03/03/2024

La policía del bañador

Señoras, hemos recorrido un largo camino y creo que aún nos queda. Teniendo en cuenta los bikinis de tamaño superreducido que se exhibe hoy en día en cada playa y piscina pública, es difícil imaginar que hubo un tiempo, una época en la que, comunidades enteras estaban preocupadas por el atuendo de baño de las señoras y por que cumplieran estándares de decencia. Así que se aprobaron una serie de leyes alrededor de las prendas de baño y se contrataron o nombraron funcionarios específicos para controlar que la vestimenta de las bañistas estuvieran dentro de dichos parámetros. Las infractoras podían ser enviadas a casa para cubrir las partes impúdicas que dejaban ver más de la cuenta, hoy afirmariamos que sería más acertado decir insinuar, enviándolas a casa para subsanar dichos contratiempos visuales, eso en el mejor de los casos, pudiendo llegar a ser multadas si la cosa se ponía un poco tensa e incluso ser arrestadas si la cosa pasaba a mayores.

LA POLÍCIA DEL TRAJE DE BAÑO

Las mujeres solían llevar medias y batas de «estar por casa», mangas largas y, por supuesto, sin escotes, para poder darse un chapuzón y refrescarse, lo que debía ser tremendamente incómodo. Probablemente por eso empezaron a ser más cortos, cada vez más, a principios de 1900, y para la década de los «locos 20», eran realmente escandalosos, dejando ver tobillos, rodillas y hombros desnudos.

En 1919, veinte diputadas especiales llamadas «Sheriffettes» (alguacilas) fueron nombradas «jueces» otorgándoles la capacidad de poder comprobar la longitud de las prendas de baño que utilizaban las bañistas en Rockaway Beach, Queens, Nueva York. Este fue el último enfrentamiento en una batalla entre mujeres y autoridades de playa, pero no sólo allí.

 En Chicago, Illinois, una mujer está siendo arrestada por desafiar un edicto de Chicago que prohíbe los trajes de baño «abreviados» en las playas. Crédito: Bettmann/CORBIS
En Chicago, Illinois, una mujer está siendo arrestada por desafiar un edicto de Chicago que prohíbe los trajes de baño «abreviados» en las playas. Crédito: Bettmann/CORBIS

Ese mismo año, un policía fue reprendidoReprenderDel lat. reprehendĕre, de re- «re-» y prehendĕre «coger». → 1. tr. Corregir, amonestar a alguien vituperando o desaprobando lo que ha dicho o hecho. por un juez por arrestar a una mujer que llevaba un traje de baño bajo una falda y el suéterJerseyDel ingl. jersey. 1. m. Prenda de vestir de punto, cerrada y con mangas, que cubre desde el cuello hasta la cintura aproximadamente. . La señora caminaba por Ocean Parkway con su marido y le conminaron a que se fuera a casa a cambiarse y se pusiera una vestimenta adecuada para salir a la calle. Parece ser que el policía tuvo que mirar debajo de su falda para comprobar que, efectivamente, lo llevaba puesto. El juez le dijo que no tenía nada que opinar sobre la violación de la intimidad de la señora y desestimó el cargo.

En 1921, una bañista en Atlantic City, Nueva Jersey, fue arrestada por llevar medias, únicamente para taparse las piernas y que se negó a quitárselas. En un acto de rebeldía y enfrentamiento con la autoridad durante el arresto, golpeo al oficial en un ojo.

Una ley hawaiana de 1921 fue promulgada para que nadie mayor de 14 años pudiera utilizar traje de baño a menos que «se cubra adecuadamente con una prenda externa que llegára al menos hasta las rodillas». Las mujeres comenzaron a llevar toallas o impermeables alrededor de su cintura.

La ciudad no tiene derecho a decirme cómo me pondré la ropa. No es de su maldito negocio. Iré a la cárcel primero.Louise Rosine, 1921

La razón de toda esta revolución partía de la premisa de que se tenían que tomar medidas antes de que Estados Unidos entrara en una vorágineVorágineDel lat. vorāgo, -ĭnis.1. f. Remolino impetuoso que hacen en algunos parajes las aguas del mar, de los ríos o de los lagos. → 2. f. Pasión desenfrenada o mezcla de sentimientos muy intensos.3. f. Aglomeración confusa de sucesos, de gentes o de cosas en movimiento. de libertinaje irrecuperable, por lo que muchos municipios aprobaron leyes que hacían cumplir el largo mínimo de los trajes de baño, a menudo prohibiendo cualquier cosa más corta que seis pulgadas (15,24 cm) por encima de la rodilla.

Policías de Chicago revisan violaciones a las leyes de la acción de baño
Policía del baño en Chicago revisa que la violación de las leyes de baño no se produzcan Crédito: Bettmann/CORBIS

La policía de trajes de baño tenía la encomiendaEncomendarDe en- y el ant. comendar «recomendar», «encomendar», y este del lat. commendāre. Conjug. actual c. acertar.1. tr. Encargar a alguien que haga algo o que cuide de algo o de alguien.2. tr. Dar encomienda, hacer comendador a alguien. → 3. tr. En la América hispana, dar indios en encomienda. → 4. tr. Enviar recados o saludos. → 5. tr. desus. Recomendar, alabar. → 6. Intr. Llegar a tener encomienda de orden. → 7. prnl. Ponerse en manos de alguien. de asegurarse de que las bañistas no se saltaran las normas, y si encontraban a una mujer con una indumentaria que sospechaban que era demasiado corta, como medidas coercitivasCoercitivo, vaDel lat. coercĭtum, supino de coercēre «contener».1. adj. Que sirve para forzar la voluntad o la conducta de alguien. → 2. adj. Represivo, inhibitorio. se la enviaba a casa para cambiarse u obligada a cubrirse. La policía de la playa de Chicago encontró un método «inteligente» para asegurar que las usuarias mantuvieran sus modales en la vestimenta: un «sastre de playa» que podía ser invocadoInvocarDel lat. invocāre.1. tr. Llamar en solicitud de ayuda de manera formal o ritual.2. tr. Acogerse a una ley, costumbre o razón. para hacer una compostura de mayor tamaño sobre aquella prenda que no cumplía a la normativa, colocando un trozo de tela en los bajos de las faldas consideradas demasiado cortas o en la parte superior de los escotes que dejaban entrever demasiado.

 Chicago, Illinois - Dos bañistas siendo escoltados fuera de la playa por una mujer policía. Crédito: Bettmann/CORBIS
Chicago, Illinois – Dos bañistas siendo escoltadas fuera de la playa por una mujer policía o «sheriffette». Crédito: Bettmann/CORBIS
DETENIDA POR EL DEPORTE

Los bañadores que permitían usar a las mujeres eran excesivamente gruesos y poco prácticos, lo que era un problema, por un lado de elegancia y vistosidad, importante a la hora de lucirse, y por otro, siendo un impedimento para la movilidad y sirviendo de freno al avance en el agua de las nadadoras de competición. Nadadoras australianas, donde el deporte era seguido con asiduidad, estudiaron la solución del problema, consiguiendo desarrollar trajes de baño para mujeres que eran bastante simples pero que permitían el movimiento total y libre. Cuando uno de estas nadadoras, Annette Kellerman, llegó a los EE.UU. en 1907 y visitó una playa de Boston con uno de estos trajes de baño deportivos, fue arrestada por exhibición indecente.

Kellerman argumentó, exitosamente ante la corte que, las «leyes de modestia» le impedían practicar su deporte de Estados Unidos y abogó por el derecho a nadar, que permitiera a las mujeres moverse libremente en el agua. Incluso lanzó su propia línea de ropa de baño para facilitar a las mujeres en Estados Unidos creando diseños modernos y elegantes.

Annette Kellerman

EL VERDADERO TRAJE DE BAÑO

El traje de baño se acortó y se eliminaron las mangas en la década de 1920 a 1930, pero esto todavía no era suficiente para muchas mujeres. Coco ChanelGabrielle Chanel ↔ Coco ChanelGabrielle Chanel ↔ Coco ChanelWikipedia había popularizado los «baños de sol», lo que popularmente se conoce como ponerse moreno, que llevó a los seguidores de las modas a acortar, discretamente, el tamaño de sus faldas y eliminar las mangas para, así, lograr un bronceado más uniforme y que cubriera una mayor superficie corporal.

El ingeniero francés Louis Reard tomó nota y diseñó un bañador para satisfacer sus necesidades, introduciendo en el mundo de la moda el bikini en 1946.

El revelador traje de dos piezas causó un gran revuelo. Las mujeres en Europa abrazaron el sexy y moderno bikini, pero para las mujeres estadounidenses, la tendencia fue un objetivo un poco más lento de conseguir. A Ursula AndressUrsula AndressUrsula Andress en bikiniWikipedia se le atribuye haber encendido la locura del bikini en Estados Unidos después de su aparición en la película de James BondJames BondWikipedia de 1962, James Bond contra el Dr. NoAgente 007 contra el Dr. NoDr. No (titulada El satánico Dr. No en Hispanoamérica y Agente 007 contra el Dr. No en España) es una película británica de 1962 dirigida por Terence Young y protagonizada por Sean Connery, Ursula Andress y Joseph Wiseman. Está basada en la novela homónima escrita por Ian Fleming, es la primera de la serie de películas de James Bond, y fue adaptada por Richard Maibaum, Johanna Harwood y Berkely Mather. La película fue producida por Albert R. Broccoli y Harry Saltzman, una asociación que continuaría hasta 1975. Wikipedia. Con tantas mujeres corriendo a comprar su bikini y con el movimiento de liberación de mujeres cambiando las leyes del bikini, finalmente estas se relajaron en las playas estadounidenses.

Agente Buchanan de la policía de West Palm Beach, mide el traje de baño de Betty Fringle, para asegurarse de que se ajusta a las normas introducidas por los censores de la vestimenta inadecuada la playa.
Agente Buchanan de la policía de West Palm Beach, mide el traje de baño de Betty Fringle, para asegurarse de que se ajusta a las normas introducidas por los censores de la vestimenta inadecuada la playa. Crédito: Agencia Fotográfica General/Getty Images
¿Y QUE PASÓ CON LOS HOMBRES?
Un hombre en la playa de Heemskerk, Holanda es multado por no llevar ropa «decente», 1931.
Un hombre en la playa de Heemskerk, Holanda es multado por no llevar ropa «decente», 1931

Las mujeres no eran las únicas cuya ropa de playa estaba vigilada. Con el argumento de que nadie quería ver «gorilas en las playas», el ayuntamiento de Atlantic City, Nueva Jersey aprobó leyes que obligaban a llevar camisetas en la orilla, y cada uno de los estados seguía su ejemplo. Los hombres que iban con el torso desnudo podían ser multados y obligados a ponerse la camiseta. Pero a partir de 1937, muchas de estas reglas locales fueron anuladas y los hombres pudieron disfrutar una vez más del sol en sus pectorales desnudos.

Cartel informativo a la entrada de la zona de baños fijado por el departamento de policía en el que se establecen las normas para los bañistas.
Cartel informativo a la entrada de la zona de baños fijado por el departamento de policía en el que se establecen las normas para los bañistas. Crédito: Alfred Eisenstaedt/Pix Inc./The LIFE Picture Collection/Getty Images

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO