenes.

Hermann Goering durante el transcurso de su declaración
Hermann Goering durante el transcurso de su declaración

Muchos acusados en Nuremberg afirmaron que, aunque sabían que lo que Hitler estaba haciendo era ilegal, siguieron adelante porque no tenían otra opción. El Führerprinzip (principio del líder) gobernaba el régimen nazi, decían, y bajo ese sistema, salirse de la línea no era muy recomendable, por no decir imposible sin sufrir consecuencias extremas. En lugar de dejar que los acusados se fueran con una palmadita en la espalda, el tribunal decidió que la obediencia ciega no era excusa para cometer genocidio.

LA MAYORÍA, SENTENCIADOS A MUERTE
Puede que no parezca fácil condenar a muerte, independientemente de sus crímenes, pero el 1 de octubre de 1946, 12 políticos nazis de alto rango tuvieron ese destino. Otros siete miembros menores del partido fueron condenados a 10 años de prisión, y tres de ellos acabaron con sentencias de libertad. Sin embargo, no todos los nazis que fueron condenados a muerte por ahorcamiento fueron ejecutados finalmente. En lugar de enfrentarse al verdugo, Robert LeyRobert LeyRobert LeyWikipedia y Hermann GoeringHermann GöringHermann GöringWikipedia se suicidaron tras el juicio, y Gustav KruppGustav KruppGustav KruppWikipedia fue declarado mental y físicamente incompetente para ser juzgado.

Altos cargos nazis que fueron juzgados en Nuremberg y sus respectivas condenas
Altos cargos nazis que fueron juzgados en Nuremberg y sus respectivas condenas
LARGAS Y DOLOROSAS MUERTES
Las ejecuciones se llevaron a cabo el 28 de octubre de 1946, y cuando fueron a la horca, el verdugo se aseguró de que padecieran un dolor inimaginable. Las cuerdas que se usaron eran inusualmente cortas, lo que les causaría una larga y dolorosa muerte, debido a que la fuerza que podía ejercer el peso y la velocidad de caida del prisionero como para que se rompiese el cuello, era insuficiente. Todo esto ocurría en un gimnasio, lleno de colores luminosos y gritones justo enfrente de donde iban a estar situados los testigos, tanto los oficiales militares, los testigos oficiales y los corresponsales de prensa, radio y televisión. Muchos de los nazis murieron por estrangulamiento de una duración de entre 14 minutos llegando incluso a los 28.
Uno de los oficiales, momentos antes de ser colgado en la horca
Uno de los oficiales, momentos antes de ser colgado en la horca
Robert E. ConotRobert E. ConotRobert Ernst Conot (25 de junio de 1929 - 16 de noviembre de 2011) fue un periodista e historiador estadounidense. Es autor de un libro de 1967 sobre los disturbios de Watts (Ríos de Sangre, Años de Oscuridad), que, según WorldCat, se encuentra en 1147 bibliotecas. El informe llamó la atención de la Comisión Nacional Asesora sobre Desórdenes Civiles, que lo designó para editar la sección histórica del informe de la comisión. Conot también es conocido por una biografía de Thomas Edison que fue una de las primeras obras en cuestionar el «mito de Edison» (A Streak of Luck); se encuentra en las bibliotecas de 2023. También escribió un volumen exhaustivo sobre los Juicios de Nuremberg, Justice at Nuremberg, que se encuentra en más de 2400 bibliotecas. , autor de Justice at Nuremberg, escribió:
Fue un momento sombrío y despiadado. Pero para aquellos que habían pasado por los horrores y torturas de los enjuiciados, que habían visto a hombres colgados de ganchos de carnicero, de mujeres mutiladas y niños atascados en cámaras de gas, donde la humanidad había sido sometida a la degradación, la destrucción y el terror, la escena pareció una visión de justicia cruenta, casi bíblica.
EL VERDUGO ERA UN PSICÓPATA
¿Quién es capaz de colgar a más de 10 criminales en un solo día? ¿Hay alguien que se sienta cómodo con esto en su conciencia? Aparentemente, el exmiembro de la Marina, John C. WoodsJohn C. WoodsJohn C. WoodsWikipedia, estaba a favor de ello. Según el ejército de los EE.UU., Woods fue dado de baja deshonrosamente con un diagnóstico de deficiencia psicopáticaPsicopatíaLa psicopatía o personalidad psicopática es un trastorno antisocial de la personalidad. Wikipedia sin psicosis, lo que significa que era una persona antisocial y violenta. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, se volvió a alistar, y como era más difícil comprobar los registros en la década de 1940, consiguió evadir el proceso. Cuando el ejército solicitó verdugos, mencionó que ya había ahorcado a gente antes.
El cuerpo de Alfred Jodl, jefe de asesores de Hitler y jefe de Estado Mayor de Operaciones, después de su ejecución en Nuremberg.
El cuerpo de Alfred Jodl, jefe de asesores de Hitler y jefe de Estado Mayor de Operaciones, después de su ejecución en Nuremberg.

No hay registros de que haya realizado ninguna ejecución oficial hasta que entró en el ejército, pero un artículo de una edición de 1946 de The New York Times afirma que, durante su segundo alistamiento, participó en 347 ahorcamientos. Una vez hecho su trabajo, le dijo al Times:

Colgué a esos diez nazis… y estoy orgulloso de ello. … no estaba nervioso. … Un hombre no puede permitirse el lujo de estar nervioso en este momento. Quisiera hablar bien de los soldados que me ayudaron… todos fueron estupendos. … Estoy tratando de conseguir un ascenso. … La forma de como veo esta función de verdugo, de ahorcar, alguien tiene que hacerlo. Me metí en esto por casualidad, hace años en los Estados Unidos.
TELFORD TAYLOR Y VIETNAM
Telford TaylorTelford TaylorTelford Taylor (24 de febrero de 1908 - 23 de mayo de 1998) fue un abogado estadounidense mejor conocido por su papel de abogado de la fiscalía en los juicios de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial , su oposición al senador Joseph McCarthy en la década de 1950 y sus críticas abiertas. de las acciones estadounidenses durante la Guerra de Vietnam en los años sesenta y setenta. , el fiscal jefe durante los juicios, no creía que los juicios de Nuremberg tuvieran el mejor final posible, pero esperaba que sentaran un precedente legal para el enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad. Ayudó a redactar los Principios de Nuremberg, que quería usar contra los soldados y militares de alto rango que cometieron actos tan atroces como los nazis.
PRINCIPIOS DE NUREMBERG

  • Principio I
    Cualquier persona que cometa actos que constituyan un crimen bajo las leyes internacionales será responsable y por consiguiente sujeto a castigo.
  • Principio II
    El hecho de que las leyes internas no impongan castigo por un acto que constituya un crimen bajo las leyes internacionales no exime a la persona que cometió el acto de su responsabilidad bajo las leyes internacionales.
  • Principio III
    El hecho de que una persona que ha cometido un acto que constituye un crimen bajo las leyes internacionales sea Jefe del Estado o un oficial responsable del Gobierno no le exime de la responsabilidad bajo las leyes internacionales.
  • Principio IV
    El hecho de que una persona actúe bajo las órdenes de su Gobierno o de un superior no le exime de la responsabilidad bajo las leyes internacionales, siempre que se demuestre que tenía posibilidad de actuar de otra forma.
  • Principio V
    Cualquier persona acusada de un crimen bajo las leyes internacionales tiene el derecho de un juicio justo ante la ley.
  • Principio VI
Los crímenes que se enumeran a partir de aquí son castigables como crímenes bajo las leyes internacionales:
  • Guerra de agresión
    La planificación, preparación, iniciación o comienzo de una guerra de agresión, o una guerra que viole los tratados internacionales, acuerdos o promesas; la participación en un plan común o conspiración para el cumplimiento de cualquiera de los actos mencionados en el anterior punto.
  • Crímenes de Guerra
    Las violaciones de las leyes o costumbres de la guerra que incluyen, pero no están limitadas a, asesinato, trato inhumano o deportación como esclavos o para cualquier otro propósito de la población civil de un territorio ocupado, asesinato o trato inhumano a prisioneros de guerra, a personas sobre el mar, asesinato de rehenes, pillaje de la propiedad pública o privada, destrucción injustificada de ciudades, pueblos o villas, o la devastación no justificada por la necesidad militar.
  • Crímenes contra la humanidad
    Asesinato, exterminio, esclavitud, deportación y cualquier otro acto inhumano contra la población civil, o persecución por motivos religiosos, raciales o políticos, cuando dichos actos o persecuciones se hacen en conexión con cualquier crimen contra la paz o en cualquier crimen de guerra.
  • Principio VII
    La complicidad en la comisión de un crimen contra la paz, un crimen de guerra o un crimen contra la humanidad tal y como fueron expuestos en los Principios VI, es un crimen bajo las leyes internacionales.

Durante las décadas de 1960 y 1970, fue crítico con las acciones militares de EE.UU. durante la guerra de Vietnam, especialmente durante la campaña de bombardeo de Hanoi (Operación Linebacker) en 1972. Instó a los responsables políticos y a los políticos en general, que buscaran justicia contra los militares estadounidenses bajo los principios de Nuremberg, pero sus llamamientos a realizar esta acción fueron, en gran medida, ignorados. En 1970, publicó el libro Nuremberg y Vietnam: An American Tragedy, en el que se argumentaba que las acciones de los militares estadounidenses en Vietnam y Camboya eran paralelas a las de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y debían ser procesadas de forma similar.

De izquierda a derecha (primera fila): Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim von Ribbentrop y Wilhelm Keitel, (de izquierda a derecha, fila de atrás) Karl Dönitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach, y Fritz Sauckel.
De izquierda a derecha (primera fila): Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim von Ribbentrop y Wilhelm Keitel, (de izquierda a derecha, fila de atrás) Karl Dönitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach, y Fritz Sauckel.
LA LARGA SOMBRA DE NUREMBERG
Tras las ejecuciones al final de los juicios de Nuremberg, se celebraron una serie de juicios menores para juzgar a soldados, funcionarios del gobierno y propietarios de empresas que fueron cómplices de los crímenes de guerra nazis. Ya en 1949, las autoridades alemanas habían recuperado fuerzas como para enjuiciar los crímenes por sí mismos y asumieron el procesamiento iniciados por los Aliados, un trabajo que se tomaron muy en serio. Al menos 5000 acusados fueron condenados en la década de 1950, y otros 800 fueron ejecutados.

Los juicios de Nuremberg fueron los primeros en hacer responsables a los líderes de un gobierno por sus acciones durante la guerra, y fue la primera vez que los horrores del Holocausto se discutieron en público. Los juicios cambiaron la forma en que se enjuiciarían los crímenes de guerra a partir de la Segunda Guerra Mundial, y crearon la rúbrica que seguirían todos los futuros casos criminales internacionales. O eso críamos.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO