Iberdrola: un suplicio innecesario