Jeffrey Dahmer, «el Carnicero de Milwaukee», el caníbal más famoso de América

Caníbal, asesino, monstruo, Jeffrey Dahmer se ha ganado merecidamente su lugar entre algunos de los asesinos más viciosos y crápulasHombre que lleva una vida licenciosa y tiene unas costumbres consideradas poco morales. en serie de América, y sus asesinatos permitieron ver actitudes que pertenecían a la intimidad de la doble vida que mantenían los criminales más violentos y criminales del país. Para cualquiera que no estuviera familiarizado o hubiera intimado con Dahmer, se le podía considerar sólo un hombre guapo, un fracasado que no era capaz de mantener un empleo. Alcohólico, depresivo, solo parecía tener aptitudes únicamente para el asesinato, pero todos los que lo conocieron y sobrevivieron a sus «especiales habilidades» lo describieron como una persona afablepersona ─ Que es agradable, apacible y cordial en el trato. y con los pies sobre la tierra, así que, ¿cómo  mutó de ser un chico tranquilo del medio oeste a un asesino implacable y caníbal? Tal vez no hubo transformación. Tal vez Dahmer siempre estuvo esperando para mostrarse al mundo como lo que realmente era.

Evolución física de Jeffrey Dahmer
Evolución de Jeffrey Dahmer
El joven Dahmer
Dahmer fue un niño solitario. Pasaba la mayor parte del tiempo jugando en un lugar imaginario al que llamaba «Tierra Infinita», un mundo lleno de cadáveres donde el tiempo no pasaba. Le fascinaban los animales muertos desde el instante en el que vio a su padre sacar los huesos de animales muertos de debajo de la casa familiar, recordando más tarde la sensación de un extraño hormigueo cuando oyó los huesos como traqueteaban en el interior del cubo. Dahmer aprendió a blanquear los huesos de los cadáveres de roedores que su padre recolectaba y lo convirtió en su afición, usando los huesos como si de un sonajero casero y personal se tratara. Sin tan siquiera pensar que esto era un juguete extraño e inusual, su familia se refirió al cubo de huesos con el que el joven Dahmer jugaba constantemente como «sus palillos».

Acompañado de su propia banda sonora, Dahmer se quedó para explorar la «Tierra del Infinito» a su antojo. Su padre estaba trabajando todo el día, y su madre sufría depresión. Cuando su hermano menor, David, entró en escena, Dahmer se vio aún todavía más desatendido y se escondió aún más en su propias elucubracionesPensamiento, reflexión o hipótesis que es producto de la meditación., en su propio universo. Cuando el psiquiatra forense, Dr. Carl Wahlstrom, estudió a Dahmer después de que fuera arrestado en 1991, tuvo la posibilidad de comprobar que cuando era joven, la libidoDeseo de placer, en especial de placer sexual. del asesino estaba «fuera de su sitio». Las fantasías sexuales de Dahmer sobre los cadáveres ocupaban «alrededor de dos tercios de su pensamiento en cualquiera de sus diarios pensamientos cotidianos».

Mientras vivía en Bath, Ohio, en su adolescencia, Dahmer se obsesionó con un deportista que pasaba corriendo todos los días por delante de su casa. Aislado y deprimido, Dahmer, con tan solo 13 años de edad, tenía un conflicto y sentía, al mismo tiempo, atracción por el hombre con un sentido de propiedad sobre su relación de forma unilateral, por lo que un día, decidió tomar una solución. Se agenció un bate de béisbol, escondiéndose tras unos arbustos, esperando que pasara el corredor, pero el corredor nunca llegó. Dahmer, decepcionado, regresó a casa y dedico a golpearse en el interior de su mente prisionera.

Ficha policial de Jeffrey Dahmer

Universidad, militar y asesinato
El alcoholismo de Dahmer se descontroló cuando estaba en el instituto, ya que recurrió a los packs de cerveza para ponerse a tono en el aparcamiento antes de las clases. Inicialmente comenzó a beber como automedicación contra la depresión, pero a los veinte años, bebió para «superar su personalidad cohibida» ante los malos pensamientos que le producía la posibilidad de llevar a cabo un asesinato. Cometió el primero mientras vivía en Ohio en 1978, tres semanas después de graduarse de la escuela secundaria, tras recoger a un autoestopista llamado Steven Mark Hicks. Dahmer lo llevó a su casa, donde los dos jóvenes bebieron durante horas, pero cuando Hicks decidió que era hora de irse, Dahmer le golpeó en la cabeza con una mancuerna de 10 kilos, para posteriormente estrangularlo. Al día siguiente, Dahmer despedazó el cuerpo de Hicks y enterró los restos en el patio trasero de su casa.

Más tarde, en ese mismo año, Dahmer se matriculó en el único semestre que asistió a la Universidad Estatal de Ohio, pero si asistió a clase, nadie tiene ningún recuerdo de él. Sin embargo, parece que si se especializa en todo tipo de bebidas alcohólicas. Cuando el padre de Dahmer le hizó una visita sorpresa en su dormitorio, encontró poco más que botellas de cerveza vacías. Dahmer abandonó la universidad tres meses después del primer semestre, y en enero del siguiente año se alistó en el ejército de los Estados Unidos.

Después de entrenarse como especialista médico en el Fuerte Sam Houston en San Antonio, Texas, Dahmer fue destinado a Baumholder, Alemania Occidental, donde sirvió como médico de combate en el 2º Batallón, 68º Regimiento Blindado, 8ª División de Infantería. No fue un gran soldado, y en 2010, dos hombres , compañeros de Dahmer, declararon que los violó repetidamente durante un período de 17 meses. Dos años después de su alistamiento, Dahmer fue considerado no apto para el servicio militar y dado de baja.

Asesinatos en casa de la abuela
Sin el estricto control del ejército, Dahmer se fue abandonando a su suerte. Su naturaleza sin control, lo llevó de regreso a Wisconsin, donde acabó viviendo con su abuela, única persona que la familia creía que podría frenar su descontrolado alcoholismo y convencerlo de buscar y mantener un trabajo. El plan funcionó durante un tiempo, cuando encontró trabajo como flebotomistaEl flebotomista es un miembro valioso del equipo medico de atención y es responsable de la recolección, procesamiento y transporte de los bancos y muestras de sangre hacia el laboratorio., lo que parería ser perfecto para él, pero al cabo de 10 meses, estaba de nuevo en paro, regresando de nuevo a la botella como único cometido diario.

No consiguió otro trabajo duradero hasta enero de 1985, cuando fue contratado como mezclador en la Fábrica de Chocolate Ambrosia de Milwaukee, donde trabajaba de 23:00 a 7:00 horas, seis noches a la semana. Fue durante este tiempo en el que Dahmer comenzó a frecuentar las casas de baños de Wisconsin, donde explicó que se sentía frustrado, literalmente, por los movimientos de sus parejas sexuales (estaba enfadado porque se movían demasiado durante el acto sexual), así que comenzó a drogarlas antes de violarlas. En lugar de llamar a las autoridades, la administración de la casa de baños simplemente no le renovo el carnet de socio.

Ficha policial de Jeffrey Dahmer

Dahmer seguía viviendo con su abuela el 20 de noviembre de 1987, cuando alquiló una habitación en el Hotel Ambassador de Milwaukee para una relación con Steven Tuomi, un hombre de 25 años de Ontonagon, Michigan. Dahmer dijo que no tenía intención de matar a Tuomi, aunque después de drogarlo y violarlo, Dahmer supuestamente se desmayó. Cuando se despertó, Tuomi estaba negro y azul a parches, cianóticoCIANOSISColoración azul o lívida de la piel y de las mucosas que se produce a causa de una oxigenación deficiente de la sangre, debido generalmente a anomalías cardíacas y también a problemas respiratorios., su pecho estaba «aplastado» y sangraba por la boca. Este asesinato revelo algo a Dahmer, aunque él sostuvo que no podía recordar haberlo hecho. Empezó a buscar víctimas en bares de ambiente homosexual, las drogaba y estrangulaba en casa de su abuela y en varios hoteles de la zona de Milwaukee. Finalmente, su abuela le pidió que se mudara porque estaba cansada de los malos olores que emanaban de su sótano.

Más temerario en sus crímenes
El 26 de septiembre de 1988, Dahmer fue arrestado por drogar y abusar de un niño de 13 años después de llevarlo a su apartamento con el pretexto de posar desnudo para fotografías, y en enero de 1989 fue condenado por agresión sexual en segundo grado y por abordar a un niño para realizar actos inmorales. La sentencia por tal crimen no se produjo hasta mayo, y durante este tiempo, Dahmer continuó matando a víctimas adultas y guardando partes de sus cuerpos como trofeos.

Después de matar al aspirante a modelo Anthony Spears, Dahmer colocó el cadáver en la bañera de su abuela y despellejó el cuerpo antes de pulverizar los huesos, tirarlos a la basura, preservar la cabeza y los genitales de Sears en acetona y guardarlos en su taquilla del trabajo, trasladandolos posteriormente a su nuevo apartamento en Milwaukee. Poco después de la mudanza, mató a su sexta víctima, Raymon Smith, antes de realizar fotos de su cuerpo, mutilarlo y conservar su cráneo.

Por drogar y abusar del adolescente, Dahmer fue sentenciado a un año de prisión en «libertad diurna», Tercer grado con salidas a la calle, que le permitía trabajar durante el día y volver a la prisión por la noche, así como cinco años de libertad condicional. Tras 10 meses, Dahmer obtuvo, de forma anticipada, la libertad, pero en lugar de volver a su rutina, pasó de la estrangulaciónESTRANGULARAhogar a una persona o animal oprimiéndolo por el cuello. al degüelloDEGOLLARMatar a una persona o un animal cortándole el cuello o la garganta., desangrando a sus víctimas en el suelo, colocándolas en la bañera y haciéndolas posar en diversas posturas antes de desmembrar sus cuerpos y extraer los órganos para conservarlos.

Falta de olfato policial
Tras el asesinato de Ernest Miller, de 22 años, nacido en Chicago, Dahmer se tomó un descanso de cinco meses, aunque a principios de 1991, volvió a resurgir con tal fiereza que casi lo detienen. Después de conseguir que un adolescente laosiano llamado Konerak Sinthasomphone lo acompañara a su apartamento, Dahmer hizo fotos del chico antes de drogarlo, perforarle un agujero en el cráneo e inyectarle ácido clorhídrico en el lóbulo frontal para mantenerlo como un zombi sexual.

Sorprendentemente, el muchacho no murió. La mañana del 27 de mayo de 1991, Dahmer regresó a casa y se encontró al confuso joven con su agujero de trepanación incluido, sentado fuera de casa, completamente desnudo y acompañado de tres mujeres jóvenes. Dahmer intentó alejar al chico, pero las mujeres ya habían llamado al 911. Cuando dos policías de Milwaukee hicieron acto de aparición, Dahmer les dijo que Sinthasomphone era su novio y que había bebido demasiado después de una pelea de amantes. A pesar de que Sinthasomphone estaba visiblemente herido, la policía dijo a las tres mujeres que dejaran de interferir en la pelea doméstica y dejaran que Dahmer llevara al chico dentro, donde, instantes después, se aseguró de asesinarlo.

Finalmente, detenido
Dahmer no aparcó su reinado de terror, unque el 22 de julio de 1991, cometió un fatal error. Después de ofrecer a Tracy Edwards, de 32 años, 100 dólares para le acompañara un rato en su apartamento, bebiendo cerveza y esas cosas, Dahmer intentó esposar a Edwards y obliagarle a posar desnudo. Edwards ya desconfiaba de Dahmer, ya que había notado extraños olores en su apartamento, así que antes de que Dahmer pudiera estrangularlo, Edwards escapó. Dos agentes de policía que patrullaban por la zona, se encontraron al hombre negro, semidesnudo, caminando erráticamente por las calles y con unas esposas colgando de una de sus muñecas. El hombre, al ver a los agentes, les solicitó su ayuda desesperadamente y los condujo hasta un apartamento en el número 924 de North 25th Street propiedad de Jeffrey Dahmer. Dahmer abrió la puerta amablemente y explicó a los policías que se trataba de exceso de alcohol y un juego erótico que se les había ido de las manos.

Víctimas de Jeffrey Dahmer

Dentro, Dahmer sólo admitió que sólo había esposado a Edwards. Uno de los agentes desconfió y siguió a Dahmer hasta su habitación, donde descubrió unas fotos de restos humanos que claramente habían sido realizadas en el mismo apartamento. En ese mismo instante, la fiesta se acabó. Dahmer fue trasladado a la comisaría de policía mientras que una búsqueda minuciosa en la cocina de sus casa permitió encontrar cuatro cabezas cortadas, siete cráneos, dos corazones humanos, partes de un músculo del brazo, un torso entero y órganos humanos conservados en hielo.

Eso sólo en la cocina. En el resto del apartamento, los investigadores encontraron dos esqueletos completos, un par de manos cortadas, dos penes conservados en tarros, un cuero cabelludo momificado y tres torsos desmembrados que se disolvían en una solución ácida en un contenedor de 215 litros de capacidad, así como 74 fotos PolaroidPolaroid es una compañía estadounidense dedicada a la fabricación y distribución de cámaras y película fotográfica instantánea. La comercialización del producto comenzó en 1937. Tenía tantas aplicaciones que pronto tuvo gran éxito, siendo usado incluso por los militares, de los cuales se convirtió en un importante suministrador durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, su invención más importante llegaría en tiempos de paz. Polaroid que detallaban el desmembramiento de las víctimas de Dahmer. Llevó días detallar cada asesinato del museo de la muerte de Dahmer.

Siempre supe que estaba mal, pero conforme pasaban los años y la compulsión se volvía más fuerte, matar empezó a ser el principal objetivo de mi vida, explica.
Sentenciado y condenado
El 23 de julio de 1991, Dahmer contó la historia completa de sus múltiples asesinatos al detective Patrick Kennedy. Durante las dos semanas siguientes, Dahmer fue entrevistado varias veces por un total de 60 horas después de que renunciara a su derecho a un abogado, confesando finalmente porque había «creado este horror, y sólo tiene sentido hacer todo lo posible para ponerle fin». Admitió abiertamente haber matado a 16 jóvenes en Wisconsin y a Steven Hicks en Ohio. El 13 de enero de 1992, se declaró culpable, pero con problemas psiquiátricos, de 15 delitos de asesinato.

Durante el breve juicio, Dahmer se mostró sereno y tranquilo, admitiendo que era un asesino, pero insistiendo en que algo que no podía controlar ocurría en el interior de su mente. Un médico mantuvo la teoría de que Dahmer mataba a los hombres porque quería matar la fuente de sus deseos homosexuales, mientras que otro argumentó que Dahmer podía haber sufrido un trastorno de personalidad, pero no estaba loco. La defensa alegó sin éxito desequilibrio mental. Su abogado dijo que Dahmer quedó atrapado en el mal cuando vio la película El exorcista. Todo el mundo llamaba el carnicero de Milwaukee al rubio asesino caníbal que se sentaba en el banquillo con su mono naranja sin alterarse nunca, ni cuando la hermana de una de sus víctimas le dijo que el diablo estaba dentro de él. Pidió perdón a las familias y dijo que rezaría todos los días por sus víctimas, pero en una entrevista con una cadena de televisión, un año después de la condena, dijo que volvería a hacer lo que hizo si tuviera oportunidad.

Dahmer fue sentenciado a cadena perpetua más 10 años por los dos primeros cargos y a cadena perpetua más 70 años por los 13 restantes, la sentencia mínima obligatoria. Fue trasladado a la Institución Correccional de Columbia y puesto en confinamiento aislado durante un año para salvaguardar su integridad física.

Con el consentimiento de Dahmer, finalmente fue trasladado a una unidad menos segura, y el 28 de noviembre de 1994, fue atacado en el trabajo por sus compañeros de prisión Jesse Anderson y Christopher Scarver. Golpearon la cabeza de Dahmer con una barra de metal de 50 centímetros y lo dejaron morir en el suelo, y cuando lo encontraron una hora después, falleció en un hospital local. Después de enterarse de la muerte de su hijo, Joyce Flint le preguntó a un periodista: «¿Ahora están todos contentos? Ahora que ha sido apaleado hasta la muerte ¿es suficiente para todos?».

El hombre que mató a golpes al asesino en serie, Jeffrey Dahmer, dentro de una prisión de Wisconsin dice que lo hizo debido al escalofriante sentido del humor de Dahmer; por ejemplo, convertía los alimentos de la cárcel en extremidades falsas, cubiertas de salsa de tomate para que pareciera sangre. Christopher Scarver, que fue condenado a dos cadenas perpetuas por matar a Dahmer y a otro hombre en el Columbia Correctional Institution en 1994, dijo que el caníbal solía dejar extremidades falsas alrededor del recinto de la prisión para que otros pudieran encontrarlas.

«Sobrepasó la línea con ciertas personas… con los otros presos y con el personal de la prisión», dijo Scarver. «Algunas personas que están en prisión están arrepentidas, pero él no era una de esas personas».

Scarver conservaba un artículo de prensa en el que se detallan los crímenes de Dahmer, en el que  se explicaba como mató a 17, hombres y niños, entre 1978 y 1991 y que, en algunos casos, había tenido sexo con los cadáveres, conservando algunas de las partes de los cuerpos y se comía otras.

Justo antes de que matara a Dahmer, Scarver dijo que le mostró el recorte de prensa. «Le pregunté si él había hecho esas cosas, porque por eso estaba extremadamente alterado y enfadado. Se sorprendió. Sí, así fue, me dijo», explico Scarver. Scarver golpeó a Dahmer dos veces en la cabeza con una barra de metal de la sala de pesas. Luego mató al otro recluso, Anderson, que estaba trabajando en una sala diferente.