Curiosidades interesantes XXVI

Árabes fieros guerreros
A los árabes del desierto se les conocía tradicionalmente por ser combatientes en tierra firme, pero también habían establecido una importante tradición marítima. Las embarcaciones árabes llevaban productos comerciales y la palabra del islam desde el mar Rojo y el Golfo por gran parte de la zona del este de África. Los invasores árabes atacaron centros cristianos en el Mediterráneo. A principios del siglo VIII, establecieron una importante base en Messina, Sicilia. Desde ahí orquestaron nuevos ataques en la costa del sur de Italia. En el año 846, los defensores inermes contemplaban como los invasores árabes arrasaban Roma y el Vaticano. No se salvo ni la basílica de San Pedro.

Louis Legendre
Louis Legendre (1752-1797) no es uno de los grandes protagonistas de la historia aunque tuvo un papel muy destacado durante la Revolución Francesa. Era un ardiente defensor de las ideas revolucionarias, fue miembro del Club Jacobino y uno de los fundadores del Club de los Cordeliers. Dotado de una gran elocuencia logró que muchos franceses se unieran a la Revolución gracias a sus discursos cargados de pasión. El 14 de julio de 1789 participó activamente de la toma de la Bastilla y en la masacre de los Champs de Mars, en julio de 1791. Fue nombrado adjunto de París en la Convención donde se decidió la ejecución de Luis XVI. Lo más sorprendente es que exigió que, una vez muerto, el cadáver del rey fuese descuartizado en ochenta y dos trozos con el fin que fuesen enviados a cada uno de los departamentos de la nueva República francesa. La Asamblea, sin embargo, no votó a favor de tan peregrina propuesta porque consideraron que bastaba con aplicar la guillotina al rey. La mayoría de los convencionalistas veían en aquel descuartizamiento una sangrienta crueldad. La profesión que Legarde ejercía en París era la de carnicero.
Huelga desesperante
La huelga más larga de la que ha quedado constancia término el 4 de enero de 1961, después de 33 años. Tenía relación con el empleo de ayudantes de peluquero en la capital danesa, Copenhague.
El Crack de 29
El «Crack de 29» consistió en el hundimiento de la economía de Estados Unidos y de sus repercusiones a nivel mundial. Comenzó en 1929 y se considera que finalizó en 1934. Se achaca a un grave desajuste entra la producción y el consumo, relacionado con la tan nombrada y temida deflación, a la que se unieron movimientos especulativos en la bolsa de carácter ruinoso. En octubre del 29 comenzaron a registrarse las primeras caídas en Bolsa. El 24 de octubre, el llamado Jueves Negro, La Bolsa de New York se desplomó, en el que se vendieron unos 132.000.000 de acciones en un solo día, lo que causo el hundimiento de las cotizaciones y de todos aquellos que poseyeran acciones.
El 24 de octubre, el llamado Jueves Negro, La Bolsa de New York se desplomó, en el que se vendieron unos 132.000.000 de acciones en un solo día, lo que causo el hundimiento de las cotizaciones y de todos aquellos que poseyeran acciones.

Cinco jornadas después el 29 de octubre, el Martes Negro, se desplomo del todo definitivamente lo que trajo consecuencias impredecibles en lo económico. El 19 de octubre e 1987 se perdieron de una sola atacada 750.000.000 de dólares o el equivalente a más del doble de la deuda de todo el Tercer Mundo en aquel momento. El Down Jones, el indice de la bolsa de New York perdió un 22,6 %, unos 508 puntos.

Cristian X de Dinamarca
Hitler en su intento de aislar y degradar a los judíos de Dinamarca, ordenó que utilizarán un brazalete con la estrella de David para poder identificarlos. El problema vino cuando personas de todas las religiones se colocaron el brazalete y salieron con él por las calles. Hasta el rey Cristian X (1870-1974), que también lo llevó, dijo públicamente «Yo soy el primer judío de mi país».

Debido a la resistencia pasiva y a la hostilidad demostrada a los nazis, en septiembre de 1944 ordenaron detener a toda la policía danesa por boicotear la política nazi de ocupación y no persecución de los sabotajes civiles. Todos los detenidos de la policía danesa fueron deportados a campos de concentración en tierras alemanas.

El Vesubio y Pompeya
La erupción del Vesubio sepultó la ciudad de Pompeya y las villas de Herculano, Estabia, Oplontis y Nuceria el 24 de agosto del año 79. En Pompeya se calcula que vivían unas 25.000 personas. Durante tres días el monte estuvo soltando gases y partículas a la atmósfera que oscurecieron el cielo y no dejaban ver el sol. El tiempo hizo olvidar el sitio exacto del luctuoso acontecimiento, no así lo que ocurrió, hasta que un campesino llamado Giovanni Battista Nocerino mientras excavaba un pozo encontró restos de mármol. Siguió excavando y cada vez encontraba más restos y se decidió a dar comunicado oficial. El príncipe D’Elboef de Hasburgo decidió que se realizarán excavaciones, pero cuando se llego a la profundidad de 20m y comenzaron a aparecer esculturas y demás, fueron suspendidas las excavaciones y se olvido el tema. Un ingeniero al servicio del rey Carlos III de España en 1738, Rocco Giochino de Alcubierre, reanudo las excavaciones a expensas de este. Gracias a una inscripción identifico la villa Herculano y llegó a la conclusión, unos años después, que aquella era la villa cercana a Pompeya. En 1748 se descubrió el primer cadáver petrificado y en breve muchos más. Parece que todos habían sido petrificados por sorpresa, cuando estaban ejecutando sus labores cotidianas, no les dio tiempo a nada. Se conserva el de una madre dando pecho a su hijo.