04/03/2024

Diferencias entre paracetamol e ibuprofeno

Paracetamol o ibuprofeno, difícil elección en ocasiones ¿no? Ambos son los analgésicos de uso más común en nuestra sociedad, y en demasiadas y excesivas ocasiones se usan exactamente para lo mismo, cuando realmente son medicamentos diferentes y funcionan, por tanto, de formas diferentes.

Para empezar, el ibuprofeno es antiinflamatorio y el paracetamol no lo es, y esta afirmación tan simple remarca una gran diferencia que en los últimos años he notado que poca gente tiene clara.

Hoy hablaremos sobre cuándo tomar paracetamol o ibuprofeno, según convenga a nuestra dolencia, y a poder ser siempre por prescripción médica. La automedicación no debería ser jamás una opción, pues abusar de cualquier medicamento por tomarlo de forma descontrolada acaba pasando factura.

PARACETAMOL

Paracetamol en su formato de ventas

El paracetamol es un analgésico y antipirético, o dicho de otra forma, se usa para reducir el dolor y la fiebre. A continuación hablaremos de sus pros y sus contras, y posteriormente haremos lo mismo con el ibuprofeno.

  • El uso común del paracetamol suelen ser dolores típicos como el dolor de cabeza, dolor de muelas, quemaduras o fiebre.
  • El paracetamol tiene efectos secundarios mínimos, por lo que es seguro su uso en adultos y niños. Puede llegar a ser tóxico, pero necesita unas 10 veces la cantidad normal recomendada para llegar a tal punto.
  • El paracetamol puede tomarse de forma segura junto a otros medicamentos, como los antibióticos u otros fármacos usados en el resfriado común, como los antitusígenos (medicamentos para reducir o mejorar la tos).
  • El paracetamol necesita entre 45 y 60 minutos para hacer su efecto tras la primera dosis, hay que ser pacientes. Además, su efecto sobre el dolor dura unas cuatro horas.
  • El paracetamol, como hemos comentado al principio, no es antiinflamatorio, por lo que el dolor asociado a inflamación o lesiones corporales no se reducirá de forma tan efectiva, en comparación al ibuprofeno.
  • El paracetamol no lesiona al estómago, pero puede afectar al hígado, por lo que su uso en individuos con problemas en este órgano no es adecuado.

El medio científico Social Cognitive and Affective Neuroscience publicó un estudio que desveló, en 2020, una insólita y nueva reacción adversa que está asociada al consumo de paracetamol: incrementa la existencia de riesgos en la toma de decisiones. Disminuye, por ejemplo, lo susceptibles que son las personas a ver heridos sus sentimientos, la empatía o incluso dañando algunas funciones cognitivas. De igual forma, los autores de la investigación sugieren que el tomar paracetamol puede afectar a la habilidad afectiva de las personas para percibir y evaluar los riesgos. A pesar de que los efectos pueden ser leves, añaden, son además significativos.

Por otra parte, los profesionales de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), señalan una serie de precauciones y advertencias con respecto a este fármaco que son necesarias tener en cuenta. Una de las más importantes es no tomar más de la dosis recomendada. Otras situaciones que hay que tener en cuenta son:

  • En caso de tener una enfermedad de corazón, una enfermedad renal, una enfermedad hepática o anemia, es recomendable consultar a un especialista médico antes de tomar Paracetamol.
  • Aquellas personas que beben alcohol con regularidad o están diagnosticados como alcohólicos no deben tomar más de dos gramos de este medicamento al día.
  • Si el dolor se mantiene durante más de cinco días, la fiebre persiste durante más de tres días o los síntomas empeoran, lo recomendable es interrumpir el tratamiento y consultar a un especialista médico.
  • Por norma general, la dosis habitual en personas adultas y mayores de 15 años es de un gramo de Paracetamol entre tres o cuatro veces al día, en función de cuál sea la situación del paciente. Además, desde la AEMPS aseguran que no se deben tomar más de cuatro comprimidos de un gramo de Paracetamol en un periodo de 24 horas.
  • Las autoridades sanitarias de la AEMPS aconsejan que, en el caso de niños y adolescentes menores de 15 años, se «consulte a su médico o farmacéutico, ya que existen otras presentaciones con dosis que se adaptan a este grupo de pacientes».
  • Por último, en el caso de los pacientes con enfermedad de riñón o hepática, así como en el de las personas mayores, quien tiene la potestad para indicar la dosis adecuada y segura a tomar como tratamiento es su médico. Por ello, los expertos recomiendan que se consulte siempre antes de tomar ninguna dosis.
IBUPROFENO

Ibuprofeno en su caja comercial

  • El ibuprofeno pertenece al grupo de los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos), es decir, es antiinflamatorio y puede usarse en casos de dolor asociado a inflamaciones o lesiones corporales, además de situaciones con fiebre alta.
  • El ibuprofeno es más eficaz en dolores musculares y lesiones corporales donde existe una inflamación como factor clave.
  • El ibuprofeno, al contrario que el paracetamol, tiene efectos secundarios negativos como el malestar estomacal o el aumento del riesgo cardíaco en aquellas personas que ya sufren alguna enfermedad del corazón previa. Además, debe tomarse junto a alimentos, por sus efectos a nivel estomacal.
  • El ibuprofeno, si se toma de forma diaria durante más de dos semanas consecutivas, puede agravar situaciones como úlceras estomacales o quemaduras en la mucosa intestinal.
  • El ibuprofeno hace efecto a los 30 minutos de la primera toma, y puede durar hasta seis horas después (en comparación a los 45-60 minutos de espera del paracetamol y las 4 horas de este).
  • El ibuprofeno, además, al tratarse de un antiinflamatorio puede interactuar con el sistema de coagulación sanguínea, dando lugar a que los pacientes con heridas grandes o hemorragias importantes no se curen correctamente. El paracetamol no tiene efectos a este nivel, por no ser antiinflamatorio.

Según recoge el prospecto del medicamento, estos son los casos en los que los pacientes no deben tomar ibuprofeno:

  • Sí es hipersensible o alérgico al ibuprofeno, o a otros medicamentos del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos, a la aspirina o a cualquiera de los demás componentes de este fármaco. La erupción cutánea con picor, hinchazón de la cara, labios o lengua, secreción nasal, dificultad respiratoria o asma son algunos de los síntomas que indican esta alergia.
  • Sí el paciente presenta una enfermedad grave del hígado o los riñones.
  • En el caso de haber tenido una úlcera o hemorragia de estómago o de duodeno o si ha sufrido una perforación del aparato digestivo.
  • Sí vomita sangre.
  • Sí presenta heces negras o diarrea con sangre.
  • Sí padece trastornos hemorrágicos o de la coagulación sanguínea, o en el caso de estar tomando anticoagulantes (medicamentos que se emplean para hacer la sangre más líquida). Si hace falta tomar a la vez estos medicamentos anticoagulantes, el médico realizará unas pruebas para la coagulación sanguínea.
  • Sí sufre una insuficiencia cardíaca grave.
  • Sí está en el tercer trimestre de embarazo. Esto se debe a que el consumo de medicamentos como el ibuprofeno se ha relacionado con un aumento del riesgo de padecer anomalías congénitas o abortos. Es por ello que tampoco se recomienda su consumo durante el primer y segundo trimestre del embarazo, a no ser que sea estrictamente necesario. En caso de hacerlo, habrá que limitar al mínimo posible tanto la dosis como la duración para evitar los efectos anteriormente mencionados.

Moléculas de ibuprofeno y paracetamol

ÉCHAME UN CABLE
EN PATREON

ESTA ECHO PRIMO