07/02/2023

El origen de las cosas: el abrelatas

Para poder comprender la existencia del abrelatas, primero debemos tener conciencia de que a alguna persona en un momento determinado se le ocurrió envasar algún alimento precocinado o que no hiciera falta cocinar, en dicho envase para poder ser recuperado en el tiempo, no sabemos por cuanto y que conservara la mayoría de sus cualidades nutritivas y energéticas. Se cree que el primero en utilizarlo fue el ejército ya que tenia necesidad de alimentar a sus tropas en sus desplazamientos y necesitaba que los alimentos ocuparan el menor tamaño, que el envase no fuera frágil y que no perdiera sus cualidades. Lo primero que se creo fueron unos polvos de carne deshidratada que alimentaban más bien poco. En 1795, Francia estaba en guerra y en consecuencia, sus militares y la población civil sufrían de un racionamiento de alimentos. Los soldados ganaban batallas en Europa, pero en las trincheras eran diezmados por el escorbuto y otras enfermedades, ya que sus dietas consistían principalmente de carne asada y pan, alimentos que no podían mantenerse frescos durante los movimientos militares.

Uno de los primeros en intentar este logro fue un cocinero francés, Nicolás Appert, al que Napoleón BonaparteNapoleón Bonaparte Wikipedia premió con la elevada cantidad de 12 000 francos de 1809 cuando tuvo la feliz idea de embotar por primera vez un alimento.

Nicolás Appert, oriundo de París, había trabajado como confitero, cocinero, cervecero, fabricante de encurtido y vinatero, y estuvo barruntandoBARRUNTAR1. Conjeturar o tener la sensación de que va a ocurrir una cosa, generalmente negativa, sin tener pruebas reales que lo confirmen. || 2. Anunciar {algo} un hecho futuro. una idea: ¿y si ponía la comida en botellas de cristal y las hervía?, lo que conocemos de toda la vida como «el baño de María»El baño María o baño de María (en latín balneum Mariae) es un método para calentar una sustancia líquida o sólida, uniforme y lentamente, sumergiendo el recipiente que la contiene en otro mayor con agua u otro líquido que se lleva a ebullición. Es un método conocido desde la antigüedad, empleado en las industrias (farmacéutica, cosmética, de alimentos y conservas), en laboratorio de química y en la cocina. Wikipedia . Ya un biólogo italiano, Lazzaro SpallanzaniLazzaro SpallanzaniWikipedia, había conjeturado que la carne no se descomponía si se la hervía durante un rato y después se la conservaba herméticamente cerrada.

conservas
¡NICOLÁS APPERT Y SU LEGADO MODERNO: LA LATA DE CONSERVAS

En los siguientes 15 años, Nicolás AppertNicolás-Francisco Appert Wikipedia perfecciono su idea, al comprobar que los alimentos cocinados en cazuelas abiertas e introducidos en frascos de vidrio que se sellaban con corcho, duraban un poco más; en base a esto llegó a su teoría de que si colocaba alimentos después de una cocción parcial en botellas de vidrio, tapadas con corcho sujeto con alambres y estas botellas se sometían a un calentamiento en agua hervida por un largo tiempo, se podía extender la vida del alimento indefinidamente. Aunque nunca supo explicar por qué su método alargaba la duración de los alimentos.

Pero en 1810, un inglés, Peter Durand, se le paso por la cabeza cambiar el cristal por el metal, pero no pareció surtir efecto. Registro una patente que llamó «Método para preservar alimentos por largo tiempo en vasos de cristal, cerámica, metales ó materiales apropiados». Pero hubo dos compatriotas suyos, Brian Donkin y John Hall que implantaron en 1811 en la región de Cornualles, en el extremo suroccidental de Inglaterra, la primera planta de alimentos en conserva. Le compraron la patente al señor Durand por 1.000 libras.

En 1812 se utilizó por primera vez la lata de hojalata para la conserva de alimentos en una conservera de la ciudad de Balmonsey y de ahí al macuto de los soldados. La carrera meteórica de la lata y su practicidad hizo que 1817 ya fuera un elemento común en las tiendas estadounidenses y por 1830 casi todas las tiendas de Londres estaban surtidas. Para el año 1818 la Marina Real de su Majestad ya consumía 24 000 envases anuales.

Pero, siempre hay un pero, cuando llegaba el momento del rancho, llegaba el momento de los problemas. Había que abrirlas. Los soldados recurrían a las bayonetas de sus fusiles y claro, se podía perder un disparo, cortes varios e incluso puñaladas sin sentido. A nadie se le había ocurrido un sistema para que se pudieran abrir fácilmente. Y aquí aparece nuestro héroe: el neoyorquino J. Osterhoudt. A este buen hombre se le ocurrió, si te acuerdas de esto es que eres viejuno, añadir una lengüeta a la tapa de las latas en la que se introducía en una llavecita que venia adosada en la parte inferior y al hacerla girar despegaba la tapa de la lata.

latas_llave
¡LATAS QUE SE ABRÍAN CON LA LLAVECITA

A la conclusión de que había que facilitar la apertura de las latas se llego de forma concluyente cuando, en 1824, el explorador inglés William Parry decidió llevar latas de conservas en su viaje al Ártico, pero en las recomendaciones adosadas a la lata, el fabricante exponía una forma demasiado explícita de uso:

Para abrir las latas córtese alrededor de la parte superior con escoplo y martillo

Al final la gente se cansaba de tan arduo esfuerzo y se acababa comiendo lo primero que pillaba. Había conservas, pero nadie se había molestado en pensar en su apertura de forma simple. Hay que tener en cuenta que en aquella época, una lata vacía pesaba aproximadamente un kilo y llena podía rondar los tres kilos. Eran autenticas cajas de caudales alimenticias poco manejables. Aunque este hecho parezca que carece de lógica, la tiene. Las primeras se hicieron de hierro en láminas de un grosor más que aceptable, sin bordes ni nada, con lo que la forma de abrirlas se dejaba al buen entender del consumidor y que este la abriera como buenamente pudiera.

Pero a partir de 1850 y gracias al americano Ezra J. Warner que observando la forma las hoces, las de cortar los cereales en el campo, la guadaña de la Muerte en las imágenes alegóricas, y al ver que ya las latas tenían un borde donde poder acoplar un objeto y aprovechando que se podía hacer fuerza de modo controlado, creo un abrelatas que se deslizaba por todo el largo del borde clavando su pincho, rompiendo la tapa de la lata. El caso es que pasamos del peligro para todo el mundo con las bayonetas, disparos, escoplos y martillos, al peligro unipersonal al poder seccionarte un dedo, fastidiarte la mano de sujeción o algo peor. Muchos pensaron que era mejor estar hambriento pero vivo y con todas las extremidades intactas.

abrelatas
¡VARIOS MODELOS DE ABRELATAS MANUALES

El tendero era el que abría la lata y el cliente ya se la llevaba a su casa abierta. En un manual del ejército de 1885 se explicaba como usar un abrelatas que te facilitaban, pero venía a ser como los planos de los muebles del Ikea, porque nadie lo utilizaba por culpa del complejo sistema de uso. Apareció un abrelatas denominado «cabeza de buey»abrelatas cabeza de buey, obra se William W. Lyman. Y a partir de este momento comenzaron a aparecer todo tipo de abrelatas. Pero en 1925 la americana Star Can Opener le adoso una rueda al abrelatas de cabeza de buey una ruedecita dentada que hacía que el envase rotara lo que lo hacía más cómodo y seguro, que un poco más tarde derivo en el abrelatas eléctrico que hizo su aparición estelar en 1931. Ninguna era lo suficiente moderna si no poseía dicho aparato.

abrelatas-electrico-moulinex-con-afilador
¡ABRELATAS ELÉCTRICO MARCA MOULINEX CON AFILADOR

Han pasado los años y cada vez es más difícil encontrar un abrelatas en una cocina, un abrelatas de cualquier tipo. El nacimiento del abre fácil termino con los aparatos para dicha labor. Lo que si crearon es un mundo subyacente de cuidados alternativos ante los cortes con los filos de la tapa de la lata desprendida. O el profundo desasosiego que produce el desprendimiento de la anilla de agarre del abre fácil, con sus terribles consecuencias, entre las que se encuentra el estampado de la lata en en suelo con su apertura automática y la diseminación del producto interior bruto de la lata por todo el suelo. Un fiasco, pero es lo que nos ha dejado la modernidad.

abre_facil
ABRE FÁCIL DE LAS LATAS ACTUALES
Arriba