03/03/2024

El estraperlo en la posguerra civil española

Una de las consecuencias más evidentes y con más repercusión, en el día a día de los españoles después de la guerra como ejemplo de nefasta política económica del régimen franquista fue la aparición del mercado negro o estraperloEstraperloEl término estraperlo es usado en España para referirse al comercio ilegal de bienes sometidos a algún tipo de impuesto o tasa por el Estado. Por extensión, es una actividad irregular o intriga de algún tipo, y se usa como sinónimo de mercado negro. A quien practica el estraperlo se le llama «estraperlista». El origen de este acrónimo está en un escándalo político, producido como consecuencia de la introducción de un juego de ruleta eléctrica de marca Straperlo, nombre derivado de los apellidos de quienes promovieron el negocio, y que habrían aportado al acrónimo letras en cantidad proporcional a la participación en la empresa (otras versiones afirman que el término procede solamente de los dos primeros nombres). Wikipedia. Un mercado que estaría tan presente en la vida de la población como el mercado oficial hasta los años 50. Donde la mayoría pasaba miserias y unos cuantos, los que tenían acceso, por influencias o corrupción a un producto determinado en una situación de escasez y podían colocarlo en el mercado negro, se forraron.

La ruleta Straperlo en funcionamiento bajo la atenta mirada de los jugadores.

Individuos que acumulan cantidades ingentes de productos. El régimen hacía intentos desesperados por controlar los precios para que fueran como antes de empezar la guerra en 1936 y desembocaron, por falta de materias primas y por el intento de autarquia que nos llevo a un emergente mercado negro con precios superiores al de los precios oficiales.

El origen de este acrónimo está en un escándalo político ocurrido durante la Segunda República Española, producido como consecuencia de la introducción de un juego de ruleta eléctrica de marca Straperlo, nombre derivado de Strauss, Perel y Lowann, apellidos judíos holandeses de quienes promovieron el negocio, y que habrían aportado al acrónimo letras en cantidad proporcional a la participación en la empresa (otras versiones afirman que el término procede solamente de los dos primeros nombres).

El estraperlista se convertiría en el contrabandista que se saltaba las reglas del mercado oficial. Las declaraciones del Fiscal Superior de Tasas, Ramón de Meer, en abril de 1964 sobre la procedencia social de los estraperlistas nos da una muestra del carácter interclasista del fenómeno:

Sobre la intensidad y el volumen del estraperlo, de todo hay en la viña del Señor. Desgraciadamente se da en todas las clase sociales: en las acomodadas, por espíritu de lucro y afán de beneficios ilegales; en las de abajo, como un medio fácil de vivir.

Puesto de estraperlista con sus productos a la venta en el mercado negro.

Todo el mundo recurría al estraperlo, las clases acomodadas y las clases obreras. Había tan pocos suministros oficiales, que se calcula que había que acudir al mercado negro para conseguir casi el 80 % de lo que se necesita para subsistir en cantidad suficiente. La clase obrera acudía a recoger la parte que le tocaba en el racionamiento y después vendían parte de lo que conseguían en el mercado negro, con lo que conseguían dinero para poder comprar en el mercado negro lo que les faltaba.

El problema de los productos que se vendía en el mercado negro no tenían ningún control, ni garantía de calidad. Para saber lo que influía en la vida cotidiana podemos ver los datos comparativos de los precios, en este caso el mercado negro de Barcelona:

  • 1945
  • Ocho veces el precio oficial del pan
  • 1946
  • Siete veces el precio del aceite.
  • Cinco veces el precio del arroz.
  • Diez veces el precio del azúcar.

Esta forma de determinar los precios, oficiales contra mercado negro, obligo a los productores a decidirse a generar artículos de precio libre. También se aumento la capacidad de generar artículos intervenidos y se desvían hacia el mercado negro.

Nace así la figura del acaparador, en los años 40. Individuos que acumulan cantidades ingentes de productos concretos de carácter básico y necesario para obligar a subir los precios oficiales. Y todos por supuestos conseguidos de forma ilegal, a espaldas de los cauces oficiales.

Pero como esto es la «pescadilla que se muerde la cola», las empresas tenían que acudir al mercado negro para poder pagar sus corruptelas para cumplir con sus prácticas de favoritismo y clientelismo. Ante tantos forzados cumplimientos de sobornos era casi imposible que los costes de producción no sufrieran un aumento, que volvía a llevar parte de lo producido o la totalidad al mercado negro para sufragar la producción nueva y los sobornos.

Ante tanta corrupción, la Dictadura intento arreglar el entuerto imponiendo un «régimen de racionamiento en todo el territorio nacional». Si la cosa esta mal, a partir de ahora se iba a poner peor. Aparecieron las cartillas con cupones para casi todo: arroz, azúcar, carne, tabaco, vino, etc. La cartilla del pan era trimestral y con ella podías obtener 32,2 kilos de pan. Pero como todo en las dictaduras y comercio intervenido había clases y clases. Los que pertenecían al régimen, los falangistas, poseían privilegios en forma de unas cartillas especiales con algunas variantes.

Colas del hambre creadas por el racionamiento tras la guerra civil.

En las cartillas, que se entregaban al cabeza de familia, debían constar los nombres de las personas a su cargo y los sellos de los comercios en donde se habían adquirido los productos, siempre de forma legal y a precio oficial. A su vez, los propietarios de tiendas de comestibles y panaderías debían tener un listado de clientes para poder obtener los productos en la Comisaria de Abastos, mostrando los cupones de las cartillas de racionamiento de los sufridos ciudadanos.

Cartilla de racionamiento

Como siempre ocurre los dirigentes estaban más preocupados por las formas que por lo importante. Les preocupaba más las colas que se formaban que el abastecimiento de la población, ya que las colas dejaban el mensaje de «estamos en la buena dirección por la ciudadanía» vació de contenido. Para evitar esto crearon horarios y números, lo que aumento la picaresca ya que algunas personas conseguían hacer la cola hasta tres veces para abastecerse, de forma ilegal, claro.

Y llegamos al momento ridículo. Como si fuera poco, se crearon el Día del Plato Único y el Día sin Postre. También hubo días sin humo, sin café, sin leche y sin lo que fuera posible sin ser. La motivación de estos días era donar lo ahorrado en estos días donarlo a la beneficencia o caridad social. Con esto se hacía visible el designio divino de pasar necesidades y tener resignación espiritual.

Incitación al cumplimiento patriotico

Para rematar la faena, para conseguir una cartilla había que demostrar que se eras buen cristiano y adjuntar el recibo de haber entregado dinero a alguna de las causas anteriormente citadas, mostrando el recibo de donación. Así que además de hambre, había que pasar penurias económicas para poder obtener comida. Y todo gracias a un régimen corrupto, dictatorial e ineficiente. El esperpento hacía aparición en la vida de los sufridos españoles que sin comida ni ingresos, no podían ni comer ni acceder a las cartillas de racionamiento.

PODRÍA INTERESARTE
La unidad 731

Y como siempre si podemos machacar más, más machacamos. Se puso de obligado cumplimiento el Día del Plato Único en la rama de hostelería que en un principio fueron los jueves, y a partir de 1940, los lunes. Lo que hizo que nadie festejara absolutamente nada los lunes, ya que no podrías ser servido como mandan los cánones ni el día más feliz de tu vida. Incluso hubo un lumbreras, José Luis Arrese, a los postres Secretario General del Movimiento que tuvo la brillante idea de acabar con las necesidades del pueblo español suministrando bocadillos de carne de delfín.

Resguardo del Día sin Postre y Día del Plato Único

La mayoría de las personas ante la falta  de alimentos se tuvieron que apañar con lo que podían generar ellos mismos. En las casas había auténticas huertas y corrales con animales para poder alimentarse o para poder vender en el mercado negro, o ambas. Se recurrían a sucedáneos para poder ingerir algo parecido al original: pan negro contenía ¹/3 de harina, achicoria o café de malta por café, boniatos por patatas. La falta de carne (proteínas), leche, huevos, pescado o fruta hizo mella en la población. La aparición de las sulfamidas sirvieron para no aumentar la tasa de mortalidad.

RACIONAMIENTO MENSUAL
Racionamiento mensual calculado para un hombre adulto, teóricamente. De las mujeres y los niños ni hablamos:
12 kg de pan 7,5 kg de patatas
3 kg de legumbres secas 1,5 l de aceite
300 g de café 2,225 kg de bacalao
3,75 kg de carne 750 gr de carne de cerdo
6 kg de pescado fresco

Las mujeres se consideraba que necesitaba un 20 % menos y las personas mayores de 60 años y un 40 % menos para los menores de 14 años. Pero como sabemos, muchos de estos productos, por la corrupción en el mercado negro, lo que favorecía el desabastecimiento de los mercados oficiales.

En el campo no hubo hambre como en las ciudades. Mi padre, murciano, de Torreagüera, un pueblo a unos 8 kilómetros de Murcia capital, recuerda que cuando el era pequeño, la gente de la ciudad acudía a la huerta a pedir comida. Mi padre decía que nunca paso hambre, no tenían dinero, pero hambre no y la gente hacía lo que fuera por comer. Esto explica el retorno que hubo de la ciudad al campo.

A partir de los años 50 se comenzó a dar un poco más de libertad con las importaciones y créditos, los precios se empezaron a estabilizar y los suministros aumentaron. En 1952 desapareció el racionamiento y con ello, las cartillas. Pero incluso hoy, a 77 años del final de la guerra, se puede escuchar algún viejo turulato que es capaz de decir, con respecto a los jóvenes de hoy en día:

«Una guerra es lo que hace falta para poner un poco de orden y supieráis lo que es pasar necesidades». Yo, personalmente lo he escuchado a una abuela dando de comer a su nieto de 8 años, que decía que no quería lo que le daban.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO