19/05/2024

El nacimiento de un milagro: la vacuna de la viruela

En 1771, un joven médico inglés que realizaba sus prácticas en Sodbury atendió a una granjera, una cuidadora de vacas. Tenía unas erupciones en la piel. Mientras la examinaba, la chica dijo una frase como de pasada que cambiaría el mundo: «Sé que no es viruela, porque yo ya he pasado la viruela bovinaVirus de la viruela bovinaEl virus de la viruela bovina (en inglés, Cowpox virus, conocido también por la sigla CPXV) es un virus que causa una enfermedad de la piel que se manifiesta en forma de ampollas rojas y que se transmite por contacto de animales infectados a los seres humanos. Está relacionado con el virus vacuna (Vaccinia virus) y con el virus de la viruela (Variola virus). Cuando se ha curado, la persona es inmune a la viruela. La enfermedad era frecuente entre las lecheras, que se infectaban al tocar las ubres de las vacas. El virus de la viruela bovina se utilizó para realizar la primera vacunación exitosa contra la viruela. La palabra «vacunación», utilizada por primera vez por Edward Jenner (un médico inglés) en 1796, procede de la raíz latina vacca, que significa «vaca», o de la palabra latina vaccinia, que significa «viruela de la vaca». Las campañas modernas de vacunación contra la viruela se realizaron, sin embargo, con el virus vacuna. Históricamente se ha considerado que ambos virus (vacuna y viruela bovina) eran el mismo, pero en la actualidad se consideran especies diferentes. Wikipedia». Esa observación no cayó en saco roto. El joven médico inglés era Edward JennerEdward JennerEdward JennerWikipedia y, posiblemente, es uno de los científicos que más personas ha salvado toda la historia de la humanidad.

Jenner ya había oído decir en su región natal que quienes ordeñaban vacas y contraían la viruela bovina, nunca contraían la enfermedad, parecían quedar inmunes. Esta era la primera vez que tenía contacto directo con la realidad. La viruela era una enfermedad letal que se lleva por delante a una tercera parte de quienes la contraían, en su mayoría, niños, y era la primera causa de mortandad en el mundo. Venida de China, en Europa se conocía una forma de actuar contra la viruela que parecía funcionar en algunos casos; se llamaba valorización y consistía en administrar una pequeña dosis de las pústulas de las personas infectadas a personas sanas. Pero sí, por el motivo que fuese, la dosis era demasiado elevada, enfermaba de gravedad y moría en uno de cada tres casos.

El proceso que inspiro a Jeenner
Edward Jenner se percató de que, por algún motivo que desconocía, el virus de la viruela de las vacas no era mortal para los humanos y, según parecía, proporcionaba la inmunidad. De otro modo, ¿por qué aquella lechera y todos los que estaban en contacto con bovinos no contraían la enfermedad?

Se puso a realizar pruebas en 1975, y en 1976, veintiún años después, decido dar un paso trascendental para la historia de la medicina. Realizó algo que hoy estaría terminantemente prohibido e incluso penado por la ley. Era otra época. Inoculó a un niño sano de ocho años una dosis reducida del virus bovino, extrayéndolo de la postura de una mano de una lechera llamada Sarah Nelmes. Hasta aquí, el riesgo era limitado porque la viruela bovina no era mortal. Lo arriesgado fue lo que Jenner hizo al cabo de unos días: le inoculó al niño una dosis mortal de viruela humana.

El niño no enfermo. El niño era inmune.

La Royal Society de Londres, cuya aprobación era fundamental para la aceptación de la comunidad científica y pública, rechazó el descubrimiento. Era demasiado innovador, requería más pruebas.

Jenner estaba convencido de su teoría y experimento con muchos niños, incluido su propio hijo, cuando este tenía once meses. En el año 1798 publicó su investigación y entonces si la aceptaron. Había nacido la vacunaVacunaUna vacuna es una preparación destinada a generar inmunidad adquirida contra una enfermedad, mediante la estimulación de la producción de anticuerpos. Normalmente una vacuna contiene un agente que se asemeja a un microorganismo causante de la enfermedad y a menudo se hace a partir de formas debilitadas o muertas del microbio, sus toxinas o una de sus proteínas de superficie. El agente estimula el sistema inmunológico del cuerpo a reconocer al agente como una amenaza, destruirla y guardar un registro de este, de modo que el sistema inmune puede reconocer y destruir más fácilmente cualquiera de estos microorganismos que encuentre más adelante. La administración de una vacuna se llama vacunación. Wikipedia, nombre que le dio a la inyección que proporcionaba la inmunidad vacuna, del latín vacca: vaca.

En unos inicios, la población de Inglaterra tenía miedo y era escéptica de inocularse la vacuna de Jenner. Una viñeta humorística del año 1802 muestra el doctor Jenner administrando la inyección a la gente. Pavorosos, algunos sacan vacas por la boca, como quien saca espuma. Con los años, sin embargo, se comprobó que el descubrimiento funcionaba y se empezó vacunar a toda la población de forma sistemática. Jenner se convirtió en un héroe.

En la caricatura se ve gente a la que le salen vacas del cuerpo.
En la caricatura se ve gente a la que le salen vacas del cuerpo.

¿Para qué sirvió todo esto ?

A partir del año 1800, gracias a la vacuna de Jenner, la mortalidad, sobre todo la infantil, fue disminuyendo de manera vertiginosa. Pero no solo se debió al descubrimiento de la vacuna, sino a un singular momento temporal en el que se hicieron muchísimos descubrimientos científicos relacionados con la medicina y la salud como la mejora de la higiene, la pasteurización de los alimentos, el descubrimiento de los gérmenes o la desinfección.

Sin la vacuna de la viruela, la demografía habría seguido estancada y la demanda habría permanecido en los mismos niveles que durante la ilustración y el despotismo ilustrado. De nada habría servido los avances destinados a aumentar la producción durante la Revolución Industrial, si no hubiese habido a quien abastecer. Si no hay consumidores ¿para qué queremos productos a mansalva?

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO