Jaime I, el rey que escribió su propia Crónica