17/06/2024

El escándalo de O. J. Simpson

Desde que escribí está entrada he podido ver una película y un documental sobre el tema. Os dejo las dos referencias para que podáis, si estáis interesados, buscarlas y verlas:

  • El Pueblo contra O.J. Simpson: esta dramatización presenta los giros inesperados del juicio a O.J. Simpson por asesinato, y desvela las tácticas legales empleadas por ambas partes.
  • El asesinato de Nicole Brown Simpson: inspirada en los eventos protagonizados por el famoso O.J. Simpson y su ex mujer, esta película recrea los últimos días de Nicole Brown Simpson vistos desde su punto de vista.

Orenthal James Simpson creció en un entorno pobre de viviendas protegidas de San Francisco (California). Su juventud fue semejante a la de miles de jóvenes negros en Estados Unidos. Su padre abandonó a la familia cuando él tenía cinco años. Creció en la calle, formó parte de una banda, la de los Guerreros Persas, y tuvo algunos problemas con la policía. Hasta que, a los 15 años, conoció al famoso jugador de béisbol Willie Mays, que le hizo entrever un mundo de riqueza y de fama. Apasionado del fútbol americano, obtuvo una beca para estudiar en la Universidad del Sur de California, con cuyo equipo (los Trojans) ganó el prestigioso trofeo Heisman en 1968.

Ficha policial de O. J. Simpson el día que lo arrestaron tras el asesnato de su esposa y su supuesto amante.

Pasó a jugar en la liga nacional (NFL) 11 temporadas con los Buffalo Bills y los 49ers de San Francisco. En 1973 se convirtió en el primer jugador en recorrer 1800 metros en una temporada, y en 1985 fue elegido miembro del Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional. Después de retirarse de la liga nacional, desarrollo su carrera como locutor deportivo y actor; apareció en películas como El coloso en llamas, Capricornio Uno o la trilogía de Agarralo como puedas, entre otras.

Conoció a la camarera Nicole Brown en 1977, cuando ella solo tenía 18 años, con la que tuvo 2 hijos: Sydney y Justin. Tras una tormentosa relación plagada de denuncias por abusos, Nicole decidió pedir el divorcio el 25 de febrero de 1992. Dos años después fue acusado de su asesinato.

O. J. Simpson y su esposa Nicole Brown cuando aún parecián felices.

El 13 de junio de 1994, junto a la puerta de un apartamento en el barrio de Brentwood, en Los Angeles, una mujer descalza y vestida de negro yacía boca abajo sobre un charco de sangre. Cerca de ella, escondido entre los arbustos, estaba el cadáver de un hombre de 25 años. Sobre las 00:10 h un vecino se dio de bruces con la terrible escena: eran los cuerpos de Nicole Brown Simpson y Ron Goldman.

PUEDE SER INTERESANTE VER
TED BUNDY: EL PSICÓPATA PERFECTO

Nicole Brown casi estaba decapitada por un corte muy profundo en el cuello. Goldman tenía la camisa arremangada cubriéndole la cabeza, por lo que se podía ver el torso lleno de heridas producidas por un arma blanca.

Era un barrio tranquilo hasta que se descubrió que Nicole era la ex esposa del famoso jugador de fútbol americano y actor O. J. Simpson.

ANTECEDENTES
La noche del asesinato, Nicole había cenado en el restaurante italiano Mezzaluna con su madre y sus hijos. La madre de Nicole llamó al establecimiento a las 21:35 h para avisar de que se había olvidado allí las gafas y luego llamó Nicole para pedirle a Ron Goldman, un camarero amigo suyo, que se las llevara a casa. Cuando Goldman terminó su turno, hacia las 21:50 h, fue a casa de Nicole. Poco más de dos horas después, ambos aparecieron muertos.

En cuanto se hubo de notificado a las dos víctimas, los detectives se presentaron en la finca de Simpson en la avenida Rockingham (en Brentwood), donde, en la parte trasera encontraron un coche modelo Ford Bronco blanco con manchas de sangre. El detective Mark Fuhrman, sin una orden judicial, pero afirmando que tenía por la seguridad de Simpson, trepó los muros de la finca y dejó entrar a su equipo; tras recorrer el terreno encontraron un guante ensangrentado, que luego se determinó que era la pareja del que había en el escenario del crimen. Las pruebas de ADN revelaron que la sangre pertenecía a Nicole y a Goldman.

Más tarde encontraron tres gotas de la sangre de Simpson cerca del garaje de su casa, de una herida abierta que éste tenía en la mano. Los restos de sangre en los tiradores de las puertas del vehículo, en la habitación del hotel donde Simpson se alojó esa noche, y en las cercanías de la puerta de entrada de la casa. El hallazgo del guante y la prueba de la sangre en ambas escenas bastó para que se emitiera una orden de arresto por doble asesinato contra él.


PERSECUCIÓN Y ENTREGA TELEVISADA
Mientras sus abogados negociamos un plan de entrega el 17 de junio de 1994, Simpson huyó. Al Cowlings, viejo amigo suyo y también jugador de fútbol americano, lo recogió en su Ford Bronco blanco y lo condujo arriba y abajo por la autopista. En varias ocasiones, O. J. Se llevó el arma a la frente y amenazó con suicidarse. Sobre las 14:00 h, desde el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) se emitió una orden de búsqueda y captura contra Simpson, y a primera hora de la tarde se localizó el Ford Bronco. Una gente se acercó, pero, al ver que Simpson se apuntaba con una pistola en la sien, optó por retirarse. Esto desencadenó una persecución a poca velocidad, con 20 coches policiales y nueve helicópteros persiguiendo al vehículo. Miles de ciudadanos se agolparon en los pasos elevados para jadear al paso del Bronco blanco, incluso con pancartas improvisadas que alentaban a Simpson a seguir huyendo. La televisión interrumpió su programación habitual y unos 95 millones de espectadores vieron la persecución.

Acabo de 80 km de autopista, todo terminó a las 20:00 h en la finca de Simpson, en la avenida Rockingham. Se entregó sin resistencia a cambio de poder pasar una hora en casa junto a su madre. Mientras los agentes registraron en Bronco y hallaron 8000 $ en efectivo, además de ropa y disfraz (perilla, bigote y maquillaje); también había fotos familiares y arma cargada.

EL EQUIPO DE ABOGADOS
Simpson, procesado el 20 de junio, se declaró inocente de ambos asesinatos. Fue retenido sin fianza, y los fiscales, en una polémica decisión, optaron por presentar cargos en el centro de Los Ángeles, con lo que el jurado estaría compuesto en su mayoría por personas negras.

Tom Lange, detective veterano del LAPD, condujo a la investigación. Como fiscal jefe se designó a Marcia Clark, y como fiscal adjunto, a Christopher Darden, ambos de la fiscalía del distrito. Simpson, por su parte, contrató a un equipo de destacados abogados, entre ellos, F. Lee Bailey, Robert Kardashian, Robert Shapiro, Alana Deshorwitz, Johnnie Cochran Jr. Y Barry Scheck: el llamado «Dream Team», que le costó a Simpson entre 3:06 millones de dólares.

JUICIO POLÉMICO Y MEDIÁTICO
El juicio empezó el 24 de enero de 1995, y duró 134 días; los espectadores lo vieron a través de una cámara de circuito cerrado de la sala. Detectives, abogados e incluso el juez Lance Ito se hicieron famosos a raíz del proceso, del que se dijo que era el juicio del siglo. En parte, tal fascinación respondía a una honda división social sobre la culpabilidad o la inocencia de Simpson. Si el 77% de las personas blancas encuestadas creían que era culpable, el 72% de la comunidad afroamericana defendía su absolución. La defensa aseguró que policías con prejuicios raciales le habían tendido una trampa; también atacaron al LAPD afirmando que la prueba de ADN estaba viciada debido a la impericia de la policía.

Un agente reconoció haberse llevado los zapatos de Simpson a casa, dejándolo sin vigilancia en su maletero durante al menos seis horas, por lo que se rompió la cadena de custodia. Además, se supo que el equipo forense no había manipulado adecuadamente las pruebas de sangre: un día estuvo durante horas en una chaqueta antes de llegar al laboratorio, y se dijo que los técnicos derramaron parte de la sangre de Simpson en el mismo laboratorio donde realizaron pruebas con las muestras.

También el detective Fuhrman (que halló el segundo guante) estuvo en el punto de mira: en un contrainterrogatorio, F. Lee Bailey lo presionó por su historial de retórica racista, cosa que Fuhrman negó, pero aparecieron unas cintas en las que repetía insultos racistas. Estas fueron la piedra de toque de la defensa, que afirmaba que su testimonio carecía de credibilidad. Fuhrman, acusado de perjuicio, se acogió a su derecho de guardar silencio cuando le preguntaron si había preparado pruebas.

Durante este juicio se puso de moda sustituir nigger (negrata) por N-Word (la palabra con N). Al testigo clave del fiscal, el detective Mark Fuhrman, del Departamento de Policía de Los Ángeles, lo llevaron a juicio por el uso reiterado de nigger en las grabaciones de la investigación. Según el fiscal, la N-word es «la palabra más sucia, indecente y repugnante de la lengua inglesa, y no tiene cabida en una sala de juicios».

El 15 de junio de 1995, el abogado defensor Cochran , conmino al fiscal Darden a pedirle a Simpson que se probara el guante de piel, el cual resultó demasiado ajustado para él. En esa argumentación final, Cochran recurrió a tal demostración para solventar: «Si no encaja, hay que absolver».

El jurado tomó una decisión de las sólo cuatro horas de deliberación y, ante el estupor general, absolvieron a O. J. Simpson. Los más críticos atribuyeron la decisión del jurado a su composición racial. Por su parte, los miembros del jurado señalaron la incompetencia del LAPD y la poco convincente tarea de la fiscalía.

SANCIÓN CIVIL
En 1997, los padres de Ron Goldman demandaron a Simpson en un tribunal civil por homicidio imprudente. El padre de Nicole también puso una demanda. Un proceso civil no podía llevar a Simpson a la cárcel, pero si hacerle pagar cierto precio. Simpson perdió el proceso, y tuvo que pagar 33,5 millones de dólares, aproximadamente 45 millones de euros actuales, a las familias de las víctimas.
OTRA BIOGRAFÍA QUE TE PUEDE GUSTAR
ALBERT FISH, EL ASESINO DE NIÑOS

En 2007, Simpson tuvo de nuevo problemas con la ley. El 13 de septiembre, en un hotel de Las Vegas, sus amigos y él amenazaron a punta de pistola a un tratante de objetos deportivos de coleccionistas para que le devolviera algunos que, según Simpson, le habían robado. El 3 de octubre de 2008 (13 años después de ser absuelto por asesinato), O. J. Simpson fue condenado a 33 años de cárcel por 10 delitos. En 2017, tras cumplir nueve años, se le otorgó la libertad condicional. Muchos creen que esa sentencia permitió ponerlo al fin en manos de la justicia.


CADENA DE CUSTODIA ¿PARA QUÉ SIRVE?
Cuando se recogen pruebas en la escena de un crimen, que manipularlas escrupulosamente para que no se vicien y demostrar que no han sido alteradas. Así se garantizan su integridad para ser usadas en el juicio. Para ello, las fuerzas del orden establecen una cadena de custodia: documentan cronológicamente su recogida, control, transferencia y análisis.

Acreditar una cadena de custodia hace posible determinar la conexión de las pruebas con el crimen, y asegura su procedencia, así como que no han sido preparadas o modificadas a fin de inculpar a un inocente. Para ello, cada artículo debe ser etiquetado con las iniciales del todo aquel que las haya manipulado. El fiscal usa la documentación de la cadena de custodia para demostrar que las pruebas no han sido preparadas y que se encontraron en la escena del crimen. En caso de que surja alguna discrepancia o de que la cadena de custodia se rompa, es posible que las pruebas no se consideren admisibles.

Por cierto, si a alguno le interesa profundizar en el tema de forma entretenida y en poco más de 8 horas, apoltronada en el sofá en buena compañia y con algún piscolabisPequeña cantidad de comida que se toma entre horas, generalmente por capricho u ocasión más que por hambre o necesidad., la plataforma Netflix tiene la serie de 10 capítulos El Pueblo contra O.J. Simpsom. Esta dramatización presenta los giros inesperados del juicio a O.J. Simpson por asesinato, y desvela las tácticas legales empleadas por ambas partes. Recomendable.

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO