07/02/2023

Frases con historia I

SOY ATEO GRACIAS A DIOS
Es frase del periodista estadounidense Henry-Louis MenckenHenry Louis MenckenHenry Louis MenckenWikipedia, que también dijo Luis BuñuelLuis Buñuel PortolésLuis Buñuel PortolésWikipedia. Tras su aparente contradicción, con esta frase se agradece a Dios no pertenecer a determinada clase de creyentes. Creer en Dios no es una cuestión doctrinal, un mero asentimiento intelectual. Dios no existe para que creamos en Él. Creer en Dios es, sobre todo, hacer realidad la existencia de un Dios compasivo sobre la realidad de este mundo, hacer verdad la promesa de liberación, que es la Buena Noticia de parte de Dios que los creyentes han de hacer llegar a los pobres de la tierra con acciones liberadoras.
BIEN ESTÁ LO QUE BIEN ACABA
Así decimos cuando algún suceso, que no ha seguido una trayectoria afortunada, concluye felizmente. Éste es también el título de una comedia del poeta dramático inglés William ShakespeareWilliam ShakespeareWilliam ShakespeareWikipedia (1564-1616) en la que, tras complicadas peripecias, las cosas acaban bien, al menos para Elena, que consigue casarse con el presuntuoso Beltrán a pesar de que este ha puesto condiciones difíciles de cumplir. Todo en esta obra converge para dar respuesta al acertijo planteado al principio de la acción. Todo acaba con un final feliz que parece imposible y que hace buena toda la trama que lleva a él como a un desenlace inesperado. «Si el final es bueno, todo es bueno», decían los clásicos (Si finis bonus est, totum bonum est).
CAZA DE BRUJAS
Todavía hoy muchos dicen sentirse víctimas de una caza de brujas cuando se ven acosados por los medios de comunicación sobre presuntos fraudes y corrupciones. La expresión resulta adecuada cuando se persiguen actividades delictivas que, como ocurría con las brujas, existen solo en la mente de sus perseguidores.

La caza de brujas sigue siendo una constante dentro de las sociedades. Desde las ejecuciones de 1692 (13 mujeres y 7 hombres) en Salem (Massachussets), que tan al vivo llevó a la escena el dramaturgo Arthur MillerArthur Asher MillerArthur Asher MillerWikipedia en Las brujas de SalemLas brujas de SalemLas brujas de Salem o El crisol (en inglés: The Crucible) es una obra de teatro de Arthur Miller escrita en 1952 y estrenada en 1953, ganadora del Premio Tony. A partir de los hechos que rodearon los juicios de brujas de Salem, Massachusetts, en 1692, el autor escribió una alegoría de la fiebre persecutoria y represión macarthista de los años 1950. Wikipedia (1953), pasando por la «caza de brujas» del senador McCarthy de los años 50, nunca han faltado brujas que cazar.

La llamada «caza de brujas» del senador de Wisconsin, Joseph R. McCarthyJoseph Raymond McCarthyWikipedia es uno de los fenómenos más oscuros de los EE.UU. en el siglo xx. El objeto de esta cacería fueron los simpatizantes comunistas, que fueron acusados de actividades antinorteamericanas. McCarthy, un mentiroso patológico, emprendió en 1947 una cruzada y demostró lo fácil que era manejar a la opinión pública de EE.UU. Las denuncias crearon un clima de histeria, miles de personas perdieron su puesto de trabajo y unos centenares fueron enviados a prisión. El temor a ser considerado como «desleal» pesó en quienes eran simplemente de izquierdas. Afectó especialmente al mundo del cine, que quedó traumatizado y dividido entre soplones y sospechosos.

ÁNDEME YO CALIENTE, Y RÍASE LA GENTE
Es proverbio de quien no le importa que los demás se rían de su aspecto si se halla cómodo en él. Lo trae Covarrubias, Tesoro (1611): «Andeme yo caliente y ríase la gente. Cada uno mire más por el abrigo de su persona y conservación desusalud, que por el qué dirán de verle con la mucha ropa mal entallado» (s. v. calentura). En Don Quijote, pensando Sanchica lo que murmurarán al verla en coche como hija de un gobernador, dice «ándeme yo caliente y ríase la gente» (II, 50). Hay una letrilla de Luis de GóngoraLuis de Góngora y ArgoteLuis de Góngora y ArgoteWikipedia con este proverbio como estribillo.
CALUMNIA, QUE ALGO QUEDA
La frase aparece en la obra de Pierre-Augustin de BeaumarchaisPierre-Augustin Caron de BeaumarchaisPierre-Augustin Caron de BeaumarchaisWikipediaEl barbero de Sevilla: «Calomniez, calomniez, il en reste toujours quelquechose» (III, 13) [Calumnia, calumnia, siempre queda algo]. La utilizó VoltaireVoltaire → François-Marie ArouetFrançois-Marie Arouet → VoltaireWikipedia en una de sus cartas a Condorcet.

Pero ya Francis BaconFrancis BaconFrancis BaconWikipedia  en De la dignidad y progreso de las Ciencias (1623) la dice como proverbial: «Calumniad con audacia; siempre quedará algo» (Audaciter calumniare: lib. VIII, cap. 2, 34).

Se suele utilizar para recriminar a los calumniadores interesados en difundir sospechas y falsedades sobre sus adversarios.

DE CADA CUAL SEGÚN SU CAPACIDAD; A CADA CUAL SEGÚN SUS CAPACIDADES
Así se ha formulado el principio social que debería regir en una sociedad ideal según las teorías comunistas. Karl Marx: «En la fase superior de la sociedad comunista […] la sociedad podrá escribir en su bandera: “De cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades”» (Crítica del programa de Gotha).

El mismo principio regía en las primitivas comunidades cristianas, pero fracasó su puesta en práctica: vendieron los campos y los repartieron entre todos mientras cantaban himnos a Dios, olvidándose de la inversión y descuidando el trabajo productivo. San Pablo rectifica recomendando que cada uno ayude de acuerdo a sus posibilidades y según las necesidades de los demás, de modo que «ni el que recogió mucho abundaba, ni el que recogió poco estaba escaso» (II Cor 8, 15).

Otros opinan que esta fórmula lleva a un igualitarismo en la pobreza que no puede incentivar a nadie, y que hay que dar a cada uno según el trabajo que realiza y no según sus necesidades. Pero entonces, habría que partir de la cobertura de las necesidades básicas de cada persona para una vida en dignidad.

TEMO LA CÓLERA DEL ESPAÑOL SENTADO
Hoy lo decimos para indicar lo difícil de contentar que suele ser el español que asiste a un espectáculo. Se dijo en referencia a las protestas del personal que asistía a los teatros. La frase se toma de unos versos de Lope de Vega:Félix Lope de Vega CarpioFélix Lope de Vega CarpioWikipedia «Porque considerando que la cólera / de un español sentado no se templa/ si no le representan en dos horas/ hasta el final jüicio desde el Génesis…» (Arte nuevo de hacer comedias, VV. 205-208).
NO COMERSE UNA ROSCA
Así decimos cuando no hay modo de ligar, cuando no se tiene éxito con las mujeres. Ha extendido su significado a cuando no se consigue una cosa que se desea. En este sentido oímos: «Con esa cara de funeral no conseguirás comerte una rosca».

En principio, se trata de una metáfora sexual. Hay tradiciones de fiestas en torno a un santo y su ermita a la que acuden los lugareños a celebrar el día, y en la celebración no falta la típica rosca con que unos a otros se obsequian y que, entre jóvenes, se utiliza como señal de preferencia hasta la insinuación amorosa.

La rosca con el huevo evocan (semilla y embrión) el origen de la vida. La rosca, además, con su agujero central, siempre ha tenido un sentido sexual, que se apura cuando se pone un huevo tapando el hueco, como ocurre en la típica mona de Pascua. Este sentido es el que aflora en la expresión «comerse una rosca».

¡CUÁNTAS COSAS QUE NO NECESITO!
Nos lo cuenta el escritor griego del siglo III a.C., Diógenes LaercioDiógenes LaercioDiógenes LaercioWikipedia en Vida y sentencias de los más ilustres filósofos: «Como Sócrates, que pasea por el mercado y exclama “Cuántas cosas hay que no necesito”» (quanta non egeo, 11, 25). Diógenes sabe que sólo es pobre quien desea más de lo que puede adquirir. Parece que estamos superando la cultura del poseer y entramos en la «era del acceso» (Jeremy RifkinJeremy RifkinJeremy RifkinWikipedia), en la que se valora más el tener acceso al uso de las cosas que la mera posesión.

Arriba